Países Bajos

Guia de viaje de

Ámsterdam

Magna Plaza

Lo primero que normalmente recorremos al visitar Ámsterdam son las inmediaciones de la Plaza Dam. Allí nos dejamos maravillar por el Palacio Real, el Monumento Nacional y el antiguo edificio de la balanza, donde hoy se encuentra el museo de cera Madame Tussauds. Si nos aventuramos a ver qué hay detrás del Palacio Real, nos encontraremos con otra de las joyas de Ámsterdam: el Magna Plaza.

Atardecer en la Magna Plaza de Ámsterdam

Al recorrer Ámsterdam por nuestra cuenta, lo que nos quedará de este edificio es que se trata simplemente de un centro comercial muy lujoso. Su estilo neogótico dejará su impresión, pero seguro nos iremos preguntándonos sobre su historia. Claro, un edificio de tales magnitudes no puede sólo haber servido a un fin tan banal.

Para conocer todos los secretos que rodean a los edificios del corazón de Ámsterdam, únete a nuestro Free Tour Histórico en español por Ámsterdam. Nuestros guías te contarán sobre todo aquello que se ve, pero más aún sobre aquello que no se ve.

Historia del Magna Plaza

Incluso si solamente se tratara de un centro comercial, el Magna Plaza debería estar entre esos puntos imprescindibles de Ámsterdam. Es que se trata del primer centro comercial techado de Ámsterdam. Este título lo logró entre 1990 y 1992, cuando el edificio fue reconvertido con ese propósito. Tanto su exterior neogótico como su interior neo renacentista ya atraían las miradas de quienes salían a pasear por Ámsterdam.

Para ese entonces, sin embargo, el Magna Plaza ya tenía algunos años de vida. Su historia comienza en 1899, cuando este hermoso edificio fue construido para servir como edificio de correos de Ámsterdam. El encargado de su construcción fue el arquitecto del gobierno P.C. Peters, cuya insignia eran edificios que mezclaban el estilo neogótico con el neo renacentista.

A los habitantes de Ámsterdam, en un principio, les costó aceptar al Magna Plaza. La consideraban demasiado pretenciosa para una época en que la arquitectura se caracterizaba por tirar a lo simple. Tampoco les gustaba que tuviera un aire al Parlamento de Londres, y aún menos las decoraciones en forma de peras que coronan el edificio. Con el tiempo los "amsterdammers" aprendieron a simplemente dejar que el Magna Plaza se convirtiera en parte del paisaje, al punto de que ya a pocos les importa que allí esté.

Más allá de su apariencia, el Magna Plaza fue considerado un avance tecnológico para su época. Al igual que el Palacio Real, la Estación Central y muchos otros edificios icónicos de Ámsterdam, el centro comercial está construido sobre pilotes de madera hundidos en el terreno pantanoso para evitar desniveles. Puntualmente, el Magna Plaza está construido sobre 4.650 pilotes.

Qué ver en el Magna Plaza

Simplemente con asomarnos a la vuelta del Palacio Real de Ámsterdam nos maravillamos con los 5.500 metros cuadrados de superficie que ocupa el Magna Plaza. Tanto dentro como fuera, este centro comercial logrará captar nuestra atención. Ciertamente, ir de compras a un sitio como este es una experiencia única en Ámsterdam.

Las tiendas en su interior están dispuestas en cuatro plantas, pero todas alrededor del atrio principal, coronado por el domo de cristal original del edificio. Los tres entrepisos de las últimas plantas nos brindarán una impresionante vista de todo el edificio por dentro.

El Magna Plaza como centro comercial es para aquellos amantes de la alta costuraMás de 40 tiendas de artículos de moda y algunos restaurantes forman la oferta, entre los cuales destaca el café Ovidius, que ocupa tres plantas. Pero cuidado, que las tiendas que se encuentran allí tienden a estar del lado menos económico de la balanza.

Ubicación del Magna Plaza