Guia de viaje de

Roma

Coliseo Romano

Declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1980, es uno de los monumentos más emblemáticos y visitados de Roma. El Coliseo Romano es uno de los lugares, no de Roma, ni de Italia, si no del mundo entero, en que lo contado no vale casi nada y verlo lo vale casi todo.

Atardecer en el Coliseo - Coliseo Romano - Guía de Viaje Roma - Buendía Tours

Aun así, partiendo de ese casi nada, hoy en nuestros días en Roma, queremos dirigirnos al Coliseo Romano (ese casi todo). Queremos poner en estas letras lo imponente de la figura del Coliseo de Roma, lo maravilloso de su impacto sobre la ciudad, lo intacto de su historia, lo veloz del tiempo en su interior, lo atronador de todas las voces que claman desde sus gradas. La mejor manera de descubrir el Coliseo Romano es en nuestra visita guiada Coliseo, Foro y Palatino.

Historia del Coliseo Romano

El Coliseo Romano llegó a nuestras vidas siendo, nunca mejor dicho, el coloso que aún hoy es. Y fue siempre inmenso por muchos motivos: por haber sido el símbolo de una época gloriosa, por haber sido el espectáculo del mundo, por aglutinar una forma de vivir y una manera de entender la vida. Pero como todo, y como todos, el Coliseo de Roma también tuvo su origen, su sentido y antes de ser nada fue la idea de alguien.

Aunque comenzó llamándose no Coliseo, sino Anfiteatro Flavia (en homenaje y recuerdo a la dinastía Flavia que fue la que lo mandó construir), toma prestado este nombre de Coliseo, con el que habría de ser siempre conocido, por la gran estatua de más de 30 metros que había en sus proximidades y que no era otra que el Coloso de Nerón. De esta estatua ya no queda nada, cayó en el siglo V al tiempo que caía Roma, y su pedestal que resistió hasta el siglo XX, no pudo sobrevivir a la Roma de Benito Mussolini, que lo quitó de sus calles porque, resumiendo, le molestaba.

La construcción del Coliseo Romano la empieza Vespasiano en el año 72 dC y decide que lo va a levantar en el espacio que antes ocupaba el estanque de la residencia de Nerón... si del mismo Nerón de la estatua. El Coliseo es terminado por Tito en el año 80 dC y aquí casi nos atrevemos a decir que comienza su primera gran historia, porque levantar semejante construcción en tan solo nueve años, teniendo en cuenta el momento en que nos encontramos, es ciertamente de leyenda.

Cien días duraron los festejos por su inauguración y los excesos de estos días fueron recogidos por diversos autores durante siglos. El Coliseo Romano fue levantado desde el primer momento para dar cuenta de la gloria y de la magnificencia de Roma, del poder de sus gobernantes, de lo poderoso de su brazo y para el entretenimiento de su pueblo.

El Coliseo de Roma es Patrimonio de la Humanidad, ¡cómo no iba a serlo! Y desde el siete de junio atesoró el ser, de manera oficial, pues siempre lo fue, una de las siete maravillas del mundo.

Descubre todo lo que tiene que ofrecerte "la cittá" en nuestro free tour Roma en español.

Qué se celebraba en el Coliseo Romano

Las celebraciones en el Coliseo Romano, si no eran constantes, poco les faltaba para serlo. Cada victoria militar, cada emperador, cada festejo acababan en las gradas del Coliseo. Hecho para albergar a más de 50.000 personas en muchas en muchísimas ocasiones se quedó pequeño pues la afluencia por parte del pueblo de Roma, desde los más pudientes hasta los últimos escalones de aquella sociedad tan estratificada, fue constante, febril.

-Arena Coliseo Roma - Coliseo Romano - Guía de Viaje Roma - Buendía Tours

La arena del Coliseo de Roma servía para diferentes espectáculos. Aquí se llevaban a cabo las ejecuciones sobre todo las que venían provocadas por motivos religiosos, las persecuciones y el fin de los cristianos en esa arena ha sido fuente inagotable de libros y películas. Cabe decir que cuanto más numerosas eran estas condenas a muerte y más sangrientas se anticipaban, más acudían los romanos a ellas.

Además de las ejecuciones, el Coliseo Romano abría las puertas para luchas de animales, de animales entre ellos y de animales contra personas. Y aquí cuanto más exóticos fueran los animales de mucha más calidad se consideraba la “representación”. Desde todos los rincones del mundo conocido se trajeron las bestias y los enfrentamientos dieron lugar a cruces de lo más variopinto. La jornada de fiesta, en estas ocasiones estaba servida.

Llegaron a celebrarse batallas navales, pero no representadas, recreadas y para ello inundaban, a través de un moderno sistema para aquellos días, la arena.

Pero si algo vive, y pervive aún, en el Coliseo, sin duda son las luchas de los gladiadores. Los gladiadores llegaron a ser uno de los bienes más preciados y, si bien la historia les dio a estas vidas las formas que más se ajustaban a los guiones de cine sobre todo, acertando a veces y alejándose un poco de la realidad en otras ocasiones, en lo que hay unanimidad es en reclamo que estos hombres suponían en la arena del Coliseo. Sobre ellos se invertía, se apostaba y sus combates enfervorecían a un público que iba dispuesto dejarse conquistar.

Durante 500 años se le da uso al Coliseo Romano. Es muy difícil calcular las vidas que se perdieron en él, pero eran, sin duda, otras maneras de vivir, otras formas de entender la vida. La magia se encuentra en poder ver estas formas durante la visita. La magia entonces, podemos decir, está en el Coliseo.

Construcción del Coliseo Romano

La tarea de levantar el Coliseo Romano fue de todo menos sencilla. No fue fácil, por un lado, por las técnicas con las que se contaba en el momento y, por otro lado, por las previsiones que había que adoptar para dar cabida a las 50.000 personas a las que había que alojar. Para ellas hubo que disponer no solo las diferentes filas de asientos que componen sus gradas y que aún hoy podemos ver. Para ellas, de la misma manera, se construyeron fuentes de agua potable, letrinas, auténticas innovaciones del momento.

La mano de obra encargada fueron, según data la historia, la mano de más de 60.000 esclavos judíos y si bien es verdad que no se sabe cuál fue el precio de semejante empresa, si sabemos que el dinero necesario para ello salió del saqueo de la ciudad de Jerusalén.

Coliseo de Roma y Arco de Constantino - Coliseo Romano - Guía de Viaje Roma - Buendía Tours

La construcción de este emblema de Roma se hizo con las más novedosas e ingeniosas técnicas de ingeniería, arquitectura y cuantas artes hubieran sido precisas. Un ejemplo de esto es la técnica romana de las piezas estandarizadas. Cómo las dificultades en otro sentido se hubieran multiplicado, lo que idearon fue construir las gradas y las escaleras fuera del coliseo, en talleres, y una vez construidas -todas ellas iguales- se llevaron para su montaje definitivo. En esta misma línea se fue levantando todo el edificio, bajo la dirección de cuatro equipos (más un quinto que servía de apoyo) que trabajaban de manera simultánea aunque independiente. De alguna manera lo que hicieron fue montar un puzzle, cada equipo tenía que dar forma a su pieza y luego todos ellos tenían que hacer que esas piezas encajaran. A la vista está que supieron hacer que las piezas coincidieran.

Si no se escatimó en mano de obra, ni en dinero, ni en técnicas modernas de construcción, tampoco se hizo en materiales. El Coliseo está hecho con mármol travertino (para traerlo hasta aquí desde el Tiber incluso se construyó una calzada), mármol, ladrillos, azulejos y otra innovación: “opus caementicium”, una mezcla de grava, arena, cal y arena.

Quieres descubrir el Coliseo Romano

Visita guiada al Coliseo

Características y arquitectura del Coliseo Romano

El Coliseo Romano tiene forma de óvalo, es un gran óvalo de 189 metros de largo por 156 metros de ancho y 48 metros de altura.

La arena, ese espacio en el que todo ocurrió, era (o es) más bien un escenario, las ejecuciones, las batallas, las luchas y los espectáculos que os contamos sucedían sobre una plataforma de madera que se cubrió de arena. Este espacio tiene unas dimensiones de 75 por 44 metros.

Si hay un elemento que hemos visto hasta la saciedad en el cine y que nos han contado, hasta esa misma saciedad, en los libros, son sus gradas. Ochenta filas de gradas que se ocupaban por riguroso orden de clases:

  • en las filas más cercanas a la arena, los más notables, los senadores, los emperadores y sus familias
  • los aristócratas que no estaban en el senado, tras ellos
  • los ciudadanos, más adelantados, los ricos y ocupando sitios tras estos, los más pobres, a continuación.
  • Las mujeres pobres tenían reservadas las últimas gradas

Desde el exterior es universalmente conocida su fachada. En ella hay cuatro niveles: los tres primeros son ochenta arcos y el cuarto es una pared ciega.

Y aún tiene el Coliseo, un elemento importante más, el velario, un techo de lona accionado mediante poleas por los marineros de la flota romana.

Elige tu visita guiada al Coliseo o compra tu entrada directamente y  evita hacer colas de entrada.

 -Visita interior Coliseo de Roma - Coliseo Romano - Guía de Viaje Roma - Buendía Tours

Curiosidades del Coliseo Romano

Gracias a sus años siglos de historia, el Coliseo Romano es un monumento conocido mundialmente y que recibe millones de visitas al año, pero también esconde algunas curiosidades y datos poco sabidos que desde Buendía Tours te vamos a descubrir. 

  • Los asientos del Coliseo Romano significaban jerarquía. Si pertenecías a la sociedad romana alta, como senadores, tu sitio estaba en los niveles inferiores, más cerca de lo que pasaba en la arena. En cambio, mujeres, hombres y esclavos tenían sus asientos en los niveles superiores. 
  • Actores, enterradores y gladiadores retirados no eran bienvenidos en el Coliseo Romano y no podían acudir a los espectáculos allí celebrados. 
  • El tiempo de construcción del Coliseo de Roma, ¡fue de solo 10 años!
  • El Coliseo Romano se construyó por tres razones: como un regalo por parte de la dinastía de los Flavios a los ciudadanos, para el entretenimiento, y para demostrar al mundo el poder de las técnicas de la ingeniería romana.
  • Todo tipo de animales fueron expuestos y asesinados en el Coliseo de Roma: leones, hienas, cocodrilos, cebras, osos, hipopótamos…
  • ¿Qué a los ciudadanos romanos no les gustaba el espectáculo? Pues tiraban frutas desde los asientos al centro del anfiteatro.

Ubicación del Coliseo Romano

  • Piazza del Colosseo, 1
    • 00184 Roma RM, Italia

Detalles

  • Horario

    • Lunes a Domingo - 9:00 a 16:30 h 
  • Precio

    • Entradas con acceso prioritario al Coliseo, Foro Romano y Monte Palatino: 21 €
    • Coliseo: visita guiada con acceso sin colas: 34.90 €

    • Tour en grupo reducido al Coliseo y a la Antigua Roma con Foro Romano y Monte Palatino: 39 €

    • Combo (Ahorra un 5%): entradas sin colas a los Museos del Vaticano y al Coliseo: 46.50 €

    • Acceso a la arena del Coliseo: visita al Coliseo con el Foro Romano y el monte Palatino: 48 €

    • Visita exclusiva al Coliseo subterráneo con el Foro Romano y el monte Palatino: 70 €

    • Roma en un día: visita guiada al Coliseo, Vaticano y Capilla Sixtina: 85 €

    • Combo: entradas al Coliseo y la Galería Borghese: 48 €

    • Entradas Coliseo y Foro Romano con vídeo multimedia: 30 €

    • Combo (Ahorra un 5%): entradas al Coliseo y al Castillo de Sant'Angelo: 35.15 €

Cómo llegar al Coliseo Romano

  • Metro

    • Parada: Coliseo