Italia

Guia de viaje de

Venecia

Iglesia de Santa Maria dei Miracoli

Antes de tener ese instante en el que poder contaros, siquiera un poquito, de la Iglesia de Santa Maria dei Miracoli de Venecia, tuvimos ocasiones para poder hablaros, también siquiera otro poquito, de la magia y de los trucos de magia que en numerosas ocasiones hace la ciudad de Venecia.
 

Interior de la Iglesia Santa Maria dei Miracoli en Venecia
Interior de la Iglesia Santa Maria dei Miracoli en Venecia

Por cierto, si no tuvisteis aún la ocasión o el momento para compartir estos ardides de la Sereníssima os invitamos a que lo hagáis y a que nos acompañéis. Retomando el hilo, Santa Maria dei Miracoli es uno de los golpes de varita de Venecia, encerrada en formas pequeñas, nadie diría que en el barrio del Cannaergio luce esta joya, pero, ¿qué sería de Venecia sin las cosas y los lugares que no aparentar ser lo que en realidad son?
Vale la pena llegar a Santa Maria dei Miracoli por varios motivos, porque nos sacuda la calma que la rodea, calma que nos “mantendrá a salvo” del latente bullicio de la ciudad; por disfrutar de la vida de los venecianos en su entorno más cercano y dejar de sentirnos por un rato turistas para sentirnos a cambio unos venecianos más. Si hacemos esto, si compartimos estos instantes la ciudad ya no nos va a olvidar nunca más, os lo prometemos. Y por supuesto, otro de los motivos para visitar Santa Maria dei Miracoli mientras dure nuestra visita a Venecia,es por admirar la hermosura reflejada al fin, en lo sencillo, en las líneas simples y poco recargadas.
Venecia, efectivamente, sería menos Venecia sin todas esas cosas que no son lo que se ven, pero curiosamente, si incluimos en el itinerario de  sitios que visitar en Venecia, (hacemos aquí un inciso para acercaros a las visitas guiadas de Buendía Tours en Venecia, esperamos que ayude en esos itinerarios y que mejoren, eso siempre vuestra escapada a Venecia), como por ejemplo Santa María dei Miracoli encontraremos la Venecia que es más Venecia, gracias a esos lugares que son aún sin parecerlo...

Historia de Santa Maria dei Miracoli de Venecia

Es obvio, lógico y fascinante al tiempo, que esta Iglesia de Santa María dei Miracoli de Venecia está unida al significado de su nombre. Hubo un tiempo en el que los milagros eran en los pueblos mucho más que cuentos, eran realidades, eras señales y no en pocas ocasiones fueron las rutas a seguir. Pues efectivamente, el milagro también llegó aquí...
Corría el año 1408 cuando la familia Amadi le encargó a Nicolo di Pietro una Virgen y un Niño con el propósito de colocar en conjunto en un altar en la calle. Hay que tener en cuenta que en esta época, en el siglo XV, fueron muchísimas las imágenes de vírgenes que se colocaban en las esquinas de las calles venecianas y también en los numerosos patios. Ocurre que a veces la casuística se alinea para originar fenómenos y esto ocurrió con este icono encargado, que vió como a él comenzaban a acercarse peregrinos para hacerle ofrendas pues de diferentes maneras les había llegado que podía realizar milagros. Uno de los milagros más sonados, fue el de haberle devuelto la vida a un hombre que la había perdido ahogado, realmente se contaba por la ciudad que éste había permanecido durante más de una hora bajo las aguas del canal de la Giudecca. No hizo falta más. Era a necesario preservar a esta Virgen y a este Niño y así se comenzaron las tareas de recaudar el dinero suficiente para levantar la Iglesia y dedicarsela a la Virgen. Las obras de la Iglesia de Santa María dei Miracoli en Venecia,  al fin se pudieron empezar en el año 1481 y vieron el fin en el año 1489.
En 1966 la Iglesia va a sufrir graves daños por las inundaciones que asolaron Venecia. El deterioro fue público y notorio pero había en Venecia un plan para salvar el templo: Save Venice. Esta organización llevó a cabo una gran restauración entre lo años 1988 y 1998 que le devolvió el esplendor perdido.
 

Arquitectura de la Iglesia Santa Maria dei Miracoli

En arquitectura, la Iglesia Santa Maria dei Miracoli, es un ejemplo, un claro ejemplo del Renacimiento veneciano y una de las grandes obras que para la posteridad donó el Quatrocento. No es una iglesia grande, al contrario, es de reducidas dimensiones pero no por ello está carente de elementos que captan la atención tal cual si estuvieran encastrados en titanes de la arquitectura. Es también, por si hasta ahora hubiera sido poco, una de las obras más reconocidas de Pietro Lombardo y de sus hijos, Tulio y Antonio.
La fachada en Santa María dei Miracoli de Venecia,  nos recibe dándonos la bienvenida y en ella hemos de hacer la primera parada. Una de las cosas que deberíamos observar y que probablemente nos hayan llamado la atención incluso antes de detenernos aquí, son los colores de los mármoles que revisten la fachada y también todo el exterior y el interior también. Son mármoles: rosas, blancos, plateados...hay una leyenda con éstos ( y lo que nos gusta en Buendía una leyenda!) que dice que estos son los mármoles que fueron sobrando de la construcción de San Marcos. Además de esto podemos ver que la fachada está dividida por cinco pilastras y se divide en dos órdenes: el interior que tiene capiteles corintios y el superior que es de orden jónico. La decoración de la fachada es profusa y hermosa, puede que domine en la fachada el frontón, pero también salen al paso estrellas, cruces, el busto de una vírgen con el niño en el tímpano del portal obra, por cierto, de George Lancaris. Las esculturas son muchas:

  • bustos de profetas en las esquinas de los arcos,
  • santos y escenas de la vida de Jesús y de la Ascensión de la Vírgen.

La cúpula en Santa María dei Miracoli de Venecia domina todo el conjunto mostrándose visible y poderosa.
Sin duda un conjunto hermoso que, ya desde el exterior, nos empieza a demostrar porqué esta es una Iglesia tan particular y tan querida por los venecianos.
 

Interior de la Iglesia Santa Maria dei Miracoli en Venecia

Los mismos mármoles de la fachada, de los mismos colores, reinan y destacan también en el interior.
De momento ya nos va a parecer que la luz aquí trabaja al servicio del milagro que dió vida al templo y esta luz se posa sobre la Vírgen María como si quisiera recordarnos durante nuestra visita la historia y el fin.
Hay numerosos paneles a lo largo de los laterales y si nos separamos un momento de la parte más terrenal y ponemos la vista en las alturas veremos los famosos cincuenta cofres cuadrados que representan a patriarcas y profetas vestidos de venecianos.
Y una vez dentro, ¿cómo no parar en el altar y en la escalinata?, pues si, efectivamente, no podemos evitar estas paradas. En el altar mayor de Santa María dei Miracoli podremos disfrutar de varias obras:

  • Dos estatuas de Cesar Groppo: San Pedro y San Antonio.
  • La pintura que en esta Iglesia obró el milagro: la Vírgen en un campo de flores con el Niño en brazos.

La escalinata de la que os hablábamos está muy decorada, es elegante, es regia la decoración está, por ejemplo, en las cuatro estatuas de Pietro Lombardo:

  • San Antonio de Padua
  • Santa Clara
  • El arcángel Gabriel
  • La Anunciación.
     

Ubicación de Santa Maria dei Miracomi de Venecia

La Iglesia se encuentra en el conocido distrito de Cannaregio.

Su dirección exacta es: Campiello dei Miracoli, 30210, Cannareggio.

Cómo llegar a Santa María dei Miracoli de Venecia

  • Vaporetto

    • Líneas 1 y 3 - Parada "Rialto"

  • Horario

    • 10:30 a 16:30 h - Lunes a Sábado
  • Precio

    • General: 3 €