República Checa

Guia de viaje de

Praga

Plaza de la Ciudad Vieja de Praga

La Plaza de la Ciudad Vieja (Staroměstské náměstí), situada en el centro de Staré Město se ha convertido en el corazón de Praga, ella, y todas las callejuelas que la rodean. Destaca por su belleza, siendo también cuna de muchos de los acontecimientos que cambiaron el país y la vida de sus habitantes.

Al ser uno de los rincones esenciales de la ciudad y una visita obligada de Praga, en Buendía Tours no íbamos a perder la ocasión de pasear de nuevo por ella. Decimos de nuevo porque con nuestro Free Tour, en español, por Praga esta plaza es una de nuestras paradas. Pero siempre hay una ocasión pendiente para volver. ¡Nos vamos!

Plaza de la Ciudad Vieja de Praga

Historia de la Plaza de la Ciudad Vieja de Praga

La primera mención a esta plaza la encontramos a finales del siglo XI, y en ella han tenido lugar numerosos y trascendentes acontecimientos históricos.

De entre los momentos más reseñables podemos mencionar: en 1621, la ejecución de 27 nobles que se alzaron contra los Austrias; en 1918 para celebrar el nacimiento de la República una multitud derrumbó la Columna Mariana, símbolo de la monarquía; y fue también en este mismo lugar, donde desde el balcón del Palacio Kinský se anunció el comienzo del Régimen Totalitario que derrocó la república y que duraría 40 años.

El aspecto de esta plaza se fue conformando con el paso de los años, por lo que podemos encontrar casas románicas, prueba de que la plaza se originó a más tardar en el siglo XII,  y mansiones familiares de estilo renacentista, barroco o clásico, que pertenecieron a los burgueses de Praga.

Actualmente en la plaza se realizan conciertos y se clebran competiciones deportivas, entre otras actividades, siendo el punto de encuentro en el que se mezclan por igual turistas y locales.

Qué podemos ver en la Plaza Vieja de Praga

Además de las preciosas mansiones, las fabulosas iglesias, y los increíbles tesoros como el Reloj Astronómico, que encontramos en la Plaza Vieja de Praga, hay otros muchos detalles que casi nadie se detiene a mirar, como la inscripción que conmemora “la ejecución de 1621” o el “Meridiano de Praga”: antes de la revolución científica y tecnológica del siglo XIX, Praga, como gran parte del mundo, tenía de su propia hora local. Para determinar la hora del mediodía, la ciudad utilizaba una sombra proyectada por la Columna Mariana.

A ambos lados de la línea de sombra que proyectaba en el pasado la Columna Mariana se colocaron en 1990 dos placas de metal, una escrita en latín y otra en checo, donde se puede leer: “Meridiano según el cual el tiempo en Praga fue determinado”.

A partir de esto, miremos hacia donde miremos en la plaza encontramos un lugar al que acercarnos. Por ejemplo:

El monumento a Jan Hus

En el centro de la plaza encontramos el monumento dedicado a Jan Hus, una de las personalidades más importantes en la historia checa. Hus murió quemado en la y se dice que al momento de morir sentenció: "Pueden matar el ganso (en checo "hus" significa ganso), pero dentro de cien años aparecerá un cisne que no podrán quemar". Una especie de presagio de la aparición, un siglo después, de Martín Lutero. Con el tiempo, la obra se convirtió en estandarte de la resistencia en numerosos episodios de la historia checa.

Iglesia Nuestra Señora de Tyn

Esta iglesia también es conocida como la “catedral de los burgueses” o la “catedral de la Ciudad Vieja”, pero su verdadero nombre se debe a una de sus principales características, y es que la fachada de la iglesia no se puede ver en tu totalidad desde la plaza debido a que en su momento se construyó en un patio, y ahora está encajonada entre los edificios de su alrededor y justo eso significa Týn en checho, “encajonado”. La Iglesia de Nuestra Señora de Týn fue cuna de varios conflictos religiosos que estuvieron al borde de provocar una guerra local en el siglo XV.

Palacio Kinský

El palacio ha sido testigo y en muchas ocasiones escenario de algunos de los momentos más importantes de la ciudad. Entre otros sucesos está el discurso que el líder comunista Gottwald dio desde el balcón a sus partidarios, que desencadenaría un golpe de estado. El edificio sirvió como escuela, prisión, hospital y cuartel. En el año 1884, fue acondicionado para que sus instalaciones fueran usadas como museo. Como curiosidad, destacar que el estado búlgaro pleiteó con un argentino descendiente de la familia Kinský hasta 2004, momento en el cual este perdió todos los derechos sobre la propiedad.

Casa de la campana de piedra (Dům U Kamenného zvonu)

Este es uno de los monumentos góticos más importantes de Praga, adornado con una gran campana de piedra, construida en el siglo XIII.Debe su nombre a la campana que cuelga en una esquina (actualmente una réplica). Cuenta la leyenda que la campana original cayó de una de las torres la Iglesia Nuestra Señora de Tyn. Se dice también que en el siglo XIV un párroco hizo sonar la campana para avisar al rey Juan de Luxemburgo que podía entrar y tomar la ciudad Vieja sin derramar sangre.

Antiguo ayuntamiento de Praga

El edificio del Antiguo Ayuntamiento de Praga tiene su origen en la Edad Media, cuando el gobierno de la Ciudad Vieja buscaba un lugar donde establecerse, y lo hizo en la Casa Volflin, adquiriendo las casas adyacentes en los siglos siguientes.

Iglesia San Nicolás

La Iglesia de San Nicolás de Staré Město (no debe confundirse con la de Malá Strana) se construyó entre 1732 y 1737 en estilo barroco, remplazando a la antigua iglesia gótica de San Nicolás que se encontraba en ese mismo lugar en el siglo XIII.

Ubicación de la Plaza de la Ciudad Vieja

  • Precio

    • General: 380 Coronas (13,80 €)
    • Mayores de 65 años: 320 Coronas (11,60 €)
    • Estudiantes: 290 Coronas (10,50 €)
    • Menores de 10 años: Gratis

Cómo llegar