Bélgica

Guia de viaje de

Bruselas

Museo Real Africano

El Museo Africano de Bruselas refleja la mirada de Occidente sobre la África, rapaz y colonial. Es el espejo de la  historia de Bélgica en África, y como tal, inevitablemente está ligada a la controversia.  Leopoldo II es el “Rey constructor” o el “Rey genocida” depende de quién te cuente la historia y depende de qué te quieran contar.

  • Elefante hecho de madera frente al Museo Real Africano de Bruselas
    Elefante hecho de madera frente al Museo Real Africano de Bruselas
  • Museo Real Africano de Bruselas
    Museo Real Africano de Bruselas
Mostrando imagen 1 de

Hoy en día este museo de Bruselas es un lugar para acercarse al increíble país africano, para conocer toda la labor de cooperación al desarrollo, pero sobre todo, para admirar un arte tribal desconocido, así como sus costumbres, flora y fauna.

El Museo Africano  no es solo arte y piezas arqueológicas,  es un recorrido por la historia de todo el continente africano, sin duda el más castigado por la pobreza y las salvajes campañas conquistadoras, pero también origen y cuna de los principales movimientos culturales de occidente.

Historia del Museo Africano de Bruselas

El Museo Africano se creó 1898 y comenzó como  colección particular del rey Leopoldo II, que acumulaba riquezas y expoliaba su Estado Libre del Congo (el Congo fue propiedad privada del rey durante unos 25 años), antes de ceder su territorio al Estado belga en 1908. El Museo del Congo fue ubicado en medio de un suntuoso parque en Tervueren (del bosque que lo rodea se dice que tiene el otoño más hermoso de Europa) y para acercarlo a la ciudad de Bruselas se creó expresamente una avenida y una línea de tranvía.          

En 1921 las colecciones del Museo Africano ya eran gigantescas y algunas voces criticaban abiertamente lo que parecía un pillaje a gran escala. Ese año se celebró el II Congreso Panafricano en Londres, París y Bruselas y al visitar la  delegación  Tervuren, los miembros americanos se indignaron ante el saqueo monumental que representaban las colecciones.

En 1952 el museo se convirtió en Museo Real del Congo Belga, y a partir de  1958 se   inicia el declive del museo , que hasta entonces había sido un espacio de referencia para los investigadores y el gran público en general.

En 1960, llegó la independencia y nacía la República Democrática del Congo, el museo pasó a llamarse Museo Real de África Central. Los equipos de investigadores continuaron su trabajo, pero el museo, creado en su día para justificar la labor “civilizadora” de Leopoldo II, perdió su sentido intrínseco y se intensificó el cuestionamiento de las colecciones. Desde finales del siglo XX, los grupos sociales que habían  estado bajo dominación colonial exigen reconocimiento y reparación.

En 201 el Museo Real de África Central reabrió bajo un nuevo nombre: África Museum.

Visita al Museo Africano de Bruselas

La principal novedad del lugar es la construcción de un gran pabellón de cristal llamado “Centro de Visitantes”, donde se encuentra la taquilla, el anfiteatro y una galería subterránea de 100 metros de longitud que acogerá exposiciones temporales.

La visita al Museo Africano de Bruselas comienza  atravesando la galería subterránea que conduce a la planta baja del palacio, donde se encuentra el corazón de la exposición permanente. Dividida en 5 zonas temáticas su objetivo es presentar el continente africano del presente y del futuro, pero sin olvidar el pasado colonial. Aborda temas como la diáspora, la biodiversidad, el cambio climático, la música o los idiomas y también trata el tema de la historia colonial a través de la creación de un “lugar para la memoria” tanto de belgas como de congoleses.

El “África Museum” pretende convertirse también en una plataforma de expresión de todas las opiniones, gracias a la creación de Afropéa, un espacio donde la diáspora cuenta su historia, que sirve a la vez de espacio para exposiciones, lugar de encuentro y centro de documentación.

Por su importancia en el museo hay una sala consagrada exclusivamente a la historia colonial, y es la más compleja de todas. En ella se intercambian hechos y recuerdos ofreciendo amplia información sobre el tema, para que cada uno se pueda formar su propia opinión.

Las colecciones del Museo Africano se han dispuesto respetando los planos originales, por lo que siguen conservando su encanto, aunque se han introducido técnicas modernas, permitiendo al visitante disfrutar de una visita más dinámica e interactiva.

Colecciones del Museo Africano de Bruselas

En numerosas salas del Museo Africano destaca la presencia de obras de artistas contemporáneos congoleses, con el objetivo de acercar al público el arte contemporáneo africano, como el del robot inteligente que regula el tráfico de Therese Izay o la escultura de bronce y madera de Aimé Mpané.

En sus salas se expone únicamente el 1% de su patrimonio, cuyo valor es incalculable, ya que alberga colecciones únicas en el mundo. Colecciones  consistentes en objetos etnográficos, ricas colecciones de ciencias naturales, fotos, archivos y un largo etc. que han llegado al museo por medios tan distintos como campañas militares, expediciones científicas, donaciones,….

Algunas cifras que nos dan una idea de la importancia de este lugar son: 10.000.000 de especímenes animales, 250.000 muestras minerales, 180.000 objetos etnográficos, 57.165 muestras en la xiloteca, 20.000 mapas, 8.000 instrumentos musicales, 350 fondos de archivo.

Ubicación del Museo Africano de Bruselas

  • Precio

    • General: 12 €
    • Mayores de 65 años: 8 €
    • Estudiantes entre 18 y 26 años:  4 €
    • Discapacitados: 4 €
    • Menores de 18 años: Gratis
  • Horario

    • 11:00 a 17:00 h - Martes a Viernes
    • 10:00 a 18:00 h - Sábado

    Cerrado 1 Enero, 1 Mayo y 25 Diciembre