España

Guia de viaje de

Sevilla

Cementerio de San Fernando

Los cementerios, aparte del uso conocido por todos, son a veces auténticos guardianes de un bellísimo arte en forma de mausoleos, esculturas, etc. Es por eso que son museos que reciben al año la visita de miles de turistas. Esto es lo que ocurre con el Cementerio de San Fernando en Sevilla, que es un camposanto teñido de arte, patrimonio y cultura

Cementerio de San Fernando-Sevilla-Qué ver-Monumentos principales-Guías de viajes Buendía Tours

Sabemos que el abanico de visitas por Sevilla, es inmenso, pero cada vez más este rincón de la ciudad se vuelve más y más atrayente

El Cementerio de San Fernando, reposo de ilustres sevillanos

Para entender un poco el origen de la historia de este cementerio sevillano, hay que recordar que, hasta el siglo XVIII, la gente se enterraba dentro de las iglesias. El 1 de enero de 1853, abre este camposanto, para dar solución a, principalmente, la necesidad de enterrar a muchas personas en un mismo lugar y no exclusivamente en iglesias y cementerios provisionales, ya de por sí abarrotado.

Este cementerio de San Fernando, fue obra del arquitecto Balbino Marrón, que ideó un espacio articulado en torno a una avenida principal, pensado tanto para grandes mausoleos o panteones como para los nichos de las familias menos pudientes. Con el tiempo este lugar se convirtió en el último reposo de escritores, toreros, cantaores, artistas, genios del flemenco…y por ello el atractivo de su visita aumenta son los años. ¿Queréis saber quién está enterrado en el Cementerio de San Fernando de Sevilla?

Qué podemos ver en el Cementerio de San Fernando

Los maestros del flamenco y la música enterrados en San Fernando

En San Fernando encontraréis la tumba donde descansa Juanita Reina. Para los amantes del flamenco,  aquí se encuentra aquí la escultura de Pastora María Pavón Cruz, conocida como ‘La Niña de los Peines’. También destacamos el monumento, con un ángel llevando una guitarra que alza al cielo, a Manuel Serrapí Sánchez, el ‘niño Ricardo’, uno de los guitarristas flamencos sin duda más conocidos, al que el gran Paco de Lucía describía como su maestro.

 Aníbal González en el Cementerio de San Fernando

Aníbal González no solo es el artífice del Parque de María Luisa o de la Plaza de España, en el Cementerio de San Fernando también podréis apreciar varias de sus mejores obras escultóricas.

Una de sus creaciones es su propio panteón (y el de su familia), ubicado entre la Glorieta del Cristo de las Mieles y la Glorieta de la Piedad. Dentro del mismo se encuentra una copia del Cristo del Cachorro original de Triana. Dejó otros grandes panteones, uno de los más destacados es López Solé, de Emilia Scholtz, viuda de Cayetano Luca de Tena y Álvarez Ossorio. De estilo renacentista, es la de mayor tamaño del recinto. Pero también la capilla de la familia Peyré, propietaria del comercio más antiguo de Sevilla en la calle Francos.

Toreros enterrados en el cementerio de San Fernando

En este camposanto descansan los restos de Joselito “el Gallo”, Paquirri, El Espartero o Juan Belmonte.

El mausoleo más destacado es el Joselito “el Gallo”. Considerado uno de los toreros más famosos de la historia, convertido en leyenda por su prematura muerte a los 25 años, tiene aquí un hogar de yacimiento que muchos asemejan a las esculturas de Rodin. Justo enfrente podréis ver la tumba en mármol negro de Francisco Rivera Paquirri, otra recordada figura del toreo.  Y aquí podéis ver también las esculturas de Juan Belmonte; de Manuel García ‘El Espartero’; o de Francisco Vega de los Reyes, más conocido como ‘Gitanillo de Triana’.

    Recorre Sevilla y conoce su historia

    Free Tour Sevilla

    El Cristo de las Mieles y la leyenda de Antonio Susillo

    En el mismo corazón del cementerio se erige el Cristo de las Mieles, obra de Antonio Susillo, uno de los escultores más famosos de Sevilla en el siglo XIX. Un artista que llegó a hacer esculturas para el zar de Rusia. La historia dice que Susillo se suicidó solo un año después de completar este Cristo crucificado, del que no se sabe a ciencia cierta, quién se lo encargó. La leyenda cuenta también que Susillo talló las piernas al ‘revés’ y al ver el fallo en la obra terminado, se vio tan afectado que se quitó la vida.

    El Cristo de las Mieles fue bautizado así porque en el verano de 1907 brotaba miel de su boca. Literalmente. ¡Hasta el Vaticano envió un emisario para averiguar de qué se trataba! Al final, la explicación era más sencilla: se estaba fundiendo un panel de abejas que había en su interior. La tumba del propio Antonio Susillo, enterrado aquí en 1940, es una de las más impresionantes que encontraréis.

    Tumba de Don Miguel Tenorio

    La tumba de este secretario de la reina Isabel II de España, destaca por estar repleta de símbolos masónicos como la garra de León, las adormideras, Clepsidra o el uróburo.

    El reposo del gran Antonio Machín

    A la tumba de este mulato cubano ‘nacionalizado’ sevillano nunca le faltan flores, y mucho menos gardenias. El sepulcro del afamado cantante de boleros es un sitio de peregrinación para muchos compatriotas y seguidores.

    Otras figuras y personajes de renombre enterrados en San Fernando

    • Ramón Sánchez Pizjuán: El que fuera presidente del Sevilla, que da nombre al estadio del club hispalense.
    • Los pintores José Villegas Cordero y José García Ramos.
    • La tumba de Gertrudis Gómez de Avellaneda. Esta escritora, todavía desconocida para el gran público, es considerada como una de las mejores poetisas hispanoamericanas de la historia, así como una precursora de la novela hispanoamericana y del feminismo.

    Ubicación del Cementerio de San Fernando

    Está situado en el Barrio de San Jerónimo. 

    Su dirección exacta es: Avenida Doctor Fedriani, S/N

    • Horario

      • 8:00 h  a 17:30 h - lunes a domingo
      • 8:00 h  a 16:00 h  - del 1 de junio al 30 de septiembre

    Cómo llegar al Cementerio de San Fernando

    • Bus

      • Líneas 3, 10,C6A, C6B, 1100,1140,1150, 2160, A2(nocturno)
    • Tren

      • Línea C5 - Parada Estación de San Jerónimo