Guia de viaje de

Ámsterdam

Qué ver en Amsterdam

Ámsterdam es una ciudad rica en historia, monumentos y actividades que realizar. Cada esquina esconde una historia que narrar, cada monumento sorprende con su arquitectura y detalle y cada actividad llena el corazón de todo visitante y lugareño.

Canales Ámsterdam Buendía Tours

¿Quieres saber qué visitar en tu viaje a Holanda? En nuestra sección qué ver en Ámsterdam, hablaremos de los principales monumentos, museos y galerías de la ciudad. Conoce y disfruta Ámsterdam con la guía de Buendía Tours, escrita por locales. En esta guía te presentamos los mejores y lugares más especiales de Ámsterdam. Acompáñanos a conocerlos y disfrutarlos en primera persona con nuestras actividades y excursiones de la capital neerlandesa.

Historia de Ámsterdam

El origen de la ciudad se remonta al siglo XIII cuando un pequeño pueblo de pescadores se asienta junto al embalse del río Ámstel. Su ubicación privilegiada, entre las rutas comerciales del sur y norte de Europa, permitió a la ciudad crecer de manera exponencial. Su exclusivo derecho de importación de la cerveza de Hamburgo, y posteriormente, de otros productos como trigo, armas, tabaco y diamantes, convirtieron a Ámsterdam en la ciudad más próspera del mundo.

Los habitantes iniciaron una revuelta para independizarse del dominio español, dejándose guiar por Guillermo de Orange; rebelión que duró unos 80 años. En 1648 consiguieron proclamarse nación protestante y única república de la Europa occidental.

Ámsterdam no dejó de crecer, culminando su auge en el siglo XVII con la Edad de Oro. Esta época fue liderada por artistas como Rembrandt y sus comercios se extendían al mundo entero, con productos lujosos, seda y especias exóticas. La ciudad siempre ha sido lugar de refugio para protestantes, judíos y exiliados.

La excesiva riqueza que la ciudad había acumulado, hizo envidiar a los países vecinos que terminaron con la Edad de Oro al atacar la ciudad. 20 años duró la segunda invasión de Francia bajo órdenes de Napoleón, dejando significativas influencias en el país. No fue hasta 1813 cuando los habitantes de Ámsterdam coronaron a los Orange, instalando la monarquía constitucional que aún perdura hasta nuestros días. 

Invadida por los nazis en la Segunda Guerra Mundial, la ciudad se vio implicada en diversos cambios. La oposición y la reacción del pueblo holandés hizo de la ciudad, centro de servicios y una de las ciudades más liberales de todo el mundo

Monumentos principales de Ámsterdam

No te pierdas ningún monumento de la capital holandesa. En esta guía te acompañamos a conocer cada historia, curiosidad y leyenda de  los monumentos principales de Ámsterdam. En definitiva, sabrás qué ver en Ámsterdam antes de emprender tu viaje. 

Palacio Real Ámsterdam Buendía Tours
El Palacio Real de Ámsterdam se encuentra en plena plaza Dam

De Waag

Antigua puerta de entrada a la ciudad holandesa, el edificio De Waag es la única puerta conservada de la muralla y uno de los pocos monumentos medievales que se conservan actualmente.

Te preguntarás ¿qué significa De Wagg? El edificio albergó una balanza para que los mercaderes pesaran sus productos,” de waag” significa peso o báscula. 

Muy diferente a su original función, la puerta De Wagg ha ido variando según las necesidades de sus ocupantes. Muralla de defensa, lugar de exposición de disecciones humanas, estación de bomberos, sede de museos hasta, actualmente, funcionar como sede de la Sociedad Wagg. 

Plaza Spui

La Plaza Spui comenzó su vida como punto límite de la ciudad hasta la aparición del canal Singel en el siglo XV. Los canales fueron vaciados y la plaza se construyó en este punto. Y es que hasta su nombre lo indica: Spiu significa “vaciado de los canales”.

La plaza nos regala varios mercados muy especiales. El Artplein Spui, espacio de arte para visitantes y lugareños, y el Mercado de Libros ofrece ejemplares nuevos, de segunda mano e incluso difíciles de encontrar. 

Por si esto no fuera poco, la Escultura Het Lieverdje reina la plaza, los famosos cafés marrones “Bruin Kroeg” la enriquecen y la amplia oferta de restaurantes la hacen un sitio muy especial para todo aquel que la visita.

Palacio Real Ámsterdam

La Plaza Dam alberga el Palacio Real de Ámsterdam. Actualmente, es utilizado por los reyes de Holanda, aunque no siempre fue así. Hasta el siglo XIX funcionó como Ayuntamiento de la ciudad y, en 1808, fue tomado por Napoleón como su residencia real, función que perdura hasta nuestros días.

Su espectacular interior deja boquiabierto a los visitantes. Se puede visitar casi todo el año siempre y cuando los reyes no estén en él o no se celebren ceremonias.

Nieuwe Kerk: Iglesia Nueva

El templo más importante de Holanda es conocido como Nieuwe Kerk: la Iglesia Nueva. Sede de casamientos reales y proclamación de reyes, la Iglesia Nueva fue construida debido a la necesidad de acoger una masa de fieles creciente. Conferencias, exposiciones o conciertos de música son ahora sus principales funciones. 

Molino de Gooyer

Indispensable visita en Ámsterdam y Holanda, el Molino de Gooyer. Su función original no varía en absoluto de los demás molinos característicos del país. Sin embargo, su conservación y función actual como fábrica de cerveza Brouwerij ’t IJ hacen de este molino un retrato emblemático de Ámsterdam. 

Infórmate sobre los secretos que esconde en su interior y degusta la cerveza típica holandesa.

Leidseplein

Artistas callejeros, impresionantes obras arquitectónicas y atractivos locales de ocio son algunas de las ventajas que Leidseplein nos ofrece. Comenzando su vida como aparcamiento para los mercaderes y puerta de la ciudad, en la actualidad, Leidseplein es una plaza llena de vida e historia, donde se puede degustar la gastronomía holandesa, admirar el Hotel American o jugar al ajedrez en un tablero gigante, entre otros planes

Estación Central Ámsterdam

Imposible visitar Ámsterdam y no conocer la Estación Central. Más de 8600 pilotes de madera sujetan la cimentación de estilo neorrenacentista. Al arquitecto Pierre Cuypers le debemos esta joya arquitectónica, autor también de importantes edificios como el Rijksmuseum o el Museo Nacional.

Biblioteca Nacional de Ámsterdam

Historias, libros, novelas…Todo ello recoge la Biblioteca Nacional de Ámsterdam. La biblioteca más grande de Europa con 28.000 metros cuadrados es absolutamente impresionante. No solo su interior es digno de visitar, sino también su fachada que está compuesta de piedra natural y madera. 

Magere Brug

Alquila una bici para recorrer Ámsterdam, coge tu cámara y corre a conocer el puente Magere Brug: el puente más fotografiado de Amsterdam. El puente conecta las dos riberas del río Ámstel. Es un puente basculante doble repleto de leyendas, sin saber cuál es cierta o no. Si deseas conocerlo desde otra perspectiva te ofrecemos un paseo en barca por los canales del río Ámstel

Magna Plaza

Tras el Palacio Real encontramos la Magna Plaza. Un centro comercial lujoso de estilo neogótico de impresionantes dimensiones. Desde luego su historia y su arquitectura no dejan indiferentes a nadie, tanto que se ha convertido en un plan que hacer en Ámsterdam

Begijnhof Ámsterdam

¿Qué significa beguinario? Las beguinas eran asociaciones de mujeres religiosas, pero laicas, que se consideraban desprotegidas. El Begijnhof regala calma y tranquilidad con su Iglesia presbiteriana y la pequeña comunidad de 140 mujeres.

Oude Kerk: Iglesia Vieja

La Iglesia Vieja es un edificio de contrastes con pasado católico pero decoración protestante en el corazón del Barrio Rojo de Ámsterdam. Esta construcción es el edificio más antiguo de toda la ciudad, con múltiples funciones y uno de los lugares favoritos de los neerlandeses para celebrar sus bodas, gracias al colorido de sus vidrieras, la bóveda más grande de Europa y uno de los mejores órganos del continente.

Plaza Dam

El corazón de la ciudad esconde la Plaza Dam, lugar de reunión rodeado de imponentes edificios como el Palacio Real o el Monumento Nacional. Los principales acontecimientos de la historia de Ámsterdam han ocurrido en este punto emblemático, aunque ya hace mucho tiempo que se respira calma.

Monumento Nacional de Ámsterdam

El Monumento Nacional de Amsterdam es un homenaje a las víctimas de la Segunda Guerra Mundial por parte de las tropas alemanas. Un recordatorio a la historia de la ciudad y del país entero que estuvo bajo el sometimiento nazi.

Rembrandtplein

Rembrandt  fue un personaje importante en la historia neerlandesa, una persona llena de vida. Así lo refleja su plaza, la Plaza Rembrandtplein. Sitio donde se situaba el antiguo puerto de la ciudad, de ferias y eventos culturales y antiguo mercado de la mantequilla.

En el centro, una estatua de hierro rindiendo homenaje al pintor. Además, encontramos la escultura de “La ronda de la noche”, una increíble obra y punto imprescindible de Ámsterdam. Tiendas y fábricas de diamantes, restaurantes y bares de ocio llenan la plaza de vida y diversión.

Montelbaanstoren

Símbolo de poder y riqueza, la torre icónica de Montelbaanstoren se encuentra muy cercana a De Waag. Su original función de vigilancia sirvió posteriormente como punto de encuentro para marineros en los canales de la ciudad. Aunque su interior no se puede visitar, su exterior es majestuoso y tiene uno de los más bonitos entornos de la capital.

Sinagoga portuguesa de Ámsterdam

Debido al liberalismo de Ámsterdam, múltiples culturas se ven reflejadas en sus monumentos. En el Barrio Judío de Ámsterdam encontramos un buen ejemplo de ello, la Sinagoga Portuguesa, que fue importante durante la migración lusa. Principal sitio de culto de la comunidad judía, la sinagoga sobrevivió la ocupación nazi.

Letras “I Ámsterdam”

Estas famosas y coloreadas letras de Ámsterdam se han convertido en un elemento reconocido de la capital neerlandesa. Su origen publicitario terminó siendo uno de los puntos más fotografiados del país y, en consecuencia, un atractivo para visitantes del mundo entero.

Su turismo masivo obligó a su retirada, aunque fue algo temporal, ya que actualmente podemos encontrar estas letras frente al Museo de Van Gogh y el Rijksmuseum.

Museos de Ámsterdam

En esta guía queremos contarte cuáles son los museos que no te puedes perder en Ámsterdam, así como, las auténticas obras de arte que esconden para sus amantes. Artistas mundialmente reconocidos como Van Gogh o Rembrandt están expuestos en estos museos de Ámsterdam que no puedes dejar de visitar.

Mercados de Ámsterdam

La auténtica capital neerlandesa se descubre en sus mercados, con sus antigüedades, gastronomía y cultura. En esta guía te enseñamos los mejores, los más únicos y de mayor valor. Descúbrelos tu mismo en primera persona.

Mercado de los tulipanes Ámsterdam qué ver en Ámsterdam Buendía Tours

Mercado Albert Cuyp

Los paisajes coloridos de Albert Cuyp le llevaron a nombrar el mercado más grande de toda Holanda. El Mercado Albert Cuyp se celebra diariamente en la capital y ofrece desde típicos platos neerlandeses, las famosas bitterballen, hasta una diversa gastronomía de otros países. 

Mercado de las Flores Ámsterdam

El famoso Mercado de las Flores puede ser el broche perfecto para tu viaje en Ámsterdam. Las icónicas flores de la capital se ven allí reflejadas, con sus colores, olores y dispuestas a ser compradas. 

Enriqueciendo la experiencia, los puestos se sitúan en unas 15 barcas flotantes: un paseo agradable para conseguir un souvenir original de Ámsterdam. 

Mercado Dapper Ámsterdam

Uno de los mercados más famosos de Holanda es conocido como el Mercado Dapper. 250 puestos ofertan una gran variedad multicultural con comidas de todo tipo. Un plan alternativo y muy económico ya que los productos son los más baratos de toda la ciudad. Comida ecológica y distinta inunda los puestos de los que no te podrás olvidar.

Waterlooplein

El Waterlooplein es el mercado de pulgas más famoso y antiguo de Amsterdam, su amplia oferta se adapta a cualquiera por lo que es considerado uno de los mejores de la ciudad. En él podrás encontrar ropa vintage y moderna, souvenirs diferentes e inigualables y discos y libros de segunda mano.

Noordermarkt

El Mercado del norte, también conocido como Noodermarkt, es el más ecológico y más popular de Ámsterdam. Comenzando su vida como intercambio de cerámica y anticuarios, actualmente el Noordermarkt nos regala antigüedades, setas especiales y auténticos chollos.

Parques y jardines

La ajetreada ciudad de Ámsterdam también esconde sus espacios verdes y de tranquilidad. Enormes espacios de naturaleza y fincas rurales que sin duda se tienen que visitar en Ámsterdam. Acompáñanos a conocer cada rincón verde de esta capital europea.

voldenpark Ámsterdam qué ver en Ámsterdam Buendía Tours

Jardín Botánico Ámsterdam

Pequeño paraíso de naturaleza en el corazón de la ciudad. El Jardín Botánico de Ámsterdam se considera uno de los jardines más antiguos de Europa. Más de 6000 especies inundan el espacio y cuentan miles de historias. Adéntrate en la flora y descubre las curiosidades de plantas de todo el mundo.

Vondelpark

El parque más grande de Ámsterdam se encuentra entre lugares emblemáticos como el Museo de Van Gogh o el Rijskmuseum . Es un punto idóneo para practicar deporte, actividades lúdicas o comer un picnic con familia y amigos. El Vondelpark se esconde entre canales, por ello, su entorno es tan mágico que fue declarado Monumento Nacional a finales de 1900.

Frankendael Park

La única finca rural de la Edad del Oro se alberga en el Frankendael Park. Dos restaurantes únicos enriquecen el paraje verde de 7 hectáreas con hermosos jardines, así como un mercadillo mensual: el “Pure Markt”. Además, se puede disfrutar de la casa de sus artífices, un imponente centro cultural en la actualidad. Pasearse por el Frankendael Park es un acierto seguro en tu visita a la capital neerlandesa.

Barrios de Ámsterdam

Cada barrio tiene su historia, su gente y sus esquinas. Ámsterdam esconde calles llenas de monumentos diferentes, de gente única y culturas específicas. Los barrios más destacados con el Barrio Rojo y el barrio Judío y, sin duda, es una parada obligatoria en nuestro qué ver en Ámsterdam.

Ámsterdam qué ver en Ámsterdam Buendía Tours

Barrio Judío

El Barrio Judío alberga una activa comunidad que hay que conocer. Testigo de persecuciones e intolerancias, el barrio esconde valiosos monumentos como la Sinagoga Portuguesa o la casa de Ana Frank, es por eso que no debe ser olvidado.

Barrio Rojo Ámsterdam

No existe barrio más característico de Ámsterdam que el Barrio Rojo. Barrio que lucha por los derechos de las personas y libertades que representan a la capital neerlandesa.

Su estratégica ubicación con salidas a vías marítimas hacen de este barrio un punto crucial para el comercio.

Sin embargo, este barrio destaca por otra característica, la liberalidad del sexo en sus calles. Actualmente, el barrio es el mejor exponente de la mentalidad libre de los habitantes neerlandeses.