Guia de viaje de

Florencia

Iglesia de Santa Croce

La basílica franciscana de Santa Croce, con su fachada de mármol verde y blanco rayado, tiene en su interior las tumbas de muchas celebridades florentinas, como Miguel Ángel, Dante y Maquiavelo, y tesoros artísticos dignos de conocer.

Iglesia de Santa Croce - Qué ver en Florencia - Guía de viaje Florencia - Buendía Tours
Fachada principal de la iglesia en la Piazza Santa Croce.

La Basílica de Santa Croce es la principal iglesia franciscana de Florencia, y una basílica menor de la Iglesia Católica Romana. Está situada en la Piazza di Santa Croce, a unos 800 metros del Duomo. El sitio, cuando se eligió por primera vez, estaba en un pantano fuera de las murallas de la ciudad. 

Es la iglesia franciscana más grande del mundo, con dieciséis capillas, muchas de ellas decorados con frescos de Giotto y sus alumnos, sus tumbas y cenotafios. La leyenda dice que Santa Croce fue fundada por el mismo San Francisco.

Historia de la Iglesia de Santa Croce

La Basílica de Santa Croce data de principios del siglo XIII, cuando la orden franciscana llegó por primera vez a Florencia. En la década de 1220, construyeron un pequeño oratorio dedicado a la Santa Cruz en un barrio pobre de Florencia. 

Unos años más tarde, Luis IX regaló a Santa Croce una astilla de la Vera Cruz. A finales del mismo siglo, el artista Cimabue pintó su famoso Crucifijo para la iglesia. La nueva Basílica de Santa Croce fue construida en 1294 y terminada casi a finales del siglo siguiente. Se desconoce el arquitecto, pero muchos atribuyen la obra a Arnolfo di Cambio, arquitecto de la Catedral de Florencia. 

La basílica fue financiada por dos familias ricas de Florencia, los Bardi y los Peruzzi, quienes obtuvieron el control de la iglesia comprando costosas capillas litúrgicas cerca del altar mayor. Es algo irónico que una basílica dedicada a la “santa pobreza” fue financiada por los ricos. 

Santa Croce se describe como gótica, que es un estilo caracterizado por la luz, la altura y la ornamentación. Curiosamente, la palabra “gótico” solo fue inventada por los italianos durante el Renacimiento. Entonces, tenía un significado despectivo asociado con los invasores góticos. Los italianos pensaban que el estilo gótico pertenecía al norte de Europa y no era lo suficientemente italiano. 

A mediados del siglo XVI, Cosimo de Médici encargó a Giorgio Vasari que hiciera renacer la basílica. El artista blanqueó algunas paredes, amplió la nave y quitó el biombo, un dispositivo medieval que separa a laicos de la gente común. 

Iglesia de Santa Croce - Qué ver en Florencia - Guía de viaje Florencia - Buendía Tours
Estatua de Dante frente a la Iglesia de Santa Croce.

Originalmente, Santa Croce tenía un exterior de piedra toscamente labrada. En 1857, Niccolo Matas recibió el encargo de crear la actual fachada neogótica. Presenta paneles poli cromados de mármol rosa, verde y rojo que contrastan con piedra blanca pulida. A la izquierda del edificio, está una estatua de Dante Alighieri, el famoso poeta italiano. 

En el interior, la nave es amplia y está bien iluminada por las numerosas vidrieras. Se dice que cuando Lord Byron vio por primera vez la iglesia se declaró “borracho de belleza”.

Qué ver en la Iglesia de Santa Croce

El austero interior de esta basílica franciscana sorprende después de la magnífica fachada neogótica animada por diferentes tonos de mármol de colores. La mayoría de personas que la visitan vienen a ver las tumbas de Miguel Ángel, Ghiberti o Galileo, pero los frescos de Giotto en las capillas a la derecha del altar son lo más destacado. 

Santa Croce está llena de tantos tesoros renacentistas que hay mucho por descubrir: capillas, esculturas de Donatello, tumbas de celebridades y obras del museo de la basílica. 

Capillas de Santa Croce

Las capillas con frescos eran una característica común de las iglesias franciscanas. Las grandes familias de Florencia encargaron a los mejores artistas de la época la decoración de las mismas. Gran parte de los frescos del siglo XIV sobreviven hoy, aunque algunos fueron dañados o restaurados. 

En Santa Croce hay 16 capillas en total, aunque hablaremos de las cinco más significativas y relevantes:

  • Capilla Bardi. Los Bardi, una familia aristocrática de banqueros, contrataron a Giotto para decorar su capilla familiar, justo a la derecha del coro. Giotto fue el pintor más destacado del siglo XIV y uno de los fundadores del arte occidental tal como lo conocemos. Los frescos muestran la naturaleza innovadora de Giotto: las figuras partes de la rigidez característica de la época medieval y tienen rostros emotivos. Estos preciosos frescos son la cumbre de la obra pictórica del artista, siendo admirados y seguidos como ejemplo por generaciones futuras. 
  • Capilla Peruzzi. Esta capilla presenta la primera obra de Giotto en Santa Croce, cubierta con la historia de San Juan Bautista y San Juan Evangelista. Lamentablemente, los frescos no están en buen estado, porque la técnica usada por el artista fue la fresco secco, donde se deja secar el yeso antes de aplicar la pintura al óleo. Pintados 30 años antes, estos frescos son menos impresionantes que los de Bardi pero más vivos y más dramáticos.
  • Capilla Baroncelli. La construcción de esta capilla comenzó en 1328 y es una de las mejor conservadas de la Santa Croce. Cuenta con atractivos frescos de Taddeo Gaddi, estudiante, colaborador y ahijado de Giotto. También tiene un precioso altar, vitral y cúpula de techo. El ciclo de frescos se hizo en 10 años y representa las historias de la Virgen María. Gaddi también diseñó las vidrieras. 
Capillas de la Iglesia de Santa Croce - Qué ver en Florencia - Guía de viaje Florencia - Buendía Tours
Detalles de los frescos de la Capilla Baroncelli.
  • Capilla Pazzi. En 1442, la familia Pazzi construyó la Sala Capitular, utilizada por los frailes franciscanos, en el claustro medieval de la iglesia. Posteriormente, fue conocida como la Capilla Pazzi. Se dice que fue diseñada por Brunelleschi para la familia florentina que intentó derrocar a los Médici en un golpe de estado. Esta capilla se considera uno de los edificios más armoniosos del Renacimiento florentino temprano. No está decorado con frescos, sino con círculos de terracota vidriados creados por Luca della Robbia y sus seguidores. 
  • Capilla Mayor. Esta capilla tiene frescos del hijo de Gaddi, Agnolo, quien fue considerado el heredero artístico de Giotto. Fue la última capilla y la más grande de Santa Croce. Gaddi produjo un fresco masivo, La leyenda de la Vera Cruz. El colorido fresco cuenta la historia de la cruz de Cristo, que sostiene que fue hecha de un árbol plantado sobre la tumba de Adán. Destaca por detalles y curiosidades que nada tienen que ver con la iconografía de la leyenda. Es como una búsqueda del tesoro en la que se pueden ver animales, fauna y flora, retratos de Taddeo, Agnolo y Giotto.

Esculturas de Donatello

La Basílica de Santa Croce tiene tres de las esculturas monumentales de Donatello, quien fue el primer escultor en alejarse de las representaciones góticas y reintrodujo elementos de la escultura grecorromana clásica que estudió en Roma. Donatello se apartó de la iconografía plana imperante y buscó representar la experiencia humana, produciendo obras naturales y emocionales. 

  • San Luis de Touluse es la escultura de bronce más antigua que se conserva de Donatello y cuenta la historia de un fraile humilde que abdicó de su trono por la iglesia.
  • Anunciación. Esta magnífica escultura está cerca de la Capilla Cavalcanti, en la que se representa el momento en el que María se entera de que dará luz a Cristo. La escultura es dorada, con un fuerte realismo y una narrativa psicológica.
  • Crucifijo es una de las mejores sobras de Donatello. De madera, está muy lejos de las representaciones idealizadas habituales, con un Jesús barbudo, musculoso y triste.

Tumbas de celebración de Santa Croce

Santa Croce también es conocida como el “Templo de las Glorias Italianas”. Si eres seguidor de los maestros y luminarias del Renacimiento, puedes rendirles homenaje aquí. Hay más de 300 tumbas en honor a artistas de la época renacentista, algunas de estas son tan antiguas que no se permite caminar sobre ellas. Nos centraremos en las más importantes, ¡porque si no no terminaríamos nunca!

  • Tumba de Miguel Ángel. Diseñada por Visari, la leyenda dice que el artista más famoso del mundo eligió el lugar para ser enterrado. La tumba es estática y no del todo apropiada para uno de los más grandes, siendo una alegoría de la escultura, arquitectura y pintura, tres cosas en las que sobresalió Miguel Ángel. Los frescos están en la parte superior, con un busto del hombre, y debajo hay tres mujeres llorando que representan sus disciplinas artísticas.
Tumba de Miguel Ángel de la Iglesia de Santa Croce - Qué ver en Florencia - Guía de viaje Florencia - Buendía Tours
Tumba de Miguel Ángel en la Basílica de Santa Croce.
  • Tumba de Galileo. Inicialmente, Galileo no fue enterrado en Santa Croce. Fue juzgado por la Inquisición y exiliado a Florencia. Durante la Era de la Ilustración, los eruditos se dieron cuenta de que tenía razón al afirmar que la tierra giraba alrededor del sol. Luego, sus restos fueron trasladados de regreso a la ciudad. La tumba fue diseñada por Foggini
  • Tumba de Lorenzo Ghiberti. El creador de las famosas Puertas del Paraíso también tiene su lugar en Santa Croce. Su tumba es simple, marcada con el emblema de un águila en el suelo
  • Tumba de Maquiavelo. Padre de la teoría política y escritor de El Príncipe, un manual para gobernantes políticos que expone la mecánica cínica del arte de gobernar, Nicollo Maquiavelo también descansa en la basílica de Santa Croce
  • Tumba de Dante. El poeta vivió sus primeros 37 años de vida en Florencia antes de ser exiliado por sus actividades políticas. Sin embargo, la ciudad reclama su legado político y hay una tumba en honor al autor de La Divina Comedia en Santa Croce, aunque el sarcófago está vacío. Muestra a un Dante pensativo flanqueado por alegorías de la poesía italiana. 
  • Tumba de Rossini. Apodado como el Mozart italiano, fue un compositor destacado del período clásico del siglo XIX. Obertura de Guillermo Tell o la ópera El barbero de Sevilla son de sus piezas más famosas. Rossini murió en París, fue enterrado en el cementerio Pere Lachaise, y años después su cuerpo se trasladó a Santa Croce.

Museo de la Santa Croce

Al igual que la Catedral de Florencia, Santa Croce tiene su propio museo. Fundado a principios del siglo XX, se encuentra en el antiguo refectorio de la iglesia y alberga obras de la escuela florentina. En 1966, el espacio fue dañado por la inundación del río Arno, pero fue restaurado de manera muy cuidadosa, aunque algunos daños fueron irreversibles.

En el museo encontrarás muchos frescos, esculturas o bocetos, entre las que se encuentran algunas obras de arte como el Crucifex de Cimabue, La Última Cena y el Árbol de la Vida de Gaddi, el Descenso de Cristo al Limbo de Bronzino y el Descendimiento de la Cruz de Francesco Salviati.

Ubicación de la Iglesia de Santa Croce

  • Basilica di Santa Croce di Firenze
    • Piazza di Santa Croce, 16

Detalles

  • Horario

    • Lunes a Sábado - 09:30 a 17:00 h 
    • Domingo y Festivos - 14:00 a 17:00 h
  • Precio

    • Adultos: 8 €
    • 11-17 años: 4 €
    • < 11 años: gratis

Cómo llegar a la Iglesia de Santa Croce

  • Bus

    • Paradas: Ghibellina Pepi, Magliabechi, Lungarno Alle Grazie y Zecca Vecchia Cavalleggeri