Portugal

Guia de viaje de

Lisboa

Qué ver en Lisboa

¿Quieres saber qué visitar en tu viaje a Lisboa? En nuestra sección qué ver en Lisboa, hablaremos de los principales monumentos, museos y galerías de la ciudad. Lugares imprescindibles que no te podrás perder, sitios que siempre quisiste descubrir. Conoce y disfruta Lisboa con la guía de Buendía, escrita por locales.

Vista de la ciudad de Lisboa, capital de Portugal.

Lisboa es una ciudad mágica con mucho que ofrecer. Tiene más de tres barrios principales por los que tendrás que pasar si o sí, mientras vas descubriendo monumentos principales y miradores especiales. Ya sabéis que la mejor forma de conocer una ciudad es hacerlo con un local, por eso, os recomendamos nuestras visitas guiadas por Lisboa

Monumentos principales de Lisboa

¡Qué bonita es la capital portuguesa! Desde Buendía Tours, queremos recomendarte los monumentos más impresionantes de Lisboa. La ciudad destaca por su variedad de estatuas, palacios e incluso ¡un elevador vertical! Conoce la historia de cada uno de ellos y quedarás impresionado con la diferente pero mágica belleza de cada monumento.

La Torre de Belém es uno de los monumentos más icónicos de Lisboa.

Catedral de Lisboa

La Catedral da Sé es considerada la iglesia más importante de la ciudad. En el barrio de Alfama, encontramos la impresionante Catedral de Lisboa, construida en 1150 sobre una mezquita poco después de que los cristianos recuperasen la ciudad, y declarada monumento nacional desde 1910.

Su apariencia austera y parecida a una fortaleza, el románico tardío de su fachada y el ábside gótico son elementos dignos de visitar, los cuales la hacen una catedral sin igual. Un estilo único difícil de imitar. Su claustro gótico se abre a un pozo profundo lleno de excavaciones arqueológicas de hace más de 2000 años.

Iglesia de Nuestra Señora de la Concepción Vieja

Unión entre la Plaza del Comercio y el Campo das Cebolas, encontramos la impresionante fachada de la Iglesia de Nuestra Señora de la Concepción Vieja. El pórtico y sus esculturas captan nuestra mirada al pasearnos por la calle Alfandega, aunque no es de menos su interior, al cual merece la pena acercarse en tu visita a Lisboa.

Se completó en el siglo XVI por orden del rey Manuel I y es el edifico religioso manuelino más antiguo de la capital portuguesa. El tímpano sobre la entrada de la iglesia representa a Nuestra Señora de la Misericordia junto a las figuras del rey Manuel, la reina Leonor y el Papa Alejandro VI bajo su manto.

Monasterio los Jerónimos Lisboa

El barrio de Belém alberga el Monasterio de los Jerónimos de Lisboa, sinónimo de expansión e imperio. Puerta de entrada para los que llegaban por vía marítima, esta lujosa obra arquitectónica fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Jerónimos estuvo una vez poblado por monjes de la Orden de San Jerónimo, cuyo trabajo espiritual durante cuatro siglos fue consolar a los marineros y orar por el alma del rey.

El estilo manuelino de su claustro, la belleza de su capilla y los restos del escritor Fernando Pessoa que se alojan en su interior, lo hacen una visita imprescindible. Vasco da Gama está enterrado en el presbiterio inferior, frente al poeta del siglo XVI Luís Vaz de Camoes. Encontrarás las mejores vistas de la iglesia desde el coro superior.

Arco de la Rua Augusta

Enfrentando al majestuoso río Tajo, el Arco de la Rua Augusta gobierna la reconocida Plaza del Comercio. Aunque el arco que nos encontramos no es el original, debido a su demolición a orden de Doña María I, su consiguiente no tiene nada que envidiar. 

Cabe destacar en su majestuosidad la figura de una corona de laurel, sus impresionantes vistas y su terraza-mirador. Un ascensor sobre hasta la cima, donde podrás disfrutar de la praça, del Tajo y del Castillo de San Jorge.

Casa dos Bicos

Casa dos Bicos es un edificio residencial de la familia Alburquenque diseñado por el arquitecto Francisco de Arruda. Tras ser destruido por el terremoto de 1755, se reconstruyó y se usó para fines tanto públicos como privados. En la actualidad, alberga la sede de la Fundación José Saramago.

La fachada es una excéntrica mansión del siglo XVI y llama su atención por las 1125 espigas en forma de diamante. Además, su interior alberga un museo dedicado al escritor más famoso de Portugal, y una excavación en la planta baja de ruinas romanas.

Castillo de San Jorge Lisboa

Construido durante la ocupación musulmana, el Castillo de San Jorge de Lisboa ocupa la colina más alta de la ciudad. Su ubicación estratégica y los restos de asentamientos anteriores, hacen del castillo uno de los monumentos más visitados de la ciudad de Lisboa.

Desde su función como base militar en tiempos árabes, su transformación a palacio real y su declaración como Monumento Nacional, el Castillo de San Jorge se ha convertido en un esencial que ver en Lisboa. Recorre sus murallas y patios para disfrutar de las vistas de los tejados rojos de Lisboa, y visita la Torre de Ulises.

Elevador de Santa Justa

El único ascensor vertical de las calles de Lisboa, construido en 1902, es una obra neogótica de Raúl Mésnier, aprendiz de Gustave Eiffel. De ahí que el Elevador de Santa Justa de hierro forjado nos recuerde un poco a la famosa Torre Eiffel.

Es una de las atracciones turísticas más demandadas y únicas de Lisboa, en la que se transporta a los pasajeros por 45 metros desde el distrito de Baixa hasta Largo do Carmo. Una plataforma de observación cuando alcanzas la cima proporciona una de las mejores vistas del centro de la ciudad.

Estación del Rossio Lisboa

La antigua estación de tren de Lisboa es considerada uno de los monumentos más atractivos de la ciudad. Sus impresionantes puertas en forma de herradura y su fachada de estilo neomanuelino han declarado a esta estación inmueble de interés público desde 1971.

La Estación del Rossio comunica el centro urbano con el famoso municipio de Sintra, el cual a lo largo del tiempo sufrió múltiples alteraciones. Esta ciudad histórica es la excursión de un día más popular desde Lisboa, por lo que es la estación más utilizada por los viajeros y turistas. 

Monumento a los Descubrimientos

Los 500 años de la muerte de Enrique “El Navegante” quisieron conmemorarse con el Monumento a los Descubrimientos en el barrio de Belém. Esta construcción de piedra de más de 50 metros tiene forma de carabela y alberga a 33 personalidades de aquella época.

Con el río Tajo enfrente y el barrio de Belém a nuestra espalda, el Monumento sostiene a la rosa de los vientos con las distintas rutas marítimas de la época. Coge el ascensor, o sube los más de 260 escalones, para acceder al mirador azotado por el viento para conseguir unas vistas de 360 grados sobre el río. 

Plaza del Comercio

Uno de los lugares más emblemáticos de Lisboa es la Plaza del Comercio. Sustituyendo al antiguo Palacio Real, encontramos numerosos edificios amarillos que hacen de esta plaza un lugar sin igual. En su centro se eleva la estatua ecuestre de Dom José I, aunque la mayor atracción turística de esta praça es el triunfal Arco da Rua Augusta de Verissimo da Costa.

Este espacio ha sido testigo de una revolución, celebraciones y hasta un asesinato. Todos los que llegaban en barco solían desembarcar aquí, y todavía hoy se siento como la puerta de entrada a la capital portuguesa, por ser un sitio lleno de actividad y acompañado del traqueteo del tranvía.

Plaza del Marqués de Pombal

Lisboa no puede olvidarse del Marqués de Pombal, Ministro de Exteriores junto al rey José I de Portugal. Despertador de pasiones y odios entre los portugueses, su figura significó el resurgir de Lisboa. Así lo demuestra la plaza a su nombre: una plaza majestuosa, imponente y digna de visitar en tus días en Lisboa.

En el centro de la plaza está la estatua de bronce de Sebastiao José de Carvalho e Melo, sobre un pedestal de piedra blanca de más de 30 metros de altura. En las inmediaciones se pueden encontrar varios bancos y hoteles de lujo, además del Parque Eduardo VII, con preciosas vistas hacia Baixa y el río Tajo.

Plaza del Rossio

La Praça Dom Pedro IV,  más conocida como Rossio, es un lugar de ferias, mercados y fiestas públicas. La plaza ha conservado su esencia de lugar de encuentro, destacando sus mosaicos en el suelo, sus restaurantes y bares y, sobre todo, sus joyas arquitectónicas. Esta reconocida plaza es famosa como punto de ocio nocturno.

Los adoquines de esta plaza lo han visto todo: quema de brujas, corridas de toros, mítines políticos y claveles de la revolución de 1974. Un lugar lleno de historia que no puedes perderte. 

Puente 25 de Abril

No puedes olvidarte en tu visita a Lisboa del gran Puente 25 de Abril, ubicado justo antes de llegar al barrio de Belém. Esta verdadera joya arquitectónica fue fruto de un concurso de 1959 dando homenaje a la Revolución de los claveles del 25 de abril de 1974, el cual consiguió restablecer la democracia en Portugal.

Su enorme estructura roja de hierro capta nuestra atención al cruzar el Tajo, descúbrela tú mismo en nuestros paseos en barco por Lisboa.

Puente Vasco da Gama

Una auténtica joya de la ingeniería construida por motivo de la Expo´ 98. Sirve de unión a Montijo y Socávem. El Puente Vasco da Gama rinde conmemoración a los 500 años de la llegada de Vasco da Gama a la India, el primer europeo en llegar a la India a través del Océano Atlántico. 

Más de 3000 personas se unieron en su construcción para crear uno de los puntos más emblemáticos de Lisboa.

Teatro Nacional de Lisboa

En la plaza del Rossio, en el corazón de Lisboa, encontramos el Teatro Nacional de Lisboa. El edificio funcionaba como alojamiento de los mandatarios extranjeros que visitaban la ciudad, pero principalmente funcionó como sede de la Inquisición hasta su abolición.

Ni los incendios ni el terremoto fueron capaces de destruir este majestuoso edificio.

Torre de Belém

Símbolo de la ciudad, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y antigua prisión, la Torre de Belém genera miles de visitantes a lo largo del año. Sus inicios comenzaron como línea de fortificaciones ante los ataques piratas, aunque la torre fue variando su función desde prisión, faro y, actualmente monumento.

Francisco de Arruda diseñó esta pieza gigantesca que parece una pieza de ajedrez gris nacarada en 1515 para defender el puerto de la ciudad. Este monumento manuelino es un recordatorio de la Era de los Descubrimiento de Portugal, testigo de años de navegación y éxito marinero.

Tranvía 28 Lisboa

Sin duda el Tranvía 28 es un imprescindible qué ver en Lisboa, el clásico vagón amarillo de la capital portuguesa. La ciudad de las 7 colinas se vuelve fácil de recorrer con el tranvía, ofreciéndonos un camino por algunos de los barrios más famosos de Lisboa, unas impresionantes vistas y el recorrido por los monumentos más importantes de Lisboa. 

No puedes irte de Lisboa sin montar en este transporte centenerio tan popular, que va desde la Praça Martim Moniz hasta Campo de Ourique en unos 45 minutos. 

Panteón Nacional de Lisboa

El Panteón Nacional de Lisboa es un monumento que no puede faltar en nuestro itinerario que ver en Lisboa. Dentro de él están enterrados figuras tan importantes como Amalia Rodrigues o los reyes de Portugal. En la cima del Campo de Santa Clara de Graca, el panteón es un edificio barroco de porcelana blanca originalmente pensado como iglesia, pero que hoy rinde homenaje a los héroes y heroínas de Portugal.

Además, tiene una cúpula adornada con mármol rosa y remolinos dorados, que cuenta con un mirador desde el que tendremos las mejores vistas de Lisboa.

Basílica da Estrela

De estilo neoclásico con elementos barrocos, destaca la Basílica da Estrela. Este monumento te cautivará por su cúpula, pero también por su interior en el que podrás ver diversos instrumentos de tubo dorado, la tumba de María I.

No puedes perderte el presépio, el cual acoge el belén más grande todo Portugal. Compuesto por más de 500 piezas hechas de corcho y terracota del célebre escultor del siglo XVIII Joaquim Machado de Castro.

Museos de Lisboa

La capital lusa nos regala multitud de museos en variedad de cultura, temáticas y tradiciones. ¿Conoces los mejores museos de Lisboa? Acompáñanos en esta guía y descubre la gran oferta museística de esta gran ciudad cultural.

Barrios de Lisboa

La vida de los lugareños, el día a día de la ciudad, su cultura y sus tradiciones se conocen realmente visitando sus diferentes barrios. Desde Buendía Tours te recomendamos acercarte a los barrios más conocidos de Lisboa, aunque también a  aquellos que permanecen más escondidos. 

Descubre las curiosidades de cada calle y el encanto de cada esquina de la ciudad de las 7 colinas con nosotros y nuestros free tours por Lisboa.

Vistas desde uno de los miradores del barrio de Alfama.

Barrio de Graça

El característico tranvía 28, los impresionantes miradores y las múltiples sorpresas que el barrio nos ofrece, hacen del Barrio de Graça uno de los mejores rincones qué ver en Lisboa.

La mezcla de villas y colonias cada una con su historia crean un barrio tranquilo a la vez que interesante. La colina más alta de la ciudad nos regala múltiples miradores desde donde admirar la preciosa Lisboa.

Barrio de Baixa y Chiado

El barrio de Baixa y Chiado es conocido por ser el barrio más bohemio de la capital lusa, tener las calles más llanas y regalar múltiples teatros.

Estas calles construidas tras el terremoto de 1755 albergan la Plaza del Comercio, la Plaza del Rossio e incluso la famosa atracción turística, más conocida como el Elevador de Santa Justa.

Barrio Alto en Lisboa

Situado tras el Barrio de Chiado, encontramos la zona más visitada y reconocida de Lisboa. El Barrio Alto es una apuesta segura para visitar tanto de día como de noche, ya que además, es conocido por su ocio nocturno. Si quieres vivir el verdadero ocio nocturno luso, te invitamos a descubrir sus numerosos bares y restaurantes, además de sus característicos fados.

La llegada de las gentes más adineradas impulsaron el barrio para hacerlo brillar. Sus calles albergan numerosas iglesias y basílicas, plazas, museos y miradores dignos de disfrutar.

Barrio de Belém

Los lugares más emblemáticos de Lisboa se encuentran en la parte occidental de la ciudad, en el Barrio de Belém. Este punto turístico de la capital lusa sirvió de lugar de partida y llegada para importantes descubridores, gracias a ellos encontramos el monumento dedicado a los descubrimientos e incluso el Monasterio de los Jerónimos.

Recorre sus explanadas y sus calles para conocer la famosa Torre de Belém y degustar los internacionalmente reconocidos y exquisitos pastéis de Belém.

Parque de las Naciones

El Parque de las Naciones muestra la cara financiera de Lisboa, sus lugares más modernos e innovadores. Con la Expo´98 llegó esta zona industrial, ahora convertida en zona comercial

No encontrarás monumentos como en otros barrios de Lisboa, pero sí el enorme Meo Arena, la Estación de Oriente o modernas obras rodeadas del agua del Tajo que te dejarán boquiabierto. Te recomendamos acercarte con tu familia para descubrir la parte más innovadora de Lisboa.

Barrio Alfama, Lisboa

Origen visigodo, influencias musulmanas y cristianas y la esencia medieval se mezclan en el Barrio de Alfama, para dar lugar a uno de los barrios más bonitos de Lisboa.

Las calles de Alfama regalan escondites, tendales en las ventanas como antiguamente y originales fados que se pueden escuchar en cada esquina. Cristianos, judíos y musulmanes convivieron en sus calles creando el Teatro Romano de Lisboa, la románica Catedral y la mágica Iglesia de Nuestra Señora de la Concepción Vieja, entre otros.

Mercados de Lisboa

El verdadero ambiente de la ciudad de Lisboa se respira en sus mercados. Lugareños y visitantes disfrutan de objetos de segunda mano, gastronomía  y antigüedades.

Conoce cada mercado y sus misterios para descubrir la Lisboa más local.

El Mercado da Ribeira, o Time Out Market, es uno de los más populares de Lisboa.

Feira da Ladra: el Mercado de las Pulgas

El Mercado de las Pulgas esconde reliquias, libros, prendas e incluso azulejos. Tras haber visitado los monumentos principales de la capital, te recomendamos acercarte a la auténtica esencia de la ciudad donde te sentirás un verdadero portugués en su rutina diaria.

El mercado más antiguo de Lisboa tiene unos orígenes un tanto peculiares, de ahí su nombre.

Mercado Santa Clara

En el famoso barrio de Alfama, encontramos el Mercado Santa Clara. Su construcción de hierro y vidrio alberga antigüedades y cosas vintage

Además, es un sitio idóneo donde comer en Lisboa, adéntrate en sus mercadillos y conoce la antigua capital lusa a través de sus más antiguas reliquias.

Mercado de Alvalade de Lisboa

El mercado de Alvalade es un auténtico plan que hacer en Lisboa, con sus olores, mezcla de sabores y gente.

Degusta la verdadera gastronomía portuguesa, disfruta del olor de las múltiples flores y llévate un recuerdo de tu viaje a la ciudad.

Mercado de Ribeira Lisboa: Time Out Market

La mejor comida de Lisboa está en el Mercado de Ribeira Lisboa, conocido como Time Out Market. No solo encontraremos gastronomía, también un mercado de comida tradicional, esencial para hacer de sus restaurantes los mejores.

Carne, pescado, opciones vegetarianas, dulces… todo esto nos ofrece el mercado de Ribeira.

Desde Buendía Tours queremos recomendarte el tour gastronómico por Lisboa, ya que la capital destaca por su calidad y exquisitos platos.

Jardines de Lisboa

La capital portuguesa cuenta con un alto número de parques y zonas verdes donde pasear, descansar o practicar deporte. Aquí te dejamos algunos de los mejores jardines de Lisboa:

El Parque Eduardo VII es el más grande del centro de la capital de Portugal.

Jardim da Estrela

Es uno de los parques urbanos más bonitos de la ciudad y un buen lugar para pasear y descansar. Se encuentra frente a la Basílica da Estrela y se empezó a construir en 1842. El Jardim da Estrela con un pequeño lago con patos y carpas y con una bonita pérgola para bandas de música, de estilo Art Noveau, trabajada en hierro. Está abierto de 7:00 de la mañana a 00:00 h de la noche. 

Parque Eduardo VII

Es uno de los parques más céntricos de la ciudad, pues se encuentra al final de la conocida Avenida de la Libertad. Fue construido en 1903 y cuenta con unas vistas espectaculares de la ciudad y del río. Dentro de sus límites se encuentra también la estufa fría, un invernadero con más de una hectárea.

Jardín Botánico da Ajuda

Se encuentra en el barrio de Ajuda y fue creado por Domingos Vanelli en 1765. Posee una extensión mayor a cuatro hectáreas divididas entre dos niveles, con una cota de 6,8 metros de diferencia entre ellos y con una clara disposición renacentista. El horario varía entre invierno y verano y los días de diario y fines de semana. Además, en las cercanías podemos encontrar el Palacio de Ajuda, el Jardín-Museo Agrícola Tropical, el Monasterio de los Jerónimos, el Centro Cultural de Belém y la Torre de Belém.

Jardim Alameda Don Alfonso Henriques

Alameda está situada en una de las partes centrales de la ciudad. Es un espacio de uso diario por los habitantes de Lisboa que acostumbran a practicar deporte, pasear y descansar en sus instalaciones. Dividida en dos por la Avenida Almirante Reis, cuenta con una imponente fuente digna de visitar.

Jardines de Belém

Si el Monasterio de los Jerónimos o la Torre de Belém no son suficiente reclamo para visitar esta parte de Lisboa, los jardines asociados a la Torre son uno de los más frecuentados por los portugueses en los días de sol, sobre todo al inicio del verano. Una gran explanada de césped donde descansar, leer un libro o hacer un pícnic. 

Jardín del Príncipe Real

El Jardín del Príncipe Real en Lisboa ofrece el conocido mirador de San Pedro de Alcántara. Llamado así en consideración de Pedro V, tiene más de una hectárea de tamaño. Además, alberga un ciprés portugués que se convierte en el principal atractivo de la zona. 

Vaya viaje por Lisboa... No nos ha quedado nada por recomendaros. Solo recordaros que si vais a visitar Lisboa, tenéis que saber dónde comer y dónde alojarse en Lisboa.