Guia de viaje de

Florencia

Qué ver en Florencia

Cuna del Renacimiento, romántica, encantadora y una ciudad en la que perderse, Florencia es un lugar para deleitarse con el arte de clase mundial. Pocas ciudades son tan compactas en tamaño y a la vez están tan llenas de obras maestras de arte y arquitectura en cada esquina.

Santa Maria del Fiore - Qué ver en Florencia - Guía de viaje Florencia - Buendía Tours
Vista aérea de la Catedral de Santa Maria del Fiore.

La red urbana de esta pequeña ciudad italiana, a orillas del río Arno en el norte de la Toscana, apenas ha cambiado desde el Renacimiento y sus calles empedradas y estrechas son hogar de elegantes palacios de los siglos XV y XVI, castillos medievales, capillas e iglesias decoradas con llamativos frescos, basílicas de mármol y museos de arte de reconocimiento mundial repletos de pinturas y esculturas de artistas como Miguel Ángel o Donatello. ¿Sorprende entonces que todo el casco antiguo de Florencia sea Patrimonio Mundial de la Humanidad? ¡Desde luego que no!

Historia de Florencia

Antes de conocer los sitios qué visitar en Florencia, vamos a aprender un poco de la historia y la información práctica de la ciudad. Florentia fue fundada por Julio César para los soldados veteranos, después de los romanos, llegaron los bizantinos y los ostrogodos para luchar por el control de la ciudad. Su periodo de esplendor fue cuando se convirtió en capital de La Toscana. No olvidando las guerrillas internas que había entre las familias de los Medici y los Pazzi. Con el renacimiento llega a la ciudad los primeros monumentos importantes y con ellos destaca la arquitectura de Brunelleschi.

Con la segunda guerra mundial llegaron los bombardeos a Florencia, se destruyeron muchos puentes y el único que quedó en pie fue el Puente Vecchio. Pese a todo, Florencia resistió y llegó a adquirir la nomenclatura de Patrimonio de la Humanidad en muchos de sus monumentos. En la actualidad, Florencia tiene 381.000 habitantes.

Monumentos principales de Florencia

Los palacios, iglesias y museos de Florencia albergan algunos de los mayores tesoros artísticos del mundo. Los monumentos más importantes y conocidos incluyen la Catedral de Florencia, el Baptisterio de San Juan, la Galería de los Uffizi o la Accademia. Las iglesias de Santa María Novella y Santa Croce son auténticas galerías de arte. El Ponte Vecchio, los Jardines de Boboli, el Palacio Pitti… ¡Te contamos los lugares de Florencia que no puedes perderte!

Catedral de Florencia y la cúpula de Brunelleschi  - Qué ver en Florencia - Guía de viaje Florencia - Buendía Tours
Catedral de Florencia y cúpula de Brunelleschi.

Piazza del Duomo

La Piazza del Duomo de Florencia es una plaza que cuenta con algunos de los monumentos más destacados de la ciudad. Podría decirse que es la más importante. Dominando el estrecho paisaje de la piazza se encuentra la Catedral de Florencia con su preciosa fachada de mármol y flanqueada por el Campanario de Giotto de más de 80 metros de altura. Desde esa altura se obtiene una gran vista de la plaza y de su otro edificio más destacado: el Baptisterio de San Juan

Para quienes no tengan miedo a los alturas, en la Piazza del Duomo hay un punto de vista aún más alto desde el que disfrutar de las mejores vistas panorámicas de Florencia. Hablamos de la Cúpula de Brunelleschi con su estrecha terraza. Detrás del Duomo puedes acceder al Museo dell’Opera del Duomo, donde se exhiben tesoros históricos de la Catedral. 

Catedral de Florencia

La Catedral de Santa María del Fiore es el símbolo de Florencia, además de ser la cuarta iglesia más grande del mundo. El complejo de la catedral, que incluye el Baptisterio y el Campanario de Giotto, es parte del Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO que cubre el centro histórico de la ciudad. La iglesia que vemos hoy, terminada oficialmente en 1434, es el resultado final de años de obras y una historia de arquitectura fascinante. 

Fue diseñada por Arnolfo di Cambio, con una fachada exterior de mármol en blanco, verde y rosa, y en su interior hay esculturas y frescos de grandes artistas como Castagno, Vasari y Zuccari. Y, aunque toda la iglesia es una obra de arte, la característica arquitectónica más famosa es la cúpula de Brunelleschi, el genio del Renacimiento.

Campanario de Giotto

El Campanario de Giotto es otro de los rincones más emblemáticos de Florencia. Se cierne sobre el Duomo a casi 280 pies de altura, con una torre independiente que se considera el ejemplo más claro de la arquitectura gótica del siglo XIV en la ciudad, que resulta ser visible desde todos los puntos de Florencia. 

Giotto fue quien diseñó la torre, de ahí que se le conozca como el campanile di Giotto, pero sus coloridos paneles fueron completados por diferentes artistas renacentistas. Después de subir más de 400 escaleras llegarás a la cima del campanario y disfrutarás de una de las mejores vistas de Florencia.

Iglesia de Orsanmichele

Situada a medio camino entre el Palazzo della Signoria y la Catedral de Santa Maria del Fiore, Orsanmichele es un monumento en el que lo religioso y lo cívico se unen. Esta iglesia fue construida originalmente en el siglo XIV como un mercado de cereales y es un símbolo de los gremios florentinos, quienes utilizaron el templo como capilla. 

El exterior de la Iglesia de Orsanmichele está decorado con nichos y tabernáculos con estatuas que representan a los santos patronos de los numerosos gremios de Florencia, después de que el gobierno de la ciudad mandase a los gremios que financiaran su decoración. Hay una serie de estatuas que representan la obra de algunos de los artistas más destacados del Renacimiento. Solo las copias adornan el exterior del edificio, las originales están en el Museo Orsanmichele, en la propia iglesia.

Baptisterio de San Juan

El Battisterio di San Giovanni es una joya arquitectónica de la que se dice que era un templo pagano. La iglesia está revestida en mármol que combina con una mezcla interesante de fe, historia y arte dentro de su diseño octogonal único y su cúpula oculta. Lo más destacado del baptisterio son las Puertas del Paraíso de Ghiberti, que representan el Antiguo Testamento con esculturas en relieve que capturan varias escenas en un solo cuadro.

Además de las famosas puertas de bronce, el interior de San Juan es digno de admirar. Sus frescos en el techo, con diferentes estilos artísticos, son imágenes bíblicas de la Virgen María, Jesús e incluso de San Juan Bautista, patrón de la iglesia. La Tumba del Antipapa Juan XXIII también suscita bastante interés entre quienes visitan el Baptisterio de San Juan.

Basílica de Santa María Novella

El barrio de Santa María Novella es uno de los barrios del centro de Florencia más conocidos, sobre todo por la impresionante Basílica de Santa María Novella. Esta fue construida entre los siglos XIII y XIV por orden de los frailes dominicos, con colores de mármol en la fachada que recuerdan al Duomo y la iglesia de Santa Croce. 

El interior de la basílica demuestra que esta es una de las iglesias más bonitas de toda Florencia, lo cual no es poco teniendo en cuenta la gran cantidad de edificios religiosos que hay en la ciudad. Todo, desde las capillas hasta la Trinità de Masaccio y las vidrieras, es impresionante y merece la pena visitarla.

Piazza della Signoria

La Piazza della Signoria es un cuadrado en forma de L frente al Palazzo Vecchio, el majestuoso edificio que se encuentra en el centro de la plaza. Es un punto clave en la historia de la República Florentina y aún mantiene su reputación como el centro político de la ciudad que recibe todos los días a miles de turistas.

La plaza está rodeada por otros palacios y estructuras importantes como la Loggia dei Lazi, la estructura errante que cubre algunas estatuas de Cellini, Giambologna y Fedi; la Galería de los Uffizi, el museo más relevante de Florencia; o el Palacio del Tribunale della Mercanzia y el Palazzo Gondi. La Fuente de Neptuno de Amanatti también está aquí.

Mercado Central

El Mercato Centrale, también conocido como Mercato di San Lorenzo, es el mercado histórico de alimentos y productos agrícolas de Florencia. Durante mucho tiempo ha sido un destino para locales y turistas por igual para deleitarse con las coloridas y frescas ofertas del mercado, cubierto de frutas y verduras, carnes y quesos y otros alimentos básicos, en su mayoría de la región de la Toscana

Gracias a una remodelación reciente en el último piso, ahora es un destino gastronómico imprescindible para los amantes de la comida callejera y la cocina gourmet. ¡No dejes de disfrutar de la comida italiana en uno de los sitios más animados de Florencia!

Ponte Vecchio

El Ponte Vecchio es uno de los sitios más icónicos de Florencia. Fue construido en el siglo XIV como el primer puente sobre el río Arno que se utilizó como sistema de defensa. Hoy, el puente es conocido por sus tiendas, con muchas joyerías, boutiques de antigüedades y vendedores de arte. 

El diseño se ha atribuido al arquitecto medieval italiano Gaddi. Durante el mandato de Cosimo I de’ Médici como duque de Florencia, mandó construir el Corredor de Vasari, que conecta el Palazzo Vecchio con la Galería de los Uffizi.

Mercato Nuovo

Conocido por sus artículos de cuero, bufandas y ubicación en el centro de Florencia, el Mercato Nuovo es una versión más nueva del mercado de cuero original en San Lorenzo. Situado bajo llamativos arcos de estilo medieval, aquí también está una de las estatuas más aclamadas por los turistas en la ciudad: Il Porcellino, razón por la cual el mercado es conocido como Mercato Porcellino. La leyenda ciudadana dice que frotar el hocico del jabalí mientras dejas caer una moneda de su boca, volverás a Florencia.

Iglesia de Santa Croce

La Basílica de Santa Croce, una de las iglesias más grandes de Florencia, no solo es un impresionante edificio religioso, sino que también es el lugar donde están enterrados algunos de los artistas, pintores, arquitectos e intelectuales italianos más ilustres y famosos, como Miguel Ángel, Galileo, Maquiavelo o Rossini

Además de por las tumbas, la Iglesia de Santa Croce es conocida por sus 16 capillas con frescos característicos de las iglesias franciscanas y por las esculturas monumentales de Donatello. Tampoco puedes irte del edificio sin visitar el Museo de la Santa Croce y detenerte a observar las obras de arte que albergan sus paredes.

Piazza della Libertà

La Plaza de la Libertad es el punto más al norte del centro histórico de Florencia. Ha sido construida y reconstruida muchas veces hasta el siglo XIX, cuando fue demolida y finalmente diseñada por Giuseppe Poggi. En la actualidad, la plaza está rodeada por preciosos y característicos edificios florentinos y, en el medio, se encuentra un jardín con vista al arco triunfal y la majestuosa fuente que está a sus pies. 

Justo al lado de la piazza está el jardín francés Parterre, encargado por el gran ducado en el siglo XVIII y que sirve como pista de patinaje sobre hielo durante el invierno.

Piazzale Michelangelo

El Piazzale Michelangelo es hogar de una de las tres versiones del David de Miguel Ángel, y ofrece una de las mejores vistas panorámicas de Florencia

Si decides subir a esta zona del distrito de Oltrarno, no solo disfrutarás de una imagen digna de postal, sino que también podrás descubrir la impresionante Abadía de San Miniato al Monte, una obra de arte de la arquitectura florentina que se inspira en los edificios monumentales romanos. Los jardines dell’Iris y delle Rose son públicos y son una de las paradas obligatorias de la zona, al igual que el Palazzo Pitti y sus magníficos Jardines de Boboli. Por último, no te puedes ir sin pasear por la Piazza Santo Spirito y visitar la basílica que lleva el mismo nombre.

Plaza de la República

Entre las visitas obligadas en Florencia, asegúrate de no saltarte el tomar un aperitivo italiano o un café en alguna de las cafeterías históricas de la Piazza della Repubblica. Esta plaza siempre ha sido un actor clave en los acontecimientos históricos de la ciudad y es considerada una de las más importantes del centro histórico. 

La Plaza de la República ofrece un contraste con sus callejones estrechos y sus muros centenarios que descansan contra la animada vida que se desarrolla en el lugar. La Colonna dell’Abbondanza es donde se reúnen muchos locales, y el Arcone el fondo de muchas fotos de turistas.

Basílica de San Lorenzo

Entre los principales logros artísticos del mundo occidental, el complejo de la Basílica de San Lorenzo, con la Sacristía Nueva, la Sacristía Vieja, la Capilla de los Príncipes y la Biblioteca Laurenciana, combina tesoros artísticos invaluables en un entorno de arquitectura excepcional.  

La familia Médici reunió a los grandes maestros de su época para construir un complejo de iglesias para su propio culto y como mausoleo para las generaciones de la poderosa familia. Así fue como Brunelleschi, Donatello y Miguel Ángel participaron en la construcción de San Lorenzo. Agrega obras de artistas como Verrocchio o Bronzini, para que sea un edificio imprescindible que visitar en Florencia.

Forte di Belvedere

Es un fuerte laberíntico diseñado por Buontalenti para el Gran Duqe Fernando I a finales del siglo XVI. Desde el enorme baluarte, los soldados vigilaban cuatro frentes, tanto para la seguridad interna como para proteger el Palazzo Pitti contra ataques extranjeros. 

Hoy, el Forte di Belvedere cuenta con exposiciones de arte durante el verano, momento en el que se puede visitar el lugar. Vale la pena pasarse y echar un vistazo, aunque solo sea para deleitarse con las vistas de Florencia desde el fuerte.

Jardín de Boboli

Los Jardines de Boboli son uno de los primeros resultados en Google si buscas cosas para ver y hacer en Florencia, por lo que no es un rincón secreto. Sin embargo, los secretos y el misterio que encierra son lo que hace que la gente acuda. Eso, y que el conocido Palazzo Pitti se encuentra a sus pies. 

El extenso jardín, la zona verde más grande de Florencia, fue diseñado por Brunelleschi para la familia Pitti en el siglo XV. La peculiar Gruta de Buontalenti es una de las primeras cosas que tienes que ver en Boboli para deleitarte con sus frescos; después el paseo puede seguir por el anfiteatro, el kaffehaus y el Viottolone.

Torre San Niccolò

Construida en 1324, la mejor conservada de las puertas medievales de Florencia se erige como centinela a orillas del río Arno. En verano, con un guía, se pueden subir sus empinadas escaleras dentro de la torre para disfrutar de unas vistas impresionantes del río y la ciudad. Es la única torre de la ciudad que nunca fue “decapitada” y conserva un paseo accesible para los visitantes. 

Detrás de la puerta de la ciudad, una escalera monumental diseñada por Giuseppe Poggi serpentea hacia la Basílica de San Miniato al Monte.

Palazzo Strozzi

Los amantes del arte contemporáneo no deben dejar de visitar el Palazzo Strozzi, en el corazón de Florencia. La mansión renacentista que data del siglo XV, construida por y para Filippo Strozzi, es hoy un edificio con exposiciones internacionales itinerantes que cuenta con interesantes artistas como Peggy Guggenheim o Bill Viola, además de eventos y conciertos. Siéntete como un verdadero florentino tomando un café en su conocido Strozzi Caffe.

El palacio tiene una fachada rústica que goza de cierta majestuosidad, sobre todo en su precioso patio interior, con muestras de la ambición y ostentosidad de las que querían presumir en la familia rival de los Medici. Durante el siglo XV, fue el palacio principesco florentino por excelencia y un modelo influyente en los siguientes siglos.

Palazzo Davanzati

Uno de los palacios del siglo XIV mejor conservados de Florencia, el Palazzo Davanzati, es hoy un museo dedicado a la vida doméstica durante el período medieval y renacentista de los nobles y ricos de la ciudad. Se construyó para la familia Davizzi, pero luego lo compraron los Davanzati, y puedes ver el árbol genealógico de los segundos en la pared del patio interior del edificio.

Entre los espacios más destacados del palacio está la Sala Madornale, la exótica Sala dei Pappagalli y la Camera dei Pavoni.

Palazzo Rucellai

Este es uno de los primeros ejemplos de arquitectura renacentista en Florencia. Su arquitecto fue Leon Battista Alberti, quien se inspiró en el Coliseo de Roma y empleó su simetría y proporción para crear una elegante residencia. En su fachada de tres pisos puedes ver tres órdenes arquitectónicas diferentes: dórico, jónico y corintio; después del Palazzo Rucellai, esto se convirtió en una normal en los palacios renacentistas.

Tiene un patio renacentista caracterizado por sus arcadas sostenidas por columnas corintias y una bóveda cruzada une el patio con la calle, a través de la Vigna Nuova. Actualmente, la familia Rucellai sigue viviendo allí.

Museos de Florencia

Florencia en sí misma es un auténtico museo al aire libre. Corazón de la Renaissance italiana, las plazas y edificios en sí son un testimonio de la historia de la arquitectura y de épocas pasadas. Su catedral, sus iglesias y muchos de sus palacio fueron diseñados, construidos y decorados por muchos de los artistas más ilustres del Renacimiento, desde Brunelleschi hasta Miguel Ángel, y se pueden admirar desde el exterior. 

Pero para ver el otro lado de la ciudad, el que alberga los verdaderos tesoros, tienes que entrar en los mejores museos de Florencia. En su interior encontrarás pinturas, esculturas y frescos imaginados y creados por algunas de las mentes más grandes de la historia.