Guia de viaje de

Roma

Circo Máximo Romano

Junto con los teatros y los anfiteatros, el circo máximo romano era una de las grandes instalaciones lúdicas construidas para la diversión del pueblo. En el Circo Máximo de Roma, cabían ni más ni menos que 300.000 espectadores. Una imponente audiencia teniendo en cuenta que, para los romanos, estos juegos públicos eran gratuitos y un derecho, no un lujo al alcance de pocos.

Circo Máximo de Roma

En Roma apenas queda rastro de lo que fue el Circo Máximo. Sobrevive la explanada con la forma que en su día tuvo este circo romano, el mayor de la antigua civilización romana con sus más de 600 metros de largo y casi 120 metros de anchura.

Historia del Circo Máximo

Situado entre los montes Aventino y Palatino, el Circo Máximo, como su propio nombre indica, fue el más grande en la capital de Italia. Se construyó en el siglo VI a.C. y, al principio, su uso era exclusivo para las carreras de carros

En el año 50, Julio César quiso ampliar el circo para albergar en él más juegos. En el 81 se construyó un arco del triunfo para rememorar al emperador Tito. Permaneció dedicado al ocio de los romanos durante bastante tiempo, sin embargo, después se convirtió en zona agrícola y a partir del XIX fue un espacio para fábricas, viviendas, comercios y almacenes del Gazometro de Roma, es decir, un recinto para la explotación y distribución de gas. Con el paso de los años, el circo máximo romano tuvo tres incendios que fueron dañando el lugar hasta el punto en el que se encuentra en la actualidad, restos. 

Qué se celebraba en el Circo Máximo Romano

Las carreras de carros eran uno de los deportes más populares entre la población romana. Aunque a simple vista pueda parecer que los aurigas simplemente daban vueltas al Circo Máximo, se trataba de una competición de mucho riesgo. Los corredores, subidos en carros tirados por caballos, no solo podían perder su prestigio, también se jugaban más que un premio. Sin ir más lejos, algunos de ellos eran esclavos que luchaban para ganarse la libertad. Si os decidís a la visita a este lugar, no dejéis de ver en Semana Santa la película de “Ben-Hur”, verés que Charlton Heston no os parece el mismo…

Por otra parte, y aunque lo más popular eran las carreras de carros, también era habitual que se produjeran otro tipo de espectáculos:

  • Exhibiciones ecuestres: eran realizadas por los desultores, es decir, jinetes expertos que hacían acrobacias montados en sus caballos.
  • Ludus Troianus: los jóvenes pertenecientes a la aristocracia romana llevaban a cabo un simulacro de batalla.
  • Carreras pedestres: cientos de participantes daban vueltas a pie a la pista del Circo Máximo. Solían durar horas.

 

Circo Máximo en Roma Buendía Tours

El Circo Máximo Romano en la actualidad

En su momento el Circo Máximo romano era uno de los lugares más importantes de la ciudad de Roma. Un lugar donde la pasión, la diversión, el miedo, la valentía y la fuerza brotaban entre participantes y espectadores.

En la actualidad, no quedan restos ni vestigios de lo que llegó a ser este gran circo romano y nos tenemos que conformar con una explanada con la forma del recinto. Al quedar solo este espacio, solemos elegir otras visitas durante nuestros días en Roma. Pero desde Buendía Tours os animamos a ir hasta allí y a poner toda nuestra imaginación al servicio de recrear lo que tuvo que haber llegado a ser.

Ubicación del Circo Máximo Romano

  • Vía del Circo Massimo
    • 00186, Roma, Italia

Detalles

  • Horario

    • Abierto al público
  • Entradas

    • Gratuito

Cómo llegar al Circo Máximo Romano

  • Tranvía

    • Parada "Aventino/Circo Massimo"
  • Bus

    • Parada "Cerchi/Porta Capena" y "Circo Massimo"