España

Guia de viaje de

Sevilla

La Giralda

Icono de iconos, el monumento más emblemático de Sevilla aúna lo mejor del crisol de culturas que se dio en la ciudad hispalense entre almohades y cristianos. Una torre admirada e influyente a lo largo de su historia, tan bella como las vistas que ofrece. La Giralda es sin duda una de las mejores cosas que ver en Sevilla, un edificio que a nadie deja indiferente.

Giralda de Sevilla

Al abrigo de la seo hispalense, la Catedral, la Giralda uno de los imprescindibles de Sevilla en tu visita turística por Andalucía. Un sitio que atrapa a todos sus visitantes y que puedes conocer en profundidad en los recorridos guiados por Sevilla que ofrecemos en Buendía Tours.

Historia de la Giralda

La Giralda de Sevilla tiene su origen durante el periodo almohade, cuando se convierte en capital de Al-Ándalus. Esta torre lleva siglos constituida por dos cuerpos diferentes perfectamente unidos, siendo una mezcla impecable de las dos culturas predominantes en la historia de la ciudad: la almohade y la cristiana.

La parte musulmana es la más antigua y fue iniciada en 1184 por el Califa Abu Yabub Yusuf, con el objetivo de ser el alminar de la Mezquita de Sevilla. Para sus cimientos se emplearon piedras de monumentos romanos. Alí de Gomara continuó la construcción en ladrillo basándose en el alminar “gemelo” de la Mezquita Kutubia de Marrakech, obra maestra del arte hispano-magrebí.

Fue en el siglo XVI cuando se añadió el actual cuerpo cristiano, el campanario que remata la torre, a cargo del arquitecto Hernán Ruiz II, coronándolo con el Giraldillo, veleta que da nombre a este monumento emblemático de Sevilla. Su edificación concluyó en 1568 con la añadidura de este cuerpo renacentista de campanas.

El siguiente cuerpo que está encima de las campanas es el de las azucenas. Cuenta con cuatro jarras de azucenas de bronce, una en cada esquina, aunque las actuales son réplicas. Y encima de este existe otro cuerpo más de estilo renacentista. En 1987 pasó a la lista del Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Arquitectura

La torre, debido a su compleja historia, está constituida por varios cuerpos perfectamente imbricados, ejemplo del crisol de culturas existente en la ciudad. La Giralda se compone de un prisma central de base cuadrada, rodeada por los cuatro muros externos. Entre ambas estructuras, las rampas de subida.

La decoración exterior se basa en vanos bíforos o ajimeces, con arcos de herradura semicirculares o polilobulados, rodeados por alfiz y acogidos por otro gran arco lobulado apuntado. En las calles laterales existen arcos murales que vistos de lejos parecen una red de rombos.

En el cuerpo de campanas se aprecian los magníficos trabajos de sus ventanales, donde destacan los arcos y capiteles de ascendencia califal. El último cuerpo de la torre almohade tiene una tinaja, un remate renacentista sobre el que gira una estatua femenina de bronce que representa “la fe victoriosa”: el Giraldillo.

El interior de la Giralda es muy sencillo, sin apenas ornamentación, una decoración austera y delicada que responde a los principios del movimiento religioso almohade: una combinación de belleza y sencillez.

El Giraldillo

El Giraldillo o Santa Juana es el nombre que recibe la imagen que corona la torre de La Giralda. La Veleta de Sevilla, de hecho, es la que da nombre a la Giralda, y no al revés. La escultura está fundida en bronce, pesa unas 1,5 toneladas, mide 3,47 metros de altura. Representa a una mujer con túnica con una palma en una mano y en la otra un gran escudo guerrero, una alegoría del Triunfo de la Fe Victoriosa, inspirada en la Palas Atenea de Raimondi.

Giraldillo sobre la Catedral de Giralda en Sevilla
El Giraldillo

En el siglo XVI, el Cabildo de la Catedral encarga a Hernán Ruiz II la modificación del alminar árabe de la antigua Mezquita Mayor. El arquitecto añadió cinco cuerpos de altura y sobre el último ubicó una gran veleta de cuatro metros de altura: el Giraldillo. La escultura es una obra del escultor Juan Bautista Vázquez el Viejo a partir del modelo diseñado por el pintor Luis de Vargas. Desde 1568 ha coronado la Giralda, exceptuando un breve período de tiempo, entre 1999 y 2005, para su restauración.

La razón del nombre de la Giralda es que en su cúspide hay una tinaja con una escultura, el Giraldillo, que servía de veleta girando en función de la dirección del viento. De ahí su nombre.

Qué es la Giralda

La Giralda es la torre campanario de la Catedral de Sevilla y el monumento más emblemático de la ciudad. Siempre admirada, es también una de las imágenes más famosas de toda Andalucía y de España. La Giralda es junto a la Torre del Oro los dos grandes símbolos de la urbe hispalense. En una visita de turismo por Sevilla hay muchas cosas que apreciar, pero casi ninguna como la Giralda. Este fascinante icono de la historia de la ciudad es también la joya mejor conservada de época almohade y del renacimiento, uno de los imprescindibles de Sevilla y una obra que nadie debería perderse.

Curiosidades de la Giralda de Sevilla

La Giralda cuenta con una altura de 104,1 metros con el Giraldillo incluido, superando en altura a la Torre de Pisa o al Big Ben de Londres. No en vano, fue durante varios siglos la torre más alta no solo de España, sino de toda Europa. En Sevilla, solo la Torre Pelli, y a partir de 2015, es más alta que la Giralda.

Recientemente se ha descubierto que en la época almohade y renacentista no mostraba el ladrillo tal como lo vemos hoy en día, sino que estaba revestida de color rojo.

El campanario de la Giralda tiene un total de 24 campanas, cada una con su propio nombre. Es la Catedral de España con mayor número de campanas.

A la derecha del principal monumento arquitectónico de Sevilla hay una puerta conocida como la del lagarto. Mirando desde arriba, se aprecia un cocodrilo junto a un colmillo de elefante, un bastón de mando y el bocado de un caballo.

Hay réplicas de la Giralda en Kansas City, en Carmona (Sevilla), Arbós (Tarragona) o en Badajoz.

Un terremoto en 1356 hizo temblar Sevilla y provocó la caída del "yamur", 4 esferas doradas que brillaban bajo el sol y fue que fueron sustituidas por un campanario de madera. El edificio también sobrevivió siglos después al célebre terremoto de Lisboa.

Dice la leyenda que los musulmanes, viéndose derrotados, pidieron derribar la torre para que no cayera en manos cristianas. Alfonso X el Sabio lo evitó amenazando que por cada ladrillo que faltara él cortaría las mismas cabezas…

Recorrido por la Giralda

La Giralda es una de las mejores cosas que visitar en Sevilla. Para acceder hasta el campanario se realiza un recorrido no muy exigente, con 35 rampas, que ofrecen una panorámica inmejorable de la ciudad a vista de pájaro. No tiene escaleras precisamente para que el sultán subiera montado a caballo para ver la bella estampa que se divisa. Sus rampas, bastante holgadas, permiten que el flujo de personas no sea agobiante durante la subida. Lo mejor es ir subiendo con calma y disfrutando de las vistas sobre el patio de los Naranjos, las gárgolas y pináculos de la Catedral y sobre los Reales Alcázares.

Ubicación de la Giralda de Sevilla

Está ubicada en centro de la ciudad hispalense, concretamente en el Barrio del Arenal, en la conocida Avenida de la Constitución.

Su dirección exacta es: Av. de la Constitución, s/n, 41004 Sevilla

  • Horario

    • 11:00 a 15:30 h - Lunes
    • 11:00 a 17:00 h - Martes a Sábado
    • 14:30 a 18:00 h - Domingo
    • 11:00 a 13:00 h - 5 Enero, 24 y 31 Diciembre

    Cerrado: 1 y 6 Enero, 25 Diciembre 

  • Precio

    • General: 10 €
    • Pensionistas y estudiantes hasta 26 años: 5 €
    • *Gratis

     

*Lunes de 16:30 a 18:00 h, nacidos o residentes en la Diócesis de Sevilla, menores de 14 años (acompañados de adultos) o desempleados, discapacitados con un grado superior al 65% y su acompañante.

Cómo llegar

  • Metro

    • Línea 1 - Parada "Puerta de Jerez"
  • Tranvia

    • Parada "Archivo de Indias"
  • Tren

    • Parada "San Bernardo"
  • Bus

    • Líneas C1, C2, C3, C4, 5, 41, 42 - Parada "Jardines de Cristina"