Bélgica

Guia de viaje de

Brujas

Plaza Burg

La Plaza Burg es el centro político, donde se encuentra el ayuntamiento de Brujas, sitio encantador donde los amantes de la arquitectura podrán disfrutar de construcciones de diferentes estilos que se han ido erigiendo a lo largo de más de mil años de historia.

Mostrando imagen 1 de

A pocos metros de la Grote Markt se encuentra la Plaza Burg, lugar donde nació la ciudad de Brujas. Fue aquí donde Balduino I "Brazo de Hierro" levantó el primer castillo que pretendía impedir la entrada de las oleadas normandas hacia el interior de estas tierras. Esta construcción primaria es la que da nombre a la plaza, ya que burg no significa otra cosa que castillo.

Esta plaza se ha convertido en una auténtica clase de arte y arquitectura, ya que en torno a la plaza se levantan edificios que nos sirven para viajar en el tiempo a través de más de mil años de arquitectura.

Confrontación de estilos

Si por algo se caracteriza y llama la atención la Plaza Burg es por la gran variedad de estilos arquitectónicos que podemos encontrar en ella, nada más y nada menos que casi un milenio de historia de la arquitectura.

Lamentablemente, las primeras construcciones no se conservan, como el castillo que mandara construir en el siglo IX Balduino I "Brazo de Hierro", primer conde de Flandes. La principal funcionalidad de esta primera construcción era la de impedir el acceso de las invasiones normandas que controlaban el Mar del Norte.

En el lado norte de la Plaza Burg nos llamará la atención un gran solar arbolado. Se trata del vacío que provocaron las tropas napoleónicas en 1799 cuando destruyeron la antigua Catedral de San Donato, un edificio de época carolingia erigido poco tiempo después de la fundación de la ciudad y que con su destrucción desaparecieron otros muchos tesoros, como la tumba del pintor flamenco Jan van Eyck, o la del humanista y filósofo valenciano Juan Luis Vives. Restos de las criptas de esta iglesia las podemos ver hoy en día en el interior del hotel Crowne Plaza Brugge.

El mejor ejemplo de este choque de estilos arquitectónicos lo podemos apreciar perfectamente en la basílica de la Santa Sangre, el edificio ubicado en la esquina suroeste de la Plaza Burg. Es el edificio más antiguo que se conserva en Brujas, del siglo XII, al menos la capilla inferior, de estilo románico y dedicada a la advocación de San Basilio. Sobre esta capilla se ha reconstruido otra muy diferente, de estilo neogótico del siglo XIX, ya que la que había anteriormente también había sido destruida por las tropas francesas. En esta capilla superior se esconde la reliquia que le da nombre a la basílica, y es que aquí se conserva una ampolla de cristal con lo que se dice que es la sangre de Cristo recogida por José de Arimatea y llevada a Brujas en 1150 a la vuelta de las Cruzadas. Una vez al año se celebra una procesión en honor a la Santa Sangre por el centro de la ciudad.

El segundo edificio más antiguo conservado en la plaza es el propio ayuntamiento de Brujas, a la izquierda de la basílica de la Santa Sangre, construido entre los años 1376 y 1426. Se trata del ayuntamiento más antiguo de Bélgica, construido en estilo gótico flamígero. Destacan las tres torres de su fachada, así como las numerosas esculturas y escudos que cubren la misma. En su interior destaca la Sala Gótica, una sala ricamente decorada en la que llama la atención su bóveda de madera suspendida en el aire.

A la izquierda del ayuntamiento, se encuentra el Palacio de Justicia (Gerechtshof) del siglo XVI estilo Renacentista, que tuvo que ser ampliando en el año 1727, construyéndose el edificio neoclásico que se encuentra junto a él, actualmente dedicado al Museo Het Brugse Vrije, museo dedicado a la historia de la ciudad en el que no os podéis perder una monumental chimenea de color negro y estilo renacentista, recargada con estatuas de madera.

Este recorrido a través de la arquitectura de la Plaza Burg finaliza con la construcción de un pequeño pabellón diseñado por Toyo Ito en el 2002, año en el que la ciudad de Brujas había sido designada capital europea de la cultura, así pues, la escultura de Toyo Ito pretendía ser el símbolo del deseo de Brujas de convertirse en una ciudad contemporánea, además de ser el nexo de unión entre el pasado y el futuro de la ciudad.

La Plaza en la actualidad

Plaza Burg al atardecer

A día de hoy, la Plaza Burg es una de las más concurridas de la ciudad, sólo detrás de la Grote Markt.

Es uno de los puntos de encuentro de los ciudadanos de Brujas y de los que no lo son. Los turistas estarán dirigiendo los objetivos de sus cámaras a cada rincón de la plaza, entre confusos e indecisos dado el contraste de edificios. No obstante, hagan la toma que hagan, será importante ya que los edificios que circundan la plaza, todos los son.

La plaza no sólo funciona como un museo a cielo abierto, también es uno de los lugares donde a lo largo del año se puede disfrutar de festivales de música, actividades de verano para disfrutar los cortos meses de verano belga, y cómo no, es aquí donde se inicia y tiene fin la procesión de la Santa Sangre, festividad que tiene lugar el día de la Ascensión y que dado su atractivo turístico y cultural ha conseguido entrar en 2007 en la lista de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO.

De todas formas, cualquier otro día del año podremos disfrutar del ir y venir de turistas de todas las nacionalidades sentados en una de las terrazas de los distintos restaurantes, degustando de los más típicos platos belgas.

Ubicación de la Plaza Burg en Brujas

Su dirección exacta es: Burg 15, 8000 Brugge.

Cómo llegar a la Plaza Burg

  • Caminando

    Museo Groeninge 

    • Llegar al canal Dijver y girar a la drcha
    • Caminar 300 m y tomar la primera salida a la izq
    • Llegar a la Plaza de los Curtidores y salir por el lado opuesto hacia la drcha
    • Cruzar el puente que se encuentra a la izq
    • Continuar por el callejón del "Asno ciego" o "Blinde Ezelstraat"
    • Al final de este callejón se encontrará la Plaza Burg
  • Lugares cercanos