España
Guía de viaje de

Madrid

La Gran Vía de Madrid

La Gran Vía de Madrid es su eje comercial y de entretenimiento. Su desarrollo urbanístico y arquitectónico siguió las tendencias europeas de su tiempo y supuso un impulso hacia la modernidad del que derivó buena parte de su desarrollo económico. Es un núcleo imprescindible desde el punto de vista comercial (con numerosas tiendas de cadenas de moda internacionales), turístico (por sus edificios históricos) y de ocio (destacando por sus cines y sus teatros musicales, lo que la hace ser conocida como el “Broadway madrileño” y comparada con la 5ta avenida de Nueva York).

la Gran Via de Noche

Fue planificada como área recreativa y comercial, lo que supuso un cambio en las costumbres de los madrileños, pues albergó los primeros grandes almacenes de la ciudad, escaparates de lujo, cafés de moda…Los 40 años que duró la finalización de sus 1306 metros, hacen que pase por distintos eventos históricos y varios estilos arquitectónicos. Actualmente, en Gran Vía encontraremos básicamente tres tipos de establecimientos: restaurantes, tiendas de moda y cines, y hay que dedicar uno (o varios) momentos durante nuestros días en Madrid a recorrer su famosa Gran Vía.

Historia de la Gran Vía de Madrid

La historia de la Gran Vía de Madrid que te contamos desde Buendía Tours, es la historia de su construcción en 3 tramos. Un proyecto que duró varias décadas y cuyos primeros bocetos datan de 1862. Ya entonces se pensaba en trazar una ancha vía de comunicación, entre la calle de Alcalá y la plaza de España, que sirviese para comunicar el noroeste y el centro de la ciudad por su centro histórico, que descongestionara el tráfico de la Puerta del Sol y absorbiera el crecimiento demográfico de la capital. Hubo mil trabas antes de la obra. Los primeros proyectos generaron tal polémica que hasta dio lugar a una zarzuela del compositor Federico Chueca, llamada “La Gran Vía” en la que se plasma el revuelo social suscitado por los planes urbanísticos.

Las diversas propuestas se iban frustrando hasta que finalmente se dieron las condiciones legales y sociales favorables a comienzos del siglo XX. Los arquitectos municipales José López Sallaberry y Francisco Andres Octavio Palacios, presentan un plan llamado Proyecto de reforma de prolongación de la calle de Preciados y enlace de la plaza del Callao con la calle de Alcalá, en el que se plantea la realización de una obra dividiéndola en 3 tramos. Comenzaba así la que se sería en una de las mayores intervenciones urbanísticas del Madrid de la época. Las obras se inaguran el 4 de abril de 1910, con la presencia del alcalde, el presidente del gobierno y la familia real casi al completo..

Los Tres tramos de la Gran Vía de Madrid

EL PRIMER TRAMO:

Se le llamó Avenida B, e iba entre la Calle de Alcalá y la Red de San Luis. Se construye entre 1910 y 1915 y recibió el nombre de calle del Conde de Peñalver, por el alcalde que firmó el comienzo de las obras. Se utilizó como guía el trazado de la antigua calle San Miguel, de la que solo sobrevive el oratorio del Caballero de Gracia, que fue precisamente su principal escollo, pues en medio del trazado recto de la avenida B, estaba el testero de dicho oratorio que servía de cobijo a la Virgen de Gracia, muy adorada en esos días, lo que no hacía nada popular su derribo. Es época de la Primera Guerra Mundial, y la escasez de hierro se deja notar en las construcciones. Los edificios del primer tramo son elegantes de estilo neobarroco y las primeras plantas se dedican a comercio y oficinas. Al principio eran comercios de lujo, con tiendas de moda, joyerías, joyerías, concesionarios de automóviles, compañías de seguros y hoteles, como el Hotel de Roma. Pero ese uso comenzó a decaer, dando paso a otros menos especializados, como los casinos.

EL SEGUNDO TRAMO:

Llamado «el Bulevar», entre la Red de San Luis y Callao (1917-1922) se llamó Avenida de Pi y Margall. Se construyeron 12 manzanas nuevas, una de las cuales alberga el Edificio Telefónica, que en su época fue el rascacielos más alto de Europa. El tramo transcurre a lo largo de la antigua calle Jacometrezo y fue concebido más ancho que el primero, 35 m, ideado inicialmente como un bulevar, aunque luego se decide dedicarlo al tráfico rodado debido al creciente número de vehículos. Estamos en los llamados felices años 20. En este tramo se ubicarán pronto importantes compañías españolas (Telefónica). También destacó por sus hoteles y porque se abrieron en él los primeros grandes almacenes de Madrid (Almacenes Madrid-París inaugurados en 1924). El Corte Inglés y Galerías Preciados aparecerían más tarde en la plaza de Callao. También son de destacar los edificios que se construyeron para albergar salas de cine y teatro, ejemplo de esto es el Palacio de la Música.

Descubre todos nuestros Tours por Madrid

Ver actividades

EL TERCER TRAMO:

A este se lo denominó Avenida A y se bautizó como calle Eduardo Dato. Y va desde la Plaza de Callao hasta la Plaza de España. Si los dos primeros tramos se sucedieron durante la restauración borbónica, este viviría la República, la Guerra Civil y la posguerra, pues lleva desde los años 1925 a 1929. Fue el tramo más difícil, ya que en este no había ninguna vía anterior que sirviera de guía. El principal problema era que para que este último tramo tuviera los mismos 35 metros de ancho que el primero, las obras exigían del derribo de la Casa Profesa de la Compañía de Jesús, a lo que los jesuitas se negaron. Hubo años de pleitos, que acabaron cuando en 1931 un grupo de personas prendió fuego al edificio. Este lugar lo ocuparía en los años cuarenta el bloque del Teatro Lope de Vega. Tras la Guerra Civil, se pone el colofón a la Gran Vía con la reforma de la Plaza de España. En esta plaza, se edifican en los años 30 edificios emblemáticos como el Palacio de la Prensa, los cines Callao, el edificio Carrión y el Adriática. En el tercer tramo se destinaron sus edificios al ocio, con cines, teatros, salas de fiestas y cafeterías “a la americana” (coctelerías). Aparece por esta época de los años cincuenta un oficio: los limpiabotas de Madrid que a las puertas de los grandes cines ofrecían sus servicios, lo que dio lugar a una imagen característica de la avenida.

Nombres a lo largo de la historia de la Gran Vía de Madrid

A lo largo de su historia, la Gran Vía de Madrid ha tenido diversos nombres oficiales y otros populares. Primero dividida en tres partes, la Gran Vía tuvo nombres dedicados a personajes relevantes de la época: La Avenida A (calle Eduardo Dato), el Bulevar (avenida de Pi y Margall) y la Avenida B (calle del Conde de Peñalver). Justo antes de la Guerra Civil, los dos primeros tramos se llamaron Avenida de la CNT y ya en tiempos de guerra, Avenida de Rusia, luego Avenida de la Unión Soviética en 1937. Con la guerra llegaron nombres populares como Avenida de los obuses o  Avenida del quince y medio, en referencia a los proyectiles con que era bombardeada. En 1937 el tramo A recibió el nombre de avenida de México. Al acabar la guerra se rebautiza la calle ya en su conjunto, los 3 tramos, como Avenida de José Antonio, fundador de la Falange, pero seguía siendo llamada Gran Vía por los ciudadanos hasta que con la Transición Española el Ayuntamiento le pone el nombre final de Gran Vía, oficialmente por primera vez. Pese a que cada uno de los tramos tenía su propio nombre, popularmente siempre se ha llamado Gran Vía a toda su longitud. Incluso desde antes del inicio de las obras, los madrileños ya usaban este nombre.

De compras por la Gran Vía de Madrid

La Gran Vía es probablemente la arteria más conocida y bulliciosa de Madrid y un auténtico centro comercial al aire libre que cada año atrae a millones de personas. Ahora más libre de coches y contaminación, es más amigable hacia el peatón, junto un nuevo carril bici de reciente creación en sentido subida.

De Alcalá a la Red de San Luis: tenemos algunas de las tiendas históricas que sobreviven al empuje de las grandes cadenas de franquicias y marcas internacionales como la elegante tienda de LOEWE, en el número 8; la joyería Grassy, en el número 1, un verdadero museo del reloj de alta gama; la joyería Sanz, o Aristocrazy joyería de lujo creada en 2010. No obstante, los nuevos tiempos se abren paso y atraen a nuevas marcas globales y populares, como el espacio de New Balance, en el número 18, o el local de Adidas, en el 21. De la Red de San Luis a Callao: Aquí encontramos algunas de grandes tiendas que hoy ocupan antiguos cines o reavivan el esplendor de antiguas galerías comerciales que quisieron rivalizar con las de París. En el número 28 se levanta el maravilloso edificio Telefónica, que hoy acoge una gran tienda de tecnología y un espacio cultural. En este tramo, firmas de moda como Bershka, Stradivarius, Cortefiel. Otras más visitadas como H&M, cuyo local del número 37, ZARA, en el 34; una de las tiendas oficiales del Real Madrid, en el 31 o PRIMARK, cuyo impactante espacio en el número 32 ha causado furor. Entre tantas firmas internacionales de moda, merece la pena detenerse en el número 29 para visitar La Casa del Libro, una tienda que ha visto pasar el siglo XX y que mantiene un enorme catálogo y en el número 27, donde sobrevive la asombrosa tienda de telas Julián LópezDe Callao a Plaza de España: En este tramo, muchas tiendas de recuerdos para turistas entre cines y teatros, pero también algunos locales destacables como la tienda de Benetton, en el 41; Lacoste, en el 51; Camper en la 54; Carmina, en el 58; o la tienda del Atlético de Madrid.

Ubicación de la Gran Via de Madrid

Su dirección exacta es: Calle Gran Vía

Cómo llegar a la Gran Vía

  • Metro

    • Líneas 1 y 5 - Parada "Gran Vía"
    • Líneas 3 y 5 - Parada "Callao"