Guia de viaje de

Lisboa

Museo Nacional del Azulejo

El Museo Nacional del Azulejo es uno de los atractivos turísticos más importantes de Lisboa , incluso de Portugal. Ubicado en el solemne Convento da Madre de Deus, con más de 500 años a sus espaldas, en el edificio se muestra la evolución histórica de este arte  y de la capital lusa desde el siglo XV hasta nuestros días.

Interior del Museo Nacional del Azulejo de Lisboa con obras expuestas

Si queréis incluir en vuestra visita a la ciudad el que es uno de los mejores museos de Lisboa, único por su singularidad, en Buendía Tours os contamos parte de su encanto…y estamos casi seguros de que más de uno saldrá del museo con ganas de redecorar su casa con algún azulejo portugués de estilo único.

Historia del Museo del Azulejo de Lisboa

Uno de los grandes atractivos de este espacio de por sí es el edificio que lo alberga. El Museo Nacional del Azulejo se encuentra en el antiguo convento Madre de Deus,  fundado en 1509 por la viuda del rey Joao II, la reina Doña Leonor, para dar cobijo a la orden de las franciscanas descalzas.

Es un edificio de estilo manuelino, el habitual de la época, pero con elementos barrocos añadidos a posteriori. Además, cuenta con dos claustros muy valiosos. Uno de estilo renacentista y otro también manuelino, con una iglesia que no dejará indiferente al visitante por  estar revestida en oro macizo y contar con preciosos paneles de azulejos holandeses en el clásico diseño azul y blanco. La fundación Calouste Gulbenkian, a mediados del siglo XX, remodeló todo el lugar y posteriormente se creó el Museo del Azulejo, abierto al público en 1973.

Qué ver en el Museo del Azulejo

El museo cuenta con unas 7.000 piezas de azulejos de distintos países, estilos y épocas europeas y árabes. Es la mayor colección de este arte en su cuna, Portugal, y abarca su historia desde el siglo XV a la actualidad. Es un auténtico recorrido por la época de oro del país, pero recorriéndolo también encontraremos notables piezas españolas, holandesas, pombalinas, románticas 

El museo se organiza en salas de forma cronológica:

  • En la planta baja se encuentran los azulejos más antiguos y hasta el siglo XVII, y aquí entenderemos el proceso de su fabricación.
  • Un piso más arriba, encontramos los azulejos del siglo XVIII hasta el XX, con una muestra de contemporáneos fantástica.
  • En la segunda planta, hallamos la pieza más relevante del sitio, una que por sí sola vale la pena acudir a visitarlo. Un impresionante panel de 23 metros con más de 300 años de historia, llamado la Grande Panorama de Lisboa, que muestra cómo era la ciudad antes del terremoto de 1755 que la destrozó.
  • Finalmente, en la sala Santos Simões se exponen obras del período de esplendor del azulejo portugués, célebre por las composiciones en blanco y azul. Entre las piezas también destaca el retablo de Nossa Senhora da Vida, parte de un altar de mayólica de estilo renacentista.

Cabe destacar que los azulejos, a lo largo de los siglos, eran usados para decorar altares, mapear ciudades, dar estatus a los que los poseían o ser el escenario de sátira política y social.

Descubre la capital lusa con Buendía Tours

Visitas Guiadas en Lisboa

Retablo de la Iglesia de Nuestra Señora de la Vida

Nossa Senhora da Vida es una de las joyas del Museo Nacional del Azulejo de Lisboa formada por 1.500 azulejos portugueses de diversos colores y que a día de hoy siguen manteniendo su color a pesar de que ya han pasado unos cuantos siglos desde su creación.

Esta obra maestra del periodo comprendido entre los siglos XV, XVI y XVII, es un imponente panel de más de 5 metros que data del año 1580. En el centro del retablo se puede observar un cuando con la Adoración de los pastores, una representación de Belém, cuatro columnas en las que se pueden ver las imágenes de los evangelistas San Lucas y San Juan, y coronando el conjunto un medallón que simula las piezas de cerámica italiana del Della Robbia.

Sala de Don Manuel

Muchos edificios de Lisboa no sobrevivieron al terremoto de 1755, quedando de ellos solamente ruinas y, por increíble que parezca, sus azulejos. En el Museo Nacional del Azulejo podemos ver los restos de azulejos del Convento de Santa Ana en la sala Don Manuel. 

¿Quién fue Don Manuel? Manuel dos Santos fue uno de los pintores de azulejos más famosos cuando la azulejería portuguesa estaba en su máximo esplendor. A esta época dorada del azulejo portugués se le denomina Ciclo de maestros, y comprende los años 1690 a 1725.

Iglesia del Convento Madre de Deus

Los marcos dorados que decoran los numerosos cuadros de la Iglesia del Convento Madre de Deus hacen de la iluminación de la sala un sitio impresionante y que, sin duda, te sorprenderá. Junto a color dorado que inunda la iglesia, los azulejos de las paredes también juegan un papel muy importante en su decoración.

Si quieres una buena vista de todo el interior de la Iglesia del Convento de Madre Deus, continúa tu visita hasta el coro para poder disfrutar de la iglesia desde las alturas. El coro bajo también merece un tiempo, pues sus detalles merecen la pena.

Claustro del Concento Madre de Deus

El Claustro del Convento de la Madre de Deus es un museo del azulejo en sí mismo. Sus dos plantas están decoradas con azulejos con motivos geométricos y también las escaleras que las unen.

Los azulejos de las escaleras están pintados de forma que los elementos se vean verticales aunque los azulejos estén colocados siguiendo la inclinación de la escalera.

El Azulejo en Portugal

Hablar de Portugal, y en particular de Lisboa, nos lleva obligatoriamente a pensar en sus azulejos, una tradición cultural muy típica e importante históricamente para los lusos. Precisamente estas baldosas esmaltadas, elaboradas y pintadas a mano, son reconocidas internacionalmente como una notable expresión artística. Este museo nacional es único en el mundo en su género y, aunque no suele aparecer en los principales recorridos turísticos de la ciudad, vale mucho la pena acercarse y visitarlo, tanto por su colección como por acercarnos a lo que representa esta técnica centenaria en el país del fado.

He aquí un consejo de valor a la hora de comprar azulejos en Lisboa y otros rincones de Portugal: adquirir azulejos muy antiguos no es buena idea por muy atractivo que suene, lo más probable es que hayan sido robados de edificios de la ciudad… o incluso sean réplicas.

Ubicación del Museo Nacional del Azulejo

  • R. Me. Deus 4
    • 1900-312 Lisboa, Portugal

Detalles

  • Horario

    •  Martes a Domingo - 10:00 a 13:00 h -- 14:00 a 18:00h 
  • Precio

    • General: 5 €
    • Mayores de 65 años: 2,50 €
    • Menores de 12 años: gratis
    • Primer Domingo de cada mes: gratis

Cómo llegar al Museo Nacional del Azulejo

  • Bus

    •  Parada: Avenida Infante D. Henrique
  • Metro

    • Parada: Santa Apolonia
  • Tren

    • Parada: Santa Apolonia