Francia

Guia de viaje de

París

Museo de Arte Moderno de París

Sentirse bohemio en París, es casi obligado. Sentirse personaje, es casi una necesidad. Sentir el amor, es casi inevitable. Sentirse en el centro del mundo, es casi certeza. Pero el hecho de ser ese bohemio, o ese personaje, o ese enamorado, o ese centro no resta nada a la realidad indiscutible de sentirse en la mas rabiosa actualidad, en las cuestiones más modernas, en las tendencias más novedosas.

Obra de arte en el Museo de Arte Moderno de París

Eso ocurre también en la ciudad que hoy visitamos. Puede que sea la mágica capacidad que ésta tiene de completar y cerrar los círculos, de hacer que no sólo todo hubiera sucedido en París, sino que todo, aún puede pasar por París. Y así los ayeres son capaces de ceder un sitio a los “hoy”, sin hacerse reclamos y sin pleitos aparentes. Y así ambas realidades entiendes que, efectivamente, no es que todo ocurriera en París, sino que todo, para ser, debe estar en París.

El Museo de Arte Moderno de la villa de París, recoge de estas maneras estas realidades y se convierte en el espacio destinado a atesorar, realmente lo que encontraréis entre sus paredes son auténticos tesoros, las vanguardias del arte y de las creaciones artísticas de los siglos XX y XXI, nuestro hoy más imprudente, que se atreve a convivir en pie de igualdad con el pasado más aplastante del arte. En el Museo caben y se exhiben las tendencias que generaron los artistas de nuestros tiempos. Son miles las obras de arte que esperan en el ala del Palacio de Tokio a tal fin reservada. Así que si sois amantes de las nuevas corrientes, de los grandes exponentes de las mismas, desde Buendía Tours os recomendamos que no perdáis la experiencia de recorrer sus salas y admirar sus joyas.

París así no es ni obligada, ni necesaria, ni inevitable, ni cierta, ni indiscutible. A París acuden todas estas verdades, porque de París al mundo, sale cualquier verdad.

Historia del Museo de Arte Moderno

Estamos en Francia, en el año 1937. El país quizá, y París de manera segura, se preparan por entonces y al efecto preparan la Exposición Internacional. En la vorágine de eventos y de acontecimientos pensados para maravillas de propios y de ajenos, se decide construir en el Palcio de Tokio un espacio dispuesto para alojar una muestra de arte moderno a la altura de las expectativas. Así es como el Museo de Arte Moderno se convierte en el primer Museo propio de la ciudad de París.

Al recorrido de la Exposición le sigue los pasos la II Guerra Mundial y así Francia va a verse invadida y ocupada por el movimiento nazi. Los nefastos efectos de esta guerra, en realidad de cualquier guerra, se dejan sentir en todos los órdenes de la vida, haciendo templar los mismos pilares del mundo, y una de las secuelas va a morder el arte moderno convirtiéndolo, a ojos de los invasores, en arte degenerado. Al arte le iba a llegar el tiempo del destierro. Pero la guerra, afortunadamente, ve su fin, y sale a la luz un edificio de 20.000 metros cuadrados al que hay que dar sentido y que, en un principio se decide que aloje al Museo Nacional de Arte Moderno y al Museo Municipal de Arte Moderno. En 1961, finalmente, se convierte en el Museo Municipal de Arte Moderno que hoy podemos ver.

Colecciones del Museo de Arte Moderno de París

El MAM, es un museo que además de estar compuesto, casi en su totalidad, por obras cedidas de la mano de artistas y de coleccionistas, es en sí mismo, una referencia notablemente alta en el panorama internacional. Por un lado la relevancia quizá venga dada de lo cuantioso de sus obras, más de 8.000, y por otro, sin duda, del valor de las mismas con firmas colgadas en sus paredes que tras sus trazos conservan trozos de la vida de artistas como Picasso, Matisse, Dufi o Ronault... Estas colecciones hacen un repaso por las corrientes y por las formas artísticas contemporáneas y, en definitiva, por el arte moderno y también contemporáneo surgido a los largo de los siglos XX y XXI. El recorrido que vamos a empezar por las diversas colecciones del MAM es altamente recomendable (insistimos aquí en la idea del éxito de la visita sobre todo si uno se recove seguidor, en cualquiera de sus versiones, de las mencionadas corrientes) y es bastante poco probable que nos vaya a defraudar. La muestra es de lo más variada:

  • Escuela de París
  • Abstraccionismo
  • Fauvismo
  • Cubismo
  • Nuevo realismo
  • Arte conceptual…

Las colecciones se van a dividir en la colección permanente y en las exposiciones temporales. La primera, obviamente, nos va a recibir en el Museo todo el año, para las segundas lo más conveniente es consultar en su página web los motivos de las mismas para ver si nos interesan o no, pues de cara a la visita, sabed que es posible visitar nada más la colección permanente y no entrar a las temporales ni éstas no son de nuestro interés o no se ajustan a lo que queremos.

Obras del Museo de Arte Moderno

Siguiendo con la práctica división del museo que nos va a facilitar su visita y el recorrido al mismo, esta colección permanente quedará dividida a lo largo de las salas de la siguiente manera:

  • En las salas 1 a 12, está la sección histórica
  • En las salas 13 a 20, está la sección contemporánea

Dibujando un camino a lo largo de ellas, las obras que vamos a ir contemplando, sólo irán sumando al lienzo de este arte, así que cuando salgamos lo que nos llevaremos a casa será nuetra propia gran obra. Por el camino nos saldrán al encuentro:

  • El Hada de la electricidad de Raoul Dufy, quizá una de las obras más buscadas del Museo
  • Maternidad de Pablo Picasso
  • Saltimbanqui en reposo de Pablo Picasso
  • Fotografía, “Las Tullerías”, de Marc Riboud
  • “Vera Milanova Cramer”, de Maurice Henry…

El robo más famoso

El segundo robo más famoso de la historia tuvo lugar, precisamente, aquí en el MAM. El 20 de Mayo de 2010 desaparecían de sus paredes:

  • “El olivo del estanque”, de Georges Braque
  • “Las pastoras”, de Henri Matisse
  • “La mujer del abanico”, de Mateo Modigliani
  • “Naturaleza muerta con candelabro” de Fernand Leger
  • “La paloma con guisantes”, de Pablo Picasso

Las obras no estaban aseguradas, hecho poco común, habida cuenta que lo ordinario es asegurarlas sólo en caso de que salgan del museo, pero no por ellos se convirtieron en obras con las que se pudiera comerciar, pues la importancia de los autores y el conocimiento de las mismas hacían imposible poder colocarlas en ningún mercado. Aún así las obras desaparecieron, los ladrones atravesaron la verja del museo y una de las ventanas y sin una aparente dificultad se llevaron los cuadros. La polémica vino después del asombro, pues la facilidad del robo, sin duda, estuvo en que los sistemas de alarma contra el robo llevaban más de dos meses averiados. Vjéran Tomic, conocido y apodado como “Spiderman” y sus dos cómplices fueron condenados en el año 2017 a 8, 7 y 6 años de prisión respectivamente. De todas las maneras y contra todas las esperanzas, ninguna de las obras robadas, a día de hoy, volvió a aparecer.

Ubicación del museo

En el céntrico París nos espera el Museo de Arte Contemporáneo, ubicado en una de las alas del Palacio de Tokio.

 Su dirección exacta es : 11, Avunue de President Wilson.

  • Precio

    Colección permanente

    • Gratis

    Exposiciones temporales

    • General: entre 5 € y 11 € - Dependiendo de la exposición
    • Jóvenes menores de 18 años: Gratis
    • Personas aquejadas de alguna discapacidad y su acompañante: Gratis
  • Horario

    • 10:00 a 18:00 h - Martes a Domingos
    • 10:00 a 22:00 h - Jueves

Cómo llegar

  • Metro

    • Línea 9 - Parada "Alma-Marceau or léne"
  • RER

    • Línea C - Parada "Pont de l’Alma"
  • Bus

    • Líneas 32, 42, 72, 80, 82 o 92

Accesibilidad

El acceso a personas con movilidad reducida es viable en la visita, pues además de tener una entrada acondicionada (será preciso, eso sí, avisar al personal) moverse por la planta baja es sencillo. También una parte del piso superior es accesible aunque creemos que es conveniente que sepáis que, la librería, la terraza, la cafetería, las habitaciones Le Danse de Matisse y La Fée Electricité de Dufy aún no están habilitadas para salvar las dificultades que algunos visitantes puedan necesitar. También dispone el museo sillas de ruedas, si estas fueran precisas, el teléfono al que dirigirse es: 01 53 67 40 00.

El MAM está también preparado para quienes presenten algún tipo de deficiencia tanto visual como auditiva.