Bélgica

Guia de viaje de

Bruselas

Museo Autoworld

Autoworld sin duda merece la pena si sois fans y apasionados de los motores y también si sois curiosos de esos espacios en los que pueden verse las evoluciones desde los principios hasta nuestros días. Siguiendo esta línea de principio hasta hoy vamos a hacer un poco de historia con este pequeño gran trozo de la ciudad de Bruselas.

  • Fachada del Autoworld en Bruselas
    Fachada del Autoworld en Bruselas
  • Exhibición en el Autoworld de Bruselas
    Exhibición en el Autoworld de Bruselas
  • Otro auto en exhibición en el Autoworld de Bruselas
    Otro auto en exhibición en el Autoworld de Bruselas
Mostrando imagen 1 de

Historia del Autoworld de Bruselas

Leopoldo II se respira en la ciudad a bocanadas y en cada esquina. Por lo menos en este caso es así. Leopoldo II de Bélgica siempre tuvo en la cabeza hacer de Bruselas esa ciudad en la que la gente no sólo quisiera estar, sino que también quisiera ser. Y el 50 aniversario de la independencia belga (en el año 1880), era una ocasión que el monarca no podía dejar pasar. Así planeó la organización de una Exhibición Nacional y para ello encargó al arquitecto Gédéon Bordiau la construcción, en un antiguo campo militar de 12 hectáreas, lo que hoy conocemos como Parque del Cincuentenario. La obra del arquitecto, quizá por su envergadura, no estuvo lista para la gran exhibición. Si bien es cierto que no estuvo listo para la fecha prevista, para la Exhibición Universal de 1897 el proyecto ya contaba con un techo de hierro y vidrio.

Lo siguiente era llenar este gran espacio. Los automóviles llegan por primera vez a este lugar en 1902. Y aquí comienza un andar convulso…Antes de que la FEBIAC (federación belga del automóvil) organizara anualmente la exhibición, en este espacio funcionó la Mundaseum, un centro de documentación que se crea en 1910. Durante la II Guerra Mundial, los alemanes lo usaron como garaje y después de la guerra y tras varios papeles, cae en el abandono. Y así hasta el año 1984, año en que este lugar es elegido para guardar la colección de autos Mahy. En el año 1986 se inaugura aquí la colección de automóviles más grande del mundo.

Visita al Autoworld de Bruselas

El recorrido empieza, de manera irremediablemente lógica, por el origen del automóvil.

Las etapas están definidas y gracias a los vehículos y poniendo imaginación por nuestra parte, podremos viajar a las diferentes etapas que los coches nos enseñan.

Así, en un Ford T de 1911, podremos ir rumbo a la Belle Epoque, de esta época entre otros también un Peugeot UD2 Coupe Deville. El Renault Taxi de la Marne, nos cuenta que rodó por la Gran Guerra. Los años locos, los locos años 20 y su característica música seguro que sonaron en los Citroen B2FN 1300s o en los conocidos Rolls Royce Phamtom. Con el Charleston de estos años cambiamos de década y de coche y nos subimos en los Citroën 7A y ya no seremos tan bailarines, ahora seremos más bien gánsters. La Segunda Guerra Mundial cruzó Europa a los mandos de su propio vehículo, los todoterrenos, los Jeep Willis. La década de los 50 trae sin duda cambios, y esos cambios llegan a la estética de los automóviles, estos coches de la post-guerra traen un nuevo aire y así lo apreciaréis recorriendo el Museo Autoworld: el Alfa Romeo 2500, los Jaguar que llegan con la bonanza económica…

A lo largo de los diferentes expositores, no sólo podremos mirar hacia el pasada de nuestras carreteras, sino también podremos soñar el futuro de las mismas pues hay una sección destinada precisamente a esto, al futuro de los coches a como serán o como podrán ser. En este caso sólo el tiempo dirá si son anticipos o meros sueños…

Por supuesto hay sitio entre tanto coche para vehículos especiales, por ejemplo, coches en los que viajaron presidentes como Roosvelt o Kennedy, un Porche 550 Spyder, un coche como aquel en el que se mató el inmortal rebelde sin causa, James Dean. También tendréis delante coches muy exclusivos, de muy pocas unidades, es el caso del AMC AMX/3 de 1971, del que sólo se construyeron 6 unidades y ronda los 650.000 euros o el ITAL DESIGN AZTEC, del que sólo se hicieron 18 unidades.

Zonas del Museo

Los cientos de coches es lógico organizarlos de alguna manera, y en el Autoworld lo hacen para que la visita nos resulte no sólo entretenida sino también fácil.

Hay una Zona Sport & Competition, que recoge las etapas de la competición e incluye un espacio dedicado a Michel Vaillant, el famoso héroe de los cómics ambientados en la fórmula 1 y creados por el francés afincado en Bélgica Jean Graton.

En la zona “Belgium at Autoworld”, donde se valora la importancia de esta industria para Bélgica y la de Bélgica para esta industria.

En la zona pedagógica podremos aprender, de manera lúdica los diversos aspectos relacionados con los coches.

Autoworld y los niños

Los niños, aparte de poder usar las audioguías disponibles para hacer más amena la visita, podrán participar en juegos o en alguna de las pantallas disponibles para ello en la Zona “Future and Wheels”. También podrán (de hecho todos podremos) sacar una foto al volante del coche de carreras de Vaillant.

Motivos para visitar el Autoworld

Obvio el primer motivo es ser un apasionado o sentir curiosidad por el mundo del motor y todo lo que a su alrededor orbita. Pero no son estos los únicos motivos. Es una buena visita familiar, por su distribución, por sus exposiciones y porque sin duda, los niños pasarán un rato entretenido, todos lo pasaremos ante las “antigüedades” en las que viajaron nuestros abuelos y bisabuelos y soñando ante coches que por sí mismos vale la pena visitar. Este Museo, aunque por su contenido no lo pareciera, guarda también un trozo de la historia. Los coches son, a fin de cuentas, parte de la evolución de la humanidad, de las sociedades de cada momento y por supuesto merecen su museo y merecen y justifican su visita.

Coches del museo

A saber a la hora de pasear por los pasillos de Autoworld, de donde vienen los vehículos. Pues bien, la inmensa mayoría de colecciones privadas. Autoworld abre sus puertas gracias a colecciones como:

  • La de Gishlay Mahy.
  • La Colección del Museo Real de Arte e Historia, a quien pertenecen los carruajes.
  • Marcel Thiry, que reunió a lo largo de su vida numerosas motos, gracias en parte a haber sido vendedor y mecánico de las mismas.

Ubicación del Autoworld

Su dirección exacta es: Parc du Cinquantenaire 11, 1000 Bruselas

  • Horario

    • 10:00 a 18:00 h - 1 Abr a 30 Sep
    • 10:00 a 17:00 h - 1 Oct a 31 Mar
    • 10:00 a 18:00 h - Sábado y Domingo
  • Precio

    • General: 12 €
    • Mayores de 65 años: 10 €
    • Estudiantes : 9 €
    • Niños entre 6 y 11 años: 5 €
    • Menores de 6 años: Gratis

Cómo llegar al Museo Autoworld

  • Tren

    • Paradas "Merode" y "Schuman"
  • Bus

    • Líneas 22, 27, 61 y 80 - Parada "Merode"
    • Líneas 12, 21, 22, 36, 60 y 79 - Parada "Schuman"
  • Metro

    • Líneas 1 y 5 - Paradas "Merode" y "Schuman"

Accesibilidad

El Autoworld es de estos museos que, afortunadamente, son accesibles a personas de movilidad reducida.

No sólo es que los espacios sean anchos, grandes y cómodos, sino que no hay barreras arquitectónicas que impidan la visita y además la llegada al primer piso está prevista en ascensor en caso de ser necesario.