Portugal

Guia de viaje de

Lisboa

Comida típica de Lisboa

Hoy nos vamos a acercar a un atractivo de la capital que va más allá de sus monumentos, sus vistas, sus barrios o su folclore. Nos referimos a la comida típica de Lisboa, esa que forma parte del día a día de los lugareños y que está presente en los escaparates de las tiendas más famosas. ¿Qué se come en Lisboa?, es la repuesta que hoy vamos buscando.

Bolinhos de Bacalhau, populares pasteles fritos de Lisboa, Portugal
Bolinhos de Bacalhau

La gastronomía portuguesa, gira sobre tres ingredientes básicos: el aceite, el pan y el vino. Pero tiene también tiene ciertas influencias de Asia, África o incluso América, fruto del pasado colonialista del país y que se refleja en el uso de especias como la canela, el piri piri o el pimentón. Mezclas que dan origen a unos platos que tenemos que probar, necesariamente, si estamos en Portugal.

Bacalao, conservas, dulces... La mesa de Lisboa

Portugal, y también Lisboa, es mundialmente conocida por sus recetas de Bacalao. Es cierto que la gastronomía del país es más y los restaurants cada vez innovan más y muestran otras vertientes de estos fogones, pero sin duda cualquier visita a la ciudad requiere detenerse un momento para degustar una de estas recetas. Como aquí en ningún sitio.

Pero si vamos un poco más allá veremos que en el país hay más posibilidades y muchas más delicias. Muchas nos las podremos llevar a casa.

Bacalao en la cocina de Lisboa

No se puede hablar de la gastronomía portuguesa sin mencionar el bacalao. De hecho, se rumorea que tienen más de 1.000 formas de preparar este pescado. Podríamos pasar un año comiendo y cenando cada día bacalao y la receta siempre sería diferente.

Como en nuestra escapada a Lisboa ni tenemos tiempo a tantas recetas, ni probablemente queramos comer bacalao todo el tiempo, la receta de bacalao que tenemos que probar en Lisboa es el bacalhau com natas, que no es más que este pescado, desmenuzado y horneado con patatas, cebolla y bechamel con nata líquida.

Y si la bechamel no es lo vuestro, hay plan B. Otro plato famoso de bacalao es el bacalao à bras, mezclado con huevo y patatas, normalmente también está aliado con sal y perejil y se acompaña con unas aceitunas negras

Conservas de Pescado

Latas de conservas en una tienda de Lisboa, Portugal
Tienda de latas de conserva © Radiokafka / Shutterstock.com

No podemos dejar de recomendaros que probéis las conservas. En la antigüedad era un alimento básico en la dieta de los soldados que estaban en guerra, pero desde hace unos años se ha convertido en un producto gourmet muy famoso entre los turistas. Las hay de atún, bacalao, pez espada, mejillones… Sin duda las conservas  más populares en Lisboa son las sardinas en lata y en la ciudad existen infinidad de tiendas donde  poder probar y comprar estas codiciadas latitas.

Por cierto, además de degustarlas en lata, en Lisboa y en todo el país también se come mucho la sardina asada, un plato presente en los restaurantes típicos del centro de la ciudad y que nunca falta en las fiestas de los Santos Populares, que se celebra en junio. Precisamente en verano, las sardinas asadas que sirven en las terrazas de las zonas de playa suelen acompañarse con pimientos asados y aceite de oliva.

Licor de Cereza

Uno de los sabores más típicos de Lisboa es el licor de cereza, conocido como ginjinha y no es de extrañar ver en los alrededores de la Plaza Rossio a grupos de turistas haciendo cola para comprarlo en la tienda. Mezclado con aguardiente y azúcar, es suave y económico y, para muchos viajeros, el regalo perfecto para llevarse de Lisboa.

Pastéis de Nata y otros dulces

Pasteles de Nata de Belem típicos de Lisboa, Portugal
Pasteles de Nata

Podríamos decir que es uno de los dulces más conocidos en todo el mundo y no estaríamos mintiendo. Aunque podréis encontrarlos en la mayoría de pastelerías y cafeterías de Lisboa, el lugar por antonomasia donde comprar estos pastéis de Belem es la tienda-cafetería Pastéis de Belém, ubicada en el barrio de Belém. Imprescindible es la visita y recorrido por Belém e imprescindibles son sus pasteles.

Encontrarla no será nada difícil, pues a la entrada a diario se forma una larga cola de portugueses y turistas deseando comer un bocadito de esta delicia lisboeta.

Otra de las pastelerías más famosas de Lisboa para probar los pastéis de nada y otros dulces típicos, es la Confeitaria Nacional.

Y ya que nos hemos venido a lo dulce, tampoco podemos dejar de probar las tejas, las rochas (un pastel que tiene forma de roca y está hecho con canela, miel y frutos secos), los Pingos de Tocha o el Folar de Valpacos, un bollo relleno de pollo, embutido o carne. Casa Brasileira es uno de los mejores lugares para hacerlo.

Chocolate

Aunque la fama europea por el chocolate se la lleva Bélgica, en Lisboa también hay un café donde probar uno de los mejores chocolates de la ciudad. Se trata del café Bettina & Niccolò Corallo, regentado por una familia que realiza artesanalmente chocolate. Con flor de sal, pimienta, jengibre… un sinfín de sabores para degustar chocolate portugués acompañado con un buen café.