República Checa

Guia de viaje de

Praga

Casa Danzante

La Casa Danzante de Praga es un edificio de una impresionante belleza situado en la calle Resslova Street, en el centro de Praga,  a orillas del río Moldava. Es uno de los edificios más jóvenes de la ciudad, diseñado en 1992 y terminado en 1996, sin embargo, se ha hecho un hueco entre las muchas iglesias y puentes medievales de la ciudad, convirtiéndose en uno de sus lugares más emblemáticos de Praga y, por tanto, uno de los lugares que hay que ver en Praga.

Casa Danzante en Praga

Si bien Praga es un ciudad de la Europa vieja, que conquista al visitante por su pátina medieval ( no dejéis en este punto de echar un vistazo a nuestros free tours y nuestras visitas guiadas, en español, por Praga, para no perderos ninguno de los lugares imprescindibles de Praga), es igual de cierto que no podemos planear una escapada a Praga sin pararnos a recorres la parte de la ciudad más alternativa. No os preocupéis, en Buendía Tours, estamos dispuestos a enseñaros estos lugares y os animamos a que reservéis nuestro Free Tour Praga Alternativa. La Casa Danzante será una de las paradas… esta casa y muchos lugares más.

Historial de la Casa Danzante de Praga

El diseño de la casa danzante de Praga, no muy tradicional, fue polémico en el momento de su construcción. Los vecinos de la zona protestaron ante la idea de tener un edificio deconstructivista en un barrio plagado de edificios barrocos, góticos y Art Nouveau, alegando que rompería totalmente con la estética predominante en el barrio. Entre sus detractores, y debido a su diseño,  era conocido como “The Drunk House” (La Casa Borracha)

Para el éxito del proyecto fue fundamental el apoyo del entonces presidente checo, Václav Havel, el cual vivió durante décadas junto al edificio, y confiaba en que la construcción de la Casa Danzante dotaría de un nuevo espacio cultural a la zona, contribuyendo a revitalizarla. No se equivocaba, pues a pesar de los enormes costes del proyecto debido a las complicaciones técnicas de construir un edificio de estas características, la Casa Danzante terminaría convirtiéndose en uno de los edificios modernos más queridos de Praga.

El solar, donde se encuentra la Casa Danzante de Praga, estuvo ocupado antes de la Segunda Guerra Mundial por una casa señorial que quedó arrasada tras los bombardeos sobre Praga. El espacio quedó vacío hasta que la compañía de seguros Nationale-Nederlanden compró la parcela del terreno, de 491 metros cuadrados, con la intención de construir un edificio emblemático para su nueva sede en la Europa Oriental.

Paul Koch, representante en aquel entonces del Nationale-Nederlanden en Praga, era amigo del arquitecto Viado Milunic, que le mostró un boceto que había realizado. A Koch le entusiasmó su diseño, pero la empresa deseaba que colaborara en el proyecto algún arquitecto importante a nivel mundial. Así fue como Milunic contactó con Frank Gehry, y ambos empezaron a trabajar sobre los bosquejos de Milunic, pero añadiendo las nuevas ideas de Gehry. La construcción empezó en 1994 y finalizó en 1996.

Arquitectura de la Casa Danzante

La Casa Danzante de Praga está compuesta por dos edificios entrelazados: el primero es una torre de cristal que se estrecha hacia la mitad; el segundo es fácilmente reconocible por sus ventanas no alineadas y sus formas curvas. En su día, los arquitectos artífices de la Casa Danzante la rebautizaron como” Fred&Ginger”, como homenaje a los famosos bailarines Fred Astaire y Ginger Rogers.

Las dos torres de la Casa Danzante de Praga recuerdan a una pareja de bailarines, a un hombre y a una mujer, el yin (femenino) y el yang (masculino). La parte masculina es la torre más sólida, la femenina es una torre de cristal que se inclina hacia su acompañante, como si bailara con un vestido de acero y vidrio.

Las torres parecen apoyarse una sobre la otra, la primera es una torre de cristal apoyada en pilares curvos que parece estar constreñida a la mitad de su altura. La la segunda se va estrechando hacia la base y está fabricada con los mismos materiales que la fachada y, comparte con esta la apariencia de un movimiento ondulado debido a la colocación de las ventanas. Sobre esta segunda torre hay una gran estructura retorcida de metal llamada “La Medusa”.

Visita a la Casa Danzante

Visitar el interior la Casa Danzante de Praga no es posible, ya que actualmente está totalmente ocupada por oficinas. En la planta baja de la Casa Danzante de Praga hay un café con vistas al río Moldava y varias tiendas en las que comprar algún recuerdo de Praga. En la séptima planta está el restaurante francés Ginger&Fred con unas vistas espectaculares del río  Moldava y del castillo de Praga a lo lejos. En él se puede disfrutar de una velada inolvidable. Si os interesa, sin duda una de las cosas que hay que hacer en Praga, es ir a comer a la Casa Danzante.

No se puede entrar en la Casa Danzante de Praga a menos que se pueda demostrar que se tienen negocios legítimos con los inquilinos multinacionales o una reserva en el restaurante.

Otra forma de disfrutar de la Casa Danzante es contemplándola desde las orillas del Río Moldava; es fascinante descubrir desde este punto una de los edificios más representativos de Praga.

En la actualidad, la Casa Danzante está considerada la obra más relevante de la arquitectura posmoderna de Praga.

Sin duda Praga no sería lo mismo sin su Casa Danzante y su visita es imprescindible en la ciudad. Conoce esta Praga con nuestro Free Tour, en español, por Praga Contemporánea, es una manera de disfrutar un viaje a Praga sin olvidarnos de ninguno de sus rincones.

Ubicación de la Casa Danzante de Praga

Cómo llegar

  • Metro

    • Línea B - Parada "Karlovo námestí"
  • Tranvía

    • Línea 22 - Parada "Karlovo námestí"