España

Guia de viaje de

Sevilla

Castillo de San Jorge en Triana

El Castillo de San Jorge de Sevilla es otro más, pero uno sin igual, de los vestigios almohades aprovechados por los cristianos. Y esta fortificación medieval, construida en la margen derecha del río Guadalquivir, es uno de los mejores sitios que visitar en Sevilla. Sede y prisión de la Inquisición Española, fue derribada y reconvertida en el Mercado de Triana. Hoy, nos ha llegado como un Centro Museístico y de Interpretación de una época oscura y llena de horrores.

Castillo de San Jorge en el Barrio de Triana en Sevilla

En el barrio de Triana, el Castillo de San Jorge es una de las paradas del Free Tour por el Barrio de Triana. Quizá el Castillo de San Jorge no figure como uno de los lugares importantes de Sevilla, pero encastrado en uno de los barrios más famosos de Sevilla, el Barrio de Triana, sin duda es una de las cosas que hacer si estamos pasando unos días en Sevilla.

Historia del Castillo de San Jorge

El origen del Castillo de San Jorge de Sevilla es desconocido, aunque se cree que fue erigido por los visigodos que levantaron los muros del castillo para proteger a la población de los ataques de Leovigildo.

El Castillo de San Jorge, llamado Gabir por los almohades, estaba defendido por una muralla con diez torres, un foso y una barbacana.

El Castillo pasó a la Orden de San Jorge, de ahí el origen de su nombre, pero cayó en cierto desuso hasta que se convirtió en sede de la Inquisición desde 1481. La Inquisición lo usaría entre otras cosas como prisión, hasta su marcha definitiva en 1785. Eso sí, lo iría abandonando en varias ocasiones por el deterioro tras sucesivas inundaciones. Fue el conde duque de Olivares quien se encargó de sus reparaciones y vicisitudes.

La fortificación fue demolida entre 1800 y 1803 y aprovechando su derribo, se construyó un mercado y se urbanizó la zona, dando forma a las actuales Plaza del Altozano, calles San Jorge, Castilla, Callejón de la Inquisición, etc.

Dentro era una auténtica ciudad en miniatura con calles propias, casas, una pequeña cárcel y almacenes de comida.

Sede de la Inquisición

El lúgubre pasado del Castillo de San Jorge se debe principalmente a que fue sede del Tribunal de la Santa Inquisición en Sevilla, uno de los periodos más “oscuros” en la capital hispalense. Así, bajo el puente de Triana se conserva la que fuera sede de la Inquisición en la ciudad andaluza, un espacio restaurado en el que aún encontramos algunas de las estancias de dicha institución, como los calabozos. Un lugar, por su encadenamiento a la historia, que no deja de tener cierto atractivo y que se convierte por ello en un lugar de interés en Sevilla.

Tras un período de abandono, en 1481 el Castillo de San Jorge fue ocupado por el Tribunal de la Santa Inquisición. La institución se cobijó aquí hasta 1785.

La Inquisición, un “invento” español que se exportó a otros países y continentes,  estuvo muy arraigada en Sevilla. La ciudad hispalense era una de las urbes más importantes de Europa por su comercio y movimiento de mercancías procedentes especialmente de América, y también contaba aún con un marcado pasado hebrero y musulmán. Circunstancias que alimentaron rumores y denuncias por herejía, hasta el punto que personas como Santa Teresa de Jesús o Pablo de Olavide fueron investigadas por su tribunal. Por ejemplo, se cuenta que el artista florentino Pietro Torrigiano fue apresado por la Inquisición y fallecería en el Castillo de San Jorge en 1522 en una especie de huelga de hambre.

  • El Mercado de Triana

Sobre las ruinas del Castillo de San Jorge se alzó el mercado de abastos del popular barrio de Triana en 1823. Este mercado de Triana ha seguido en funcionamiento hasta la actualidad con sucesivas reformas.

El Mercado de Triana ha logrado reinventarse e integrarse en la actividad cultural, gastronómica y comercial de la ciudad y de su barrio, aquí podemos hacer la compra semanal, degustar productor gourmet o la cerveza Taifa made in Triana, asistir a conciertos y a obras en su pequeño teatro, etc. 

  • Fenómenos paranormales

Tanto el Mercado de Triana como el Castillo de San Jorge son célebres por las historias de miedo que se cuentan sobre ellos. Entre los fenómenos paranormales que se les atribuye, está una niña vestida de blanco que se pasea de noche por el mercado, ruidos a horas imposibles en el interior del castillo, guardias de seguridad que hablan de sonidos inexplicables o incluso visiones, etc. De todas maneras si en vuestra escapada a Sevilla, queréis explorar un poco estos temas paranormales, os ofrecemos la posibilidad de reservar el Tour Sevilla Paranormal, una actividad muy aconsejable para hacer en Sevilla, si sois amantes, aficionados o curiosos de este mundo.

Centro de interpretación del Castillo de San Jorge

En el año 2009 el Ayuntamiento de Sevilla inauguró el proyecto del Castillo de San Jorge, creando un centro de interpretación de las ruinas y de la represión religiosa que supuso la Inquisición Española. Una obra arquitectónica abierta al público en cuyo interior podemos apreciar a entre otras cosas, los calabozos donde encerraba la Santa Inquisición a herejes e impíos y los restos de la cripta del castillo.

En el recorrido por el Castillo de San Jorge, se accede por un lateral del Mercado de Triana, y en su interior podemos ver maquetas, dibujos, vídeos y fotografías sobre el monumento.

Ubicación del Castillo de San Jorge

Se encuentra en el barrio de Triana en Sevilla, concretamente en la Plaza del Altozano. Ubicado a orillas del Guadalquivir, en el corazón de uno de los barrios más conocidos de Sevilla.

Su dirección exacta es: Plaza del Altozano, s/n, 41001 Sevilla

  • Horario

    • 9:30 a 13:30 h / 15:30 a 20:00 h - Lunes a Viernes
    • 10:00 a 14:00 h / 16:00 a 18:00 h - Sábado, Domingo y Festivos
  • Precio

    • Gratis

Cómo llegar

  • Metro

    • Línea 1 - Parada "Plaza de Cuba"
  • Bus

    • Líneas 40, 43 y C3