España

Guia de viaje de

Sevilla

La Torre del Oro

Sevilla y Torre del Oro forman un binomio, uña y carne, que es leyenda viva de la ciudad. Este magnífico legado histórico es sin duda uno de los lugares imprescindibles de Sevilla. Visitar la Torre del Oro es por tanto conocer de primera mano uno de los monumentos más importantes de Sevilla.

Atardecer en la Torre del Oro de Sevilla

A su vez constituye, junto con la Giralda, uno de los símbolos más representativos de Sevilla. Un “must” que recomendamos encarecidamente desde Buendía Tours y por el que también pasamos con nuestras visitas guiadas por Sevilla.

La Torre del Oro, hoy también Museo Marítimo de Sevilla, es una torre defensiva del siglo XIII desde la que se extendía una gruesa cadena hasta la otra orilla del río, para así cortar el paso a los buques enemigos. En definitiva, una torre que protegía la ciudad de las invasiones por el río Guadalquivir.

Esta torre, albarrana al formar parte de un recinto fortificado con el que estaba comunicado, posee tres cuerpos: los dos primeros son dodecagonales, el inicial construido por los almohades entre 1220 y 1221, por orden del gobernador de Sevilla almohade Abù I-Ulà, y el posterior edificado por Pedro I "El Cruel" en el siglo XIV. El tercer cuerpo es cilíndrico y rematado con cúpula, y no fue erigido hasta el siglo XVIII, construido en 1760 por el ingeniero militar Sebastián Van der Borcht. Por tanto, la Torre del Oro destaca por tener tres cuerpos perfectamente distinguibles y cada uno de ellos construido en un período distinto. 

Uno de los momentos más críticos por los que ha pasado la Torre del Oro fue durante la Revolución de 1868, cuando los revolucionarios demolieron los lienzos de las murallas y los pusieron a la venta. Los hispalenses se levantaron casi en armas, oponiéndose en todo momento a ese sacrilegio, y gracias a su intervención la Torre no fue destruida.

La altura de la Torre del Oro es de 36 metros, algo más de un tercio de lo que mide la otra Torre en mayúsculas de Sevilla, la Giralda (94,69 metros). La Torre del Oro de Sevilla fue declarada monumento histórico-artístico en 1931.

Dicen que le debe el nombre al brillo dorado que reflejaba la torre sobre el río. En la restauración de 2005 se averiguó que este brillo, anteriormente atribuido a un revestimiento de azulejos, se debía a una mezcla de mortero de cal y paja prensada.

Cabe destacar que el 13 de agosto de 1992, año de la Exposición Universal de Sevilla, la Torre del Oro se hermanó con la Torre de Belem en Lisboa y que desde 1944 alberga en su interior un Museo Naval. Se trata de un pequeño pero coqueto lugar de exhibición en el que se pueden ver maquetas, documentos históricos, grabados, cartas naúticas e instrumentos de navegación.

La Torre de Plata, su hermana desconocida

El principal objetivo de la torre, como decíamos, era defender la entrada fluvial hacia el Puente de Barcas y, por tierra, el acceso al Arenal con su actividad industrial. Esta torre se unía a otra Torre, la de Plata, a través de unos lienzos de muralla llamado "coracha" que a su vez lo hacían con el Alcázar.

Así pues, la historia de la Torre del Oro va ligada también a su hermana, la “desconocida” Torre de la Plata. Esta, a diferencia de la del Oro, es de origen Almorávide o Almohade y de planta octogonal, cuyos lados son irregulares. Se conocían dos estancias, una planta baja sobre la cual se situaba una planta principal que daba acceso a la cubierta superior cerrada por un antepecho almenado. Probablemente en su origen los paramentos de la torre estuvieron cubiertos por un enlucido encalado, de ahí el nombre de Torre de la Plata con el que siempre se ha conocido a esta atalaya. Junto a la Torre de la Plata, se encontraba el Postigo del Carbón, que era uno de los accesos principales desde el puerto.

La Torre de la Plata, aún en pie en la calle Santander, ha visto cómo su melliza era declaraba monumento histórico-artístico y cómo la misma Armada se involucraba en su restauración hasta hacer de ella un Museo Naval. Así, la rebautizada por Fernando III como Torre de la Victoria quedó oculta bajo la vegetación a partir del 1868, cuando quedó totalmente aislada de la Torre del Oro, y pasó de ser torre defensiva a refugio para indigentes hasta 1992, cuando se restaura para la Exposición de Sevilla.

Qué ver y qué hacer en la Torre del Oro

Este monumento es sin duda uno de los lugares más conocidos e imprescindibles de Sevilla. Una edificación que te encontrarás sí o sí cuando recorras Sevilla, y de la que también puedes disfrutar con Buendía mediante nuestras excursiones y visitas guiadas. Cabe señalar que antes de ser museo, el monumento fue usado como capilla, prisión de nobles, almacén de pólvora, oficinas de la Capitanía de Puerto y Comandancia Naval.

En la actualidad, la Torre del Oro alberga un pequeño, aunque interesante, Museo Naval que comprende dos plantas visitables y una terraza panorámica que nos deleitará con una de las vistas más bonitas sobre Sevilla. Es también una buena opción en caso de visitar Sevilla con niños, pues el enclave es inmejorable. Para verla en su máximo esplendor, debemos acercarnos al Puente de San Telmo, a Los Remedios o al vecino barrio de Triana, desde donde tendremos excelentes vistas. 

Ubicación de la Torre de Oro de Sevilla

La Torre del Oro de Sevilla está situada en el margen izquierdo del río Guadalquivir. Concretamente, en el Paseo de Cristóbal Colón, a escasos pasos del Puente de San Telmo, la Plaza de la Maestranza o el Real Alcázar. La encontraremos por tanto en el centro neurálgico de la ciudad.

Su dirección exacta es: Paseo de Cristóbal Colón, s/n, 41001 Sevilla

  • Horario

    • 9:30 a 18:45 h - Lunes a viernes
    • 10:30 a 18:45 h - Sábado y domingo
    • Festivos cerrado
  • Precio

    • Adulto: 3 €
    • Estudiantes, niños de 6 a 14 años, jubilados y pensionistas acreditados: 1,50 €
    • Menores de 6 años y minusvaidos: Gratis
    • Lunes: Gratis

    * 2 € Audiogía Museo Naval  (español, francés, inglés, alemán e italiano)

Cómo llegar a la Torre del Oro

  • Metro

    • L1 - Parada "Puerta de Jerez"
  • Bus

    • Líneas 3, 21, 40, 41, 42, A2, C4, EA - Parada "Paseo Colón"