Francia

Guia de viaje de

París

La Catedral de Notre Dame

Hay algo en la catedral de Notre Dame que te atrapa. Algo en sus paredes de piedra tira de nosotros. Un especial encantamiento nos atrapa, nos envuelve y ya no nos dejará más. No toméis esto como algo malo, oscuro, misterioso o temerario. Son las fuerzas vivas y buenas de algo inexplicable lo que habita en Notre Dame. Será la literatura, serán las películas, serán las leyendas, será la historia o serán sus historias, pero lo que es cierto que esta catedral gótica, una de las más antiguas del mundo, es el escenario que vale a cualquier buen día en París.

  • Catedral de Notre Dame de París
    Catedral de Notre Dame de París
  • Catedral de Notre Dame de París de noche
    Catedral de Notre Dame de París de noche
  • Entrada a la Catedral de Notre Dame de París
    Entrada a la Catedral de Notre Dame de París
  • Catedral de Notre Dame de París de noche
    Catedral de Notre Dame de París de noche
Mostrando imagen 1 de

Si, visitar Notre Dame mejora el día. Haced la prueba, veréis que la visita a la Catedral de Notre Dame empieza antes de poner rumbo a ella. Una vez decidida esta visita, como por arte de magia, la catedral lo sabrá y empezará a operar sus misterios sobre vosotros. Bajarán las mismas gárgolas a la puerta mientras vosotros llegáis (seguid leyendo, estas maravillosas...¿estatuas?, se hicieron un hueco en nuestras letras). La historia de la ciudad de París que vió y que ayudó a escribir, se dispondrá frente a vosotros mientras avanzais por ellas. Los personajes que se coronaron, que temblaron y que resurgieron serán los guías de la mejor Notre Dame que nadie os pueda contar.

Cuando planeamos nuestros free tour París y nuestro Free Tour del Barrio Latino y de los Jardines de Luxemburgo (ambos incluyen la maravilla gótica de la que os hablamos) nos dimos cuenta que hay recuerdos que nos se pueden capturar y hay momentos que escapan a cualquier lente, por eso la recomendación, el consejo y la petición más insistente y más enfebrecida que os podemos hacer es esta: cuando estéis pasando unos días en París, dejad un sitio para la Catedral de Notre Dame. Vosotros le vais a dar vuestro tiempo pero no imagináis lo que, a cambio, os dará ella...

Arquitectura de la Catedral de Notre Dame de París

La construcción de la catedral comenzó en 1163 por orden del obispo Maurice Sully. Donde hoy se levanta Notre Dame, estuvo antes la primera iglesia cristiana de París, la basílica de Saint Etienne, y aún antes de esta, aquí había un templo romano de Júpiter. La primera versión de Notre Dame fue entonces una iglesia construida por Childeberto I, en el año 528, pero en el año 1160 y tras haberse convertido en “parroquia de los Reyes de Europa”, el obispo Sully considera indigno de tal honor el edificio y lo derriba. La construcción terminó en 1345 y entre 1860 y 1870 el Barón Haussmann ordenó una gran ampliación y la reubicación de varios sectores.

La catedral como la vemos ahora es una de las obras góticas más importantes. Es una catedral de 130 metros de largo, 48 metros de ancho y una altura de 69 metros.

En su fachada, tres grandes portales. El más importante es el del centro, el Portal del Juicio Final. Los dos portales laterales fueron consagrados a la Virgen María y a su madre Santa Ana. Es sobre esta puerta de Santa Ana sobre la que se levanta una de las muchas leyendas que circulan sobre la catedral: “La leyenda del Diablo”. Cuentan que a un cerrajero, llamado Biscornet, le encargaron los trabajos de esta puerta. El encargo era de una dimensión que abrumaba al joven pero, viendo las posibilidades que tendría de ascender a maestro si el trabajo resultaba un éxito, decidió, a cambio de su alma, pactar con el diablo. Efectivamente Biscornet asciende a Maestro y el diablo reclama su parte del trato. Biscornet apareció muerto en su cama en extrañas condiciones. Siempre se pensó que el trabajo del joven cerrajero era de una habilidad impropia de su pericia y de los útiles que en ese momento tenía a su disposición, y, aunque el trabajo fue retirado en 1860 aún se dice que el alma atormentada de Biscornet recorre la catedral.

En la misma fachada, encima de los portales encontramos una galería con 28 estatuas. Estas estatuas fueron objeto de uno de los ataques más duros que sufrió la catedral, estos 28 reyes de Judá, fueron decapitados durante la Revolución Francesa, porque se pensaba que representaban a reyes franceses. Sus cabezas originales, y decapitadas, pueden verse hoy en el Museo de la Edad Media.

Uno de sus elementos más reconocibles es el rosetón que hay sobre el portón central, aproximadamente tiene 10 metros de diámetro y aún no es el más grande de la catedral, que tiene otros dos, en la fachada norte y en la fachada sur de 13 metros.

Esta famosa cara oeste se completa con una hilera de columnas y las dos indispensables torres con su campanario.

La arquitectura es siempre una disciplina trabajosa, complicada, una ciencia que requiere de una gran capacidad teórica y una gran pericia práctica. Pero es un caso curioso cómo a esta arquitectura en concreto, vino a ofrecer una poética visión Víctor Hugo, que en 1831 escribió la famosa novela “Notre Dame de París”. Así que si vais a visitar la catedral, si tenéis ocasión no dejéis de leer la novela (o refrescarla si lo habéis hecho ya), seguro que os aporta una útil visión.

Estilos de la Catedral de Notre Dame de París

Son dos los estilos que se identifican en el conjunto de la catedral y que conviven en una armonía que permite a Notre Dame ser el estandarte que hoy es: por un lado el románico, en esa apariencia fuerte y robusta que tiene, por otro el gótico, que le permite la ligereza a dicha estructura.

Interior de la Catedral de Notre Dame de París

En el interior de la catedral no hay muebles o monumentos funerarios, pues fueron destruidos en los ataques de la revolución francesa.

Avanzar por el interior de la catedral es una sensación que descubriréis precisamente avanzando por ella. La planta de la catedral es una cruz romana que no es visible desde el exterior, que está incrustada en el edificio y envuelta por un doble deambulatorio. La catedral cuenta con 5 naves, 37 capillas, 3 rosetones y un total de 113 vidrieras que permiten la luz que os acompañará en vuestro recorrido. Detrás del altar está la hermosa Piedad de Nicolás Coustou.

Pero vamos a reseñar dos puntos del interior de la catedral que tienen una fama propia: su órgano y sus Tesoros.

El órgano de la catedral de Notre Dame, es uno de los más famosos del mundo, así que la admiración que despierta está más que justificada. Tiene 113 juegos y 7800 tubos, 12 de los cuales son aún los originales de la Edad Media. Evidentemente sufrió muchas modificaciones, la más espectacular la última, que consiguió unir dos mundos en apariencia antagónicos: el de la informática y el de la construcción de órganos.

Órgano de la Catedral de Notre Dame

Se puede oír los domingos a las 17:15 o los jueves, en alguna de las ocasiones en las que organistas venidos de todas las partes del mundo, ofrecen concierto. Ni que decir tiene que, ser el organista titular del órgano de la catedral de Notre Dame, es todo un privilegio y un gran honor.

Los Tesoros de la Catedral de París

Hay tres reliquias en la Catedral de Notre Dame, conocidas y veneradas: 

  • La corona de espinas
  • Un fragmento de la Cruz
  • Un clavo de la Cruz

La corona de espinas es la reliquia más conocida de la Catedral de Notre Dame, si bien es imposible saber si realmente es la relatada corona de Jesús, dicha reliquia está unida a numerosos milagros a lo largo de la historia. ¿Cuándo se puede ver la reliquia de la corona de espinas de esta Catedral de Notre Dame de París?, el primer viernes de cada mes, de 15.00 a 16.00; el viernes santo de 10.00 a 17.00 y todos los viernes de cuaresma de 15.00 a 16.00.

Los pedazos de la Vera Cruz, son reliquias de primera categoría, y proliferan por todo el mundo, 24 centímetros de esta cruz están en la Catedral de Notre Dame de París.

Por último uno de los clavos con los que se sujetó a Jesucristo a las maderas. Según la leyenda, Santa Elena encontró los clavos junto a la Cruz. Todos los clavos que a día de hoy se conservan darían sin duda alguna para más de una crucifixión, pero no obstante uno de ellos es venerado en Notre Dame.

Las Torres de la Catedral de Notre Dame de París

Son 402 escalones, pero cada uno de ellos vale la pena. Una vez arriba el premio es una de las más bellas panorámicas de París. Pero antes de la cima tenemos tres paradas obligadas en el ascenso.

La Sala Alta que esconde una arquitectura gótica de bóvedas ojivales.

La Galeria de las Quimeras, monstruosas estatuas que viven en lo alto de la catedral. La primera quimera (no confundir con gárgola) es la estirga burlona, que se atreve a sacar la lengua a Carlomagno y a la Sorbona, pues ella todo lo puede y todo lo sabe. Pasada esta estirga burlona reposan diferentes aves, unas parecen cuervos, otras se asemejan más a las águilas. En el libro “El Misterio de las Catedrales” de Fulcanelli, se dice que el cuervo situado junto al ave monja señala la columna que esconde la piedra filosofal.

Pocos pasos antes de la cima y la maravillosa vista que nos ofrece se encuentra el Campanario, las Campanas, y el Bourdon Emmanuelle. Esta última, la mayor campana de todas, fue la única superviviente de la Revolución Francesa pues sus nueve compañeras fueron fundidas por los revolucionarios. Fue precisamente esta campana la que celebró, en 1944, la liberación de París, se dice que su brillo se debe a que fue hecha a partir de las joyas que las mujeres donaron para la ocasión, pero esto es otra leyenda más…Si durante la estancia en París, oís las campanas, sabed que la melodía que hoy entonan, es la misma música que sonaba antes de la Revolución.

En el medio de ambas torres, podemos ver el techo de la catedral. Imposible un techo con más habitantes. Por un lado los animales, con el elefante pigmeo y el pelícano anclado por el pico. Por el otro, el demonio de cuerpo humano y cabeza de bestia devorando un cabrito. El humanoide con gran lengua, el mago con los felinos….rematando la nave central se encuentra el ángel flautista.

  • Precio Torres de Notre Dame

    • General: 12 €
    • Tarifa reducida: 9 €
  • Horario Torres de Notre Dame

    • 10:00 a 18:30 h - Todos los días - 1 de Abril al 30 de Junio
    • 10:00 a 23:00 h - Lunes a Jueves y Domingo - 1 Julio a 31 Agosto
    • 10:00 a 18:30 h - Todos los días - 1 al 30 Septiembre
    • 10:00 a 17:30 h - Todos los días - 1 al 30 Septiembre

La Leyenda de las Gárgolas de la Catedral de Notre Dame de París

Si Notre Dame es famosa, tan famosas como ella, son las gárgolas de la Catedral De París, las misteriosas figuras que desde la fachada vigilan París. No es inusual ni extraña la fantasía, incluso la sensación, que durante el día descansan revestidas de piedra para cobrar vida durante la noche y sobrevolar la ciudad del Sena.

Realmente sirven (o servían) como desagües, como canalones, permitiendo el paso de agua por su boca. Obviamente la historia de las gárgolas ni es esta, ni termina aquí.

Cuentan que en una cueva a la vera del Sena, vivían estos seres, entre los que destacaba “La Gargoville”, un ser de cuello largo, de grandes alas y en cuya boca podía acumular el agua suficiente para anegar París. Pero las leyendas van más allá del nombre. Se dice que la noche de la muerte de Juana de Arco las gárgolas despertaron y ante la injusta muerte de la inocente desplegaron sus alas y arrasaron París. La mañana siguiente despertó repleta de cadáveres de cuantos había asistido a la ejecución.

Gargolas de la Catedral de Notre Dame

Las gárgolas son uno de las atractivos innegables de la visita a la catedral de Notre Dame de París. Literatura y cine como las inmortal “Nuestra señora de París” de Victor Hugo, son en buena parte responsables de ello. La historia es otro “culpable”. Está claro que son leyendas, pero id a ver las gárgolas de la Catedral de Notre Dame de París, observadlas apostadas en sus vértices. Son estatuas, son de piedra….pero fijaos un momento más…en fin, son sólo leyendas…

Cripta de la Catedral de Notre Dame de París

En 1980, bajo el atrio de la catedral de Notre Dame de París, se instaló esta cripta para resguardar y mostrar los estratos arqueológicos que permiten al visitante ver la evolución de París, durante los últimos 2.000 años.

En la cripta de la Catedral de Notre Dame de París,  además de los restos arqueológicos hay exposiciones. También se organizan diversas actividades a lo largo de todo el año: jornadas arqueológicas, actividades en familia, conferencias…

La cripta de la Catedral de Notre dame de París, abre de martes a domingo de 10.00 a 18.00 y media hora antes del cierre, se cierran las taquillas. El precio de la entrada a esta cripta de la Catedral de Notre Dame de París,  generalmente es de 8 euros y la tarifa reducida de la que se pueden beneficiar familias numerosas, jóvenes entre 17 y 26 años…es de 6 euros. Entran gratis los menores de 17 años, los parados..

Esta cripta es accesible a personas de movilidad reducida.

Descubre toda la historia de la ciudad de París, en nuestro free tour, es español,  por Paris. Y, si queréis seguir conociendo la ciudad de París, con sus rincones y sus historias y leyendas, no dudéis en reservar sitio en nuestras visitas guiadas, en español, por París.

Ubicación de la Catedral de Notre Dame de París

La Catedral de Notre Dame de París, se encuentra en la parte este de la Ile de la Cité, cerca de la Prisión de la Conciergerie y de la Saint Chapelle. Su dirección concreta es:

Su dirección exacta es: 6 París Notre-Dame-PI Jean Paul 11, 75004, París.
 

  • Horario

    • 8:00 a 18:45 h - Lunes a Viernes
    • 8:00 a 19:45 h - Sábados y domingos

Cómo llegar a la Catedral de Notre Dame

  • Metro

    • Línea 4 - Parada "Estación Cité"
    • Parada "Saint Michel" - Cruzar el Sena, por Pont Saint-Michel
  • RER

    • Líneas B y C -Parada "St-Michel Notre Dame"