Francia

Guia de viaje de

Paris

Los puentes de París

Nadie puede reclamar para sí la ciudad de París. Nadie se puede atribuir siquiera un trozo de esta ciudad. Quizá porque es una ciudad del mundo, para el mundo. Quizá porque París no puede ser para nadie siendo así para todos. Pero si hay quien, silencioso a veces y más ruidoso en otras ocasiones recorre, cuida y si, puede que al menos un poco, reclame formar parte de París. Y así no ser de nadie, o ser para todos, o ser sólo de París.

  • Puente nuevo de París
    Puente nuevo de París
  • Puente Alejandro III de París
    Puente Alejandro III de París
  • Pont des Arts de París
    Pont des Arts de París
  • Puente de Jena de París
    Puente de Jena de París
Mostrando imagen 1 de

El Sena. Quien recorre la ciudad cada día es el Sena. Son 13 kilómetros que parecen partir la ciudad en dos. Pero sólo lo parece, porque si 13 kilómetros parecen separar París, 37 puentes salvan las dos orillas y ofrecen una panorámica de la ciudad que cualquiera que recorra y visite la ciudad sabrá apreciar. Los puentes de París son el París mismo y desde ellos podemos observar París como desde ningún otro sitio. Los hay con historia, los hay de leyenda, los hay antiguos, los hay más modernos...no hace falta verlos todos, ni pararse en todos....en París, a veces, basta con detener los pasos en la mitad de uno de ellos y saber, y entender, que 13 kilómetros son salvados por 37 puentes, y que esos kilómetros con sus puentes, siempre serán París.

Los puentes de París

París nació en el Sena, de ahí que ni sepan vivir separados ni probablemente puedan vivir separados. Fueron los parisii la tribu que inició la construcción de los primitivos puentes y para ello tenemos que poner los ojos en el lejano año 52 antes de Cristo. Los puentes de París son más que construcciones que unen las dos orillas. Son patrimonio. Son París. Otra versión de París.

Los puentes de París, los muelles del Sena están incluidos en la lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Los puentes de París son los siguientes:

  • Alejandro III
  • Alma
  • Austerlitz
  • Autevil
  • Aval
  • Bir Hakeim
  • Change
  • Charles de Gaulle
  • Concordia
  • Double
  • Carigliano
  • Grenelle
  • Inválidos
  • Pasarela Leopold Sedar Senghor
  • Louis Phillippe Mirabeau
  • Nuevo
  • Petit Pont
  • Notre Dame
  • Royal
  • Amont
  • Arcule
  • Bercy
  • Jena de las Artes
  • del Arzobispado
  • del Carrousel
  • Marie
  • Nacional
  • Rovelle
  • Saint-Louis
  • Saint-Michel
  • Simone de Beauvior
  • Debily
  • Sully
  • Tolbiac
  • Tournelle

Dividida la ciudad en dos, queda de un lado la Rive Gauche, la orilla izquierda, que quizá conserve la parte más histórica y romántica de la ciudad. Del otro lado queda la Rive Droite, la orilla derecha, que puede que sea la más dinámica y activa. ¿Cómo viven la una pendiente de la otra?...pues gracias a 37 puentes!!

Descubre París

Ver actividades

Puente de Alejandro III

Este puente inaugurado en la Exposición Universal de 1900, es uno de los puentes más bellos de París. Su nombre se lo prestó el Zar Alejandro III y de esta forma quedaba plasmada la amistad entre Francia y Rusia. La primera piedra de este puente lo colocó en el año 1896 el Zar Nicolás II. Este es el puente que une la explanada de los Inválidos con el complejo que forma dicho puente y el Petit y el Grand Palais, así que, si para alguien este no fuera el puente más bonito, nadie le discutirá que se trata del más largo.

Tiene una decoración como de cuento de princesas. De primeras hay que decir que está formado por un solo arco de acero lo que realizado en aquel momento ya fue de por sí sorpresivo. En este puente hay cuatro columnas de 17 metros que tienen esculturas doradas y estatuas que las adornan. A este puente también lo mejora y lo hace más especial las guirnaldas de conchas y de flora marina que, en este caso, habitan bajo la cornisa del puente de Alejandro III. Como el puente tiene, o tuvo, una intención de hermandad entre Francia y Rusia, esta amistad quedó esculpida en unas estatuas. En concreto, “Las Ninfas del Sena”, que representan a la nación francesa, y “Las Ninfas de Neva”, que vienen a ser Rusia.

Parar en este puente es mucho más que recomendable, es un estampa maravillosa de a ciudad y si, además, esta parada se hace al atardecer o cuando el puente ya está iluminada por sus 32 farolas de bronce, la estampa pasa de maravillosa a inigualable.

Pont de L'Alma

El puente del Alma está en la parte Oeste de la ciudad y fue construido en el año 1854 bajo el mandato de Napoleón III.

Puede que no sea el más bonito de París, no es el más largo, ni siquiera de los más antiguos pero este puente tiene algo que lo hace único y especial sobre los demás. Y es que, desde que este puente se levantó, fue la referencia que los parisinos tuvieron para medir y para comprobar las crecidas del Sena. Las mediciones del caudal del río, las hacía un zuano (un zuano era un soldado originario de Argelia al servicio de la Nación Francesa). En el año 1910 las aguas del río llegaron a los hombros de este soldado. A día de hoy las crecidas se miden en el puente de la Tournelle.

El puente que vemos hoy, está construido sobre la base del puente originario, construido en su momento bajo el mandato de Napoleón III para conmemorar la victoria en la Guerra de Crimea. La principal modificación que, en este sentido sufrió el puente, fue la de pasar de ser un puente construido totalmente en piedra a ser otro construido con una estructura metálica con soportes de hormigón. De las cuatro estatuas que el puente original tenía, solo se conserva una, la del zuano. Esta estatua se encuentra en la orilla derecha, pero mirando descaradamente hacia la izquierda, motivo de burla de los habitantes de esta orilla sobre los de la orilla derecha, pues les dicen que el zuano no quiere ni mirarlos. Las otras tres estatuas restantes no se perdieron, tienen localizaciones diferentes:

  • Le chasseur, en Joinville le Pont.
  • Le Grenedier, en Dijon.
  • Lártilleur, en La Pere (Aisne).

Este puente, el puente del alma, también dio la vuelta al mundo. El 31 de Agosto de 1997 Lady Di fallecía en París. Diana de Gales, hallaría la muerte en el Puente del Alma.

Puente Nuevo

Y es curioso, paradojas de la vida o, al menos del lenguaje, que sea el Puente Nuevo, precisamente, el puente más antiguo de París. Su construcción la inició a finales del siglo XVI Enrique III y lo terminó, ya en el siglo XVII, Enrique IV. Su construcción vino dada principalmente porque en aquellos días, para pasar a la Ile de la Cité sólo había dos puentes de madera que eran inestables y muy poco seguros así que la idea era que este puente ofreciera una manera más fiable de paso a los habitantes de París.

Este lugar se convirtió enseguida en un lugar de paso, incluso de negocio para los parisinos y, al ser “invadido”por vendedores ambulantes, no tardó en pasar a ser de lugar de tránsito a un espacio con vida propia en la ciudad.

El puente tiene 238 metros de largo y 20 metros de ancho y a lo largo de estos metros, se distribuyen siete arcos entre la orilla derecha y la Ile de la Cité y 5 entre ésta y la orilla izquierda. En este puente fue donde se construyeron las primeras aceras de París y además cuenta con 384 mascarones que adornan el puente. Estos mascarones son caras grotescas decoradas por German Pilon y son de una gran variedad. Pero si no detenemos un segundo en la decoración del puente, no podemos dejar pasar el hecho de que fue el primer puente decorado con una estatua ecuestre, la estatua ecuestre del buen rey Enrique IV. Por más cariño que el pueblo sintiera hacia este rey, que lo sentía, dicho cariño debió quedar en algún momento relegado a un segundo plano, pues la estatua fue arrasada en la Revolución Francesa. En el puente se encuentra ahora una estatua del siglo XIX de François-Frederic Lemot que, no obstante, está hecha siguiendo el modelo original.

Al margen de la revolución que este puente supuso en el aspecto arquitectónico, lo fue aún más en el aspecto económico ya que la construcción de este puente permitió a los comerciantes del momento cruzar sus productos de un lado al otro y así ver ampliados sus negocios.

El puente tuvo también su momento estelar al protagonizar la obra maestra de Leo Carax “Les Amants du Pont Neuf” (los amantes del Puente Nuevo).

Paseo en Barco por el río Sena

Reservar ahora

Pasarela de Simone de Beauvoir

Entre los puentes de Bercy y de Tolbiac se ubica el trigésimo puente de París: La pasarela de Simone de Beauvoir. La pasarela en sí, fue una auténtica proeza técnica. Inaugurada en el año 2006, es una pasarela para peatones y para ciclistas.

Tiene 304 metros de largo y 12 de ancho y fue fabricado por Eiffel....si los Eiffel de la famosa torre de París. Se hizo en los talleres de Laetebourg y el día de su inauguración, en Julio del año 2006, estuvo presente la hija de SimoneSylvie Le Bon de Beauvoir.

La pasarela, con cinco cruces, tiene forma de lente y está anclada en los distintos niveles de los muelles en cada extremo, así que, sin necesidad de pensar que es una mera ilusión óptica, efectivamente la pasarela cruza el río sin apoyos en el agua.

Desde la parte superior hay un vista magnífica del centro histórico de París. Este es uno de los elementos de la vida moderna que tan buen acomodo encontró en la ciudad y además sirve de escenario improvisado a músicos, comediantes y demás variedades.

Simone de Beauvoir fue una pensadora y novelista francesa, figura representativa del movimiento ateo e igualmente importante fue en la reivindicación de la figura y del papel de la mujer.

Puente de Bir-Hakeim

Antes Viaduc de Passy. El Puente de Bir-Hakeim es un puente con historia y con marcadas diferencias que hacen de este puente, un puente único y especial. El nombre del puente, que nos evoca tierras muy lejanas de París, recuerdan el triunfo en la batalla de Bir-Hakeim que permitió a los franceses firmar el Tratado de Libre Paso. Fue objeto de un atentado en la década de los 70 de mano del Ejército Secreto Armenio para la Liberación de Armenia.

Varias diferencias, como comentábamos al principio, son las que se dan en este puente:

  • Está construido en dos plantas, una para peatones y automóviles y otra (un viaducto) por el que transita la línea 6 de metro. Ningún otro puente (¡y en París hay muchos!) permite algo así.
  • Es todo de hierro salvo en la intersección con el lago de los cisnes.

Entre la decoración del puente están varias placas conmemorativas y 4 estatuas que se ubican en el arco central. Estos relieves son la Ciencia y el Trabajo de Jules Constan y la Electricidad y el Comercio, de Antoine Injallbet.

Pont Marie

Pont Marie es uno de los puentes más antiguos de París. El puente toma su nombre del ingeniero Christophe Marie y el detalle no es para menos pues la batalla de este hombre no se puede decir que haya sido pequeña, 21 años estuvo luchando con el gobierno de la ciudad para que la ejecución de dicho puente saliera adelante.

El primer puente que se levantaba aquí, no era exactamente como este. Su principal diferencia estaba en que en este primer puente se levantaban 50 viviendas. Una gran inundación del Sena se llevó 22 de estas viviendas aparte del puente, éste se volvió a reconstruir pero las viviendas ya no. El miedo a lo ocurrido y la inseguridad del lugar hicieron que el resto de habitantes poco a poco fuera abandonado las restantes.

Este puente tiene 92 metros de largo y 22 metros de ancho.

Este puente es, sin duda, especial. Quizá por llevar mucho tiempo en la ciudad o quizá por sus características, es bueno no dejar de observarlos, si acaso aunque sólo unos minutos, durante nuestra visita o nuestro paseo por la ciudad. Es totalmente de piedra y si no fijamos veremos que sus arcos (cinco en total) no son iguales y si continuamos fijándonos veremos que en sus pilares hay unas hornacinas que estaban hechas para poner santos. ¡Ah! Los santos no se llegaron a poner nunca en estas hornacinas.

Pasarela de Leopold Sedar-Sengho

La pasarela de Leopold Sedar-Senghor está en el Séptimo Distrito y lo localizamos al lado del Museo de Orsay. Antes de esta pasarela hubo otros dos puentes anteriores: un puente inaugurado por Napoleón III y posteriormente a éste, una pasarela.

El puente que cruza hoy el Sena salió de un concurso de ideas, tiene 106 metros y está construido con acero y también con madera. Su nombre es el recuerdo de Leopold Sedard Senghor que fue un político y un poeta senegalés elegido como primer Presidente de la República de Senegal.

Pont Royal

Los puentes hacen la vida necesariamente más fácil, más próspera y sobre todo mucho más segura. Y es que hubo una época en la que la única manera de cruzar el Sena, aguas abajo de la Ile de la Cité, era subirse en una barcaza. Esto hacía los viajes infinitamente más largos. Para intentar mejorar esta situación de la ciudad y de sus habitantes se levantaron dos pasarelas que resultaron no ser , tampoco, especialmente seguras. Así que, entre 1685 y 1689 se levantó un puente de piedra. Y de esta manera, durante mucho tiempo, el Pont Royal era el único puente que cruzaba el Sena. La construcción de este puente corrió a cargo de los caudales del Rey Luis XIV. Entre esta financiación, y que el puente estaba cerca del Palacio Real (entonces el Palacio del Louvre) pareció lo más lógico que fuera bautizado con el nombre de Puente Real. Se llamó también Pont National con la llegada de los jacobinos, Pont des Tuilleries con el Imperio Napoleónico y volvió a ser Pont Royal cuando llegó Luis XVIII.

Mide 110 metros de largo y 16 metros de ancho y en él está grabada una escala hidrográfica que permite ver las crecidas del río Sena.

Pont Au Double

El nombre de este puente está profundamente unido a su historia, a su historia en la ciudad. Corría el año 1515 cuando los administradores del Hospital de Dios solicitaron a la ciudad de París la construcción de un puente que poder utilizar y así atender a los enfermos que tenían alojados. Pedir lo pidieron en este 1515, pero no sería hasta 1634 cuando el puente llegará al Sena.