Bélgica

Guia de viaje de

Brujas

Paseo entre Molinos y Murallas en Brujas

La ciudad de Brujas, en Flandes occidental, es mundialmente conocida por sus románticos canales y los coquetos puentes que cruzan sus aguas, sin embargo esta “Venecia del Norte” ofrece también otros recorridos alternativos a sus visitantes, permitiéndoles descubrir algunos de sus rincones menos conocidos. Para el viajero más explorador, os proponemos un paseo por sus históricas puertas medievales y sus bonitos molinos.

  • Muralla Ezelpoort de Brujas
    Muralla Ezelpoort de Brujas
  • Muralla Smedenpoort de Brujas
    Muralla Smedenpoort de Brujas
Mostrando imagen 1 de

Más allá del cuento de hadas en el que el visitante se sumerge a través del centro histórico de la ciudad, Brujas sigue conservando un considerable patrimonio histórico a sus alrededores, gracias al conjunto arquitectónico que formaba parte de las antiguas murallas que rodeaban la ciudad, sin olvidar las idílicas zonas verdes de la periferia.

Adentrándonos por las tranquilas calles adoquinadas que conducen hacia los alrededores de Brujas descubriremos las Brugse Vesten (murallas de Brujas) y sus menos transitadas puertas medievales que aún conserva la ciudad. Una de ellas es Gentpoort (Puerta de Gante) que para los brujenses simbolizaba la frontera con el exterior. Otra de dichas edificaciones es Kruispoort (Puerta de Santa Cruz) construida por primera vez entre finales del siglo XIII y principios del XIV, erigiéndose la actual en 1400; por lo que su antigüedad le ha permitido ser testigo de la entrada a la ciudad de personajes como Carlos V o Napoleón.

La Puerta de los Herreros actual, Smedenpoort, fue construida en 1367 sobre las ruinas de una primera puerta originaria de finales del siglo XIII. La calavera de bronce ubicada en la puerta de acceso izquierda recuerda la ejecución de François Vander Straeten, por permitir la entrada a Brujas de las tropas enemigas francesas en el siglo XVII, donde su cabeza de traidor fue utilizada como elemento decorativo.

La cuarta de estas construcciones llamada Ezelpoort (Puerta del Asno) fue erigida al mismo tiempo que la edificación de las murallas, en 1297, siendo reconstruida en diversas ocasiones, y aunque parte de la estructura se derrumbó, su parte inferior se mantuvo en pie. Fue rehabilitada completamente a principios del siglo XX.

Igualmente, en los límites de las murallas de Brujas, desde su primera construcción en el siglo XIII, distintos molinos irán apareciendo a lo largo de sus espacios verdes. Hoy en día se conservan todavía en el denominado Kruisvest cuatro de dichos gigantes astados. El molino Sint-Janshuis (Sint-Janshuismolen), construido en el siglo XVIII es el único que se mantiene en su lugar de origen y, junto con el molino Koelewei (Koeleweimolen), aún muele el grano.

Dónde se encuentran