España

Guia de viaje de

Oviedo

San Julián de los Prados

La Iglesia de San Julián de los Prados en Oviedo, es una de las obras por excelencia del Prerrománico Asturiano, se trata de una de la edificaciones más antiguas, de mayor envergadura y una de las obras mejor conservadas  del prerrománico español, no en vano fue declarada Monumento  Histórico Artístico en el año 1917 y Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1998.

Iglesia de San Julián de los Prados en Oviedo

Con esta presentación, y sin necesidad de decir nada más os imaginaréis que en Buendía Tours, vamos a recomendaros, insistentemente, que no hay organización de un viaje a Oviedo, sin incluir una visita al prerrománico asturiano. Es por eso que, una de las visitas imprescindibles en Oviedo, es su Iglesia Prerrománica de San Julián de los Prados. Si vais a pasar unos días en Oviedo, os animamos a que conozcáis esta joya, y otras muchas joyas que descansan en la capital, con nuestras visitas guiadas y nuestras actividades culturales por Oviedo.

San Julián de los Prados, también conocida como la iglesia de Santullano, fue ordenada construir por el Rey Alfonso ll, “El Casto”, en la capital del nuevo reino asturiano, Oviedo, tal vez con el fin de demostrar que su monarquía era la legítima heredera de la monarquía Visigoda y es que las referencias que encontramos en esta Iglesia de San Julián de los Prados de Oviedo, a las basílicas romanas con sus pinturas pompeyanas y también su parecido con las iglesias toledanas, así lo evidencian. Con toda probabilidad, el Rey Casto, pretendiera impresionar a obispos,  diplomáticos, abades y dignatarios con esta edificación.

San Julián de los Prados fue construida en Oviedo, en honor a los mártires San Julián y a su esposa Basilisa y muy posiblemente también a La Trinidad, pues el número 3 está muy presente en su construcción ya que tiene: tres naves, tres arcos, tres capillas, etcétera. Se trata del único edificio superviviente de una villa palatina suburbana, erigida para uso y disfrute del Rey y que podría haber sido obra de Tioda, arquitecto de cabecera del monarca, aunque este dato no está confirmado.

Subrayar, que el aspecto actual de San Julian de los Prados es fruto de una restauración realizada por Fortunato Selgas  entre los años 1912 y 1915 .

Exterior de San Julián de los Prados

Desde el exterior de San Julián de los Prados, en Oviedo, percibimos: Equilibrio,  solidez y una amplitud que lo caracteriza y si alzamos la vista nos toparemos  con una espadaña de dos ojos que albergan sendas campanas. Construida con sillarejos irregulares y sillares en las esquinas, la Iglesia de San Julián de los Prados, nos  cuenta acerca de su interior, haciéndonos conocedores, sin necesidad de traspasar sus puertas, de que posee una planta rectangular con tres naves de alturas heterogéneas y un transepto que las cruza, cabecera recta ( fachada este) y tres capillas laterales y ya al final una cabecera con otras tres capillas. Sobre la capilla central, en la fachada este, nos encontramos con una ventana tripartita es decir ,trífora relacionada con la existencia de la cámara secreta o del tesoro, sin acceso desde el interior, elemento tan frecuente en el arte asturiano a partir de San Julián. Asimismo, destacamos los 3 vanos cerrados con celosías de estuco moldeado que se abren en cada uno de los tres ábsides, cabe aclarar que de estas celosías solamente la que cierra el vano norte pertenece a la construcción primigenia.

Si nos acercándonos  a la parte trasera de la iglesia nos encontraremos un espacio ajardinado, anteriormente cementerio del templo del que aún se conserva un murete.

Interior de la Iglesia de San Julián de los Prados

Una vez accedemos al interior de la Iglesia de San Julián de los Prados, percibimos esa sensación de amplitud que produce la anchura de la nave central, la gran luminosidad que le confieren los vanos a modo de  ventanas y la profundidad que proporciona la vista del ancho crucero.

Amén de los elementos arquitectónicos característicos del arte asturiano que  conforman el templo  , son de capital importancia las pinturas  murales que aún se conservan de aquellas  que , en origen,  recubrían la totalidad de sus muros y que fueron descubiertas en la restauración de la que hablábamos con anterioridad. San Julián de los Prados, recoge las tradiciones pictóricas de la antigüedad romana y de las basílicas paleo-cristianas en mayor medida que ninguna otra iglesia del occidente cristiano de su mismo tiempo y si pensamos que estas  pinturas fueron realizadas “ al fresco”, y que esta técnica romana no se utilizó en ninguna otra construcción prerrománica asturiana, comprenderemos fácilmente el gran valor de las mismas.

Descubre nuestras actividades por Oviedo

Ver actividades

El conjunto pictórico de San Julián de los Prados, se distribuye en tres niveles de altura, separados por líneas horizontales, simulando impostas, ¿qué motivos se representan?, pues esencialmente se trata de motivos geométricos, de palacios con cortinajes, y edificios, aunque las protagonistas de excepción, son las 4 cruces de la victoria con el Alpha y el Omega apocalípticos, que presiden el nivel superior , simbolizando el “poder de Dios como principio y final de todos” y que curiosamente son el único símbolo cristiano que encontraremos.

La gama de colores utilizada en la decoración pictórica es  : gris-azul,  ocre- amarillo y el rojo carmesí.

Y si hablamos de la capilla central, no podemos pasar por alto el magnífico “crucificado” a tamaño natural que la preside al que se conoce como “Cristo del Consuelo”, que data del siglo Xlll y que fue realizado en madera policromada y dorada.

Equilibrio, solidez, amplitud, luminosidad y una decoración pictórica sin palangón,  son las características más relevantes de un templo que  a pesar de la “edad”, aún sigue cumpliendo “religiosamente” sus funciones y que nos espera  con las puertas abiertas en la Plaza de Santullano para trasladarnos a tiempos del Rey Casto.

¿Una última curiosidad? San Julián de los Prados ha hecho “un cameo", en la película de Woody Allen, “Vicky Cristina Barcelona”, así pues, sin duda y con todo lo expuesto hasta este punto, estamos ante un imprescindible en  el camino del viajero que decide una escapada a Oviedo.

Ubicación de la Iglesia de San Julián de los Prados

  • Horario

    Octubre a Abril 

    • 10:00 - 12:00 h - Lunes a Sábado

    Semana Santa 

    • 9:30 a 13:00 h - Lunes y Jueves
    • 9:30 a 13:00 y 16:00 a 18:00 h - Martes, Miércoles y Sábado
    • Viernes Santo cerrado

    Mayo a junio 

    • 10:00 a 12:30 h - Lunes
    • 10:00 a 12:30 y 16:00 a 18:00 h - Martes a Sábado

    Julio a septiembre

    • 10:00 a 13:00 h - Lunes
    • 9:30 a 13:00 y 16:00 a 18:00 h - Martes a Viernes
    • 9:30 a 12:30 y 16:00 a 18:00 h - Sábado
  • Precio

    • General: 3,00 €
    • Entre 7 a 12 años: 0,50 €
    • Grupos (+20 personas): 2 € ( concertar visita)

Cómo llegar a la Iglesia de San Julián de los Prados

  • Bus

    • Línea C