Hungría

Guia de viaje de

Budapest

Puente de las Cadenas

Los puentes son fundamentales sobre todo para comunicarse, pero hay ciudades en las que se convierten en visitas ineludibles. Eso ocurre en Budapest, ya que si hay un elemento característico en la capital húngara son los puentes de Budapest, privilegiados miradores tendidos sobre el Danubio.

Vista aérea del Puente de las Cadenas de Budapest

De todos los puentes de Budapest si hay uno que se ha convertido en un icono y un símbolo de Budapest, es el Puente de las Cadenas. Y es que es difícil encontrar un ranking de puentes en el que no se coloque entre las primeras posiciones:

  • Los puentes más bonitos de Europa: el Puente de las Cadenas de Budapest, está.
  • Los puentes más famosos del mundo: el Puente de las Cadenas de Budapest, está
  • Los puentes más románticos del mundo: el Puente de las Cadenas de Budapest, está.
  • Los puentes que hay que cruzar al menos una vez en la vida: el Puente de las Cadenas de Budapest, está.

Se trata del puente más antiguo de Budapest, el primero en unir Buda y Pest, haciendo que, años más tarde, sus dos corazones empezaran a latir como uno solo, conformando la ciudad como la conocemos en la actualidad, y el segundo en el curso total del río. Uno de los monumentos que hay que ver durante el viaje a Budapest.

En Buendía Tours, estamos encantados de esperar a que lleguéis y juntos recorrer, con nuestras visitas guiadas, en español, por Budapest, los mejores lugares que visitar de Budapest. Veréis como si, como el Puente de las Cadenas de Budapest, está entre ellos.

Historia del Puente de las Cadenas de Budapest

Desde Buendía Tours nos resulta imposible imaginar la capital de Hungría sin sus puentes, son un elemento esencial que seguramente cruzaréis en repetidas ocasiones durante vuestros viaje a Budapest. Sin embargo, cosa curiosa, solo hace 200 años no existía ningún puente permanente que cruzase el Danubio a su paso por Hungría.

Hasta el siglo XIX sus orillas se unían por barca cuando el tiempo lo permitía, mientras que en los duros inviernos se podía cruzar a pie el Danubio congelado, pero durante el deshielo desaparecía  la conexión entre las dos orillas. Quedando el puente más cercano, y el único que cruzaba el Danubio por aquel entonces, en Viena, a unos 250 Km de distancia.

El conde István Széchenyi  fue el precursor de este y otros grandes proyectos de la época, ofreciendo sus rentas de un año entero para la construcción de un puente permanente sobre el río. Cuenta la historia que al fallecer su padre no pudo cruzar el río hasta una semana después, siendo esta la razón de que en  1832 formara la Asociación de puentes de Budapest que inició la construcción del puente en 1840.

Fue  inaugurado el 20 de noviembre de 1849, y fue la primera instalación en Hungría donde la aristocracia, previamente exenta de toda clase de impuestostuvo que pagar peaje para cruzar por él.

Durante la Segunda Guerra Mundial los alemanes volaron todos los puentes de Budapest, incluido el Puente de las Cadenas, que tuvo que ser reconstruido para ser inaugurado de nuevo en 1949, exactamente 100 años después del primero.

El puente es también un símbolo de la independencia de Budapest y fue el lugar de las manifestaciones llevadas a cabo durante la turbulenta época de la caída del telón de acero en 1.989.

Arquitectura del Puente de las Cadenas de Budapest

Detrás de la construcción del puente más emblemático de Budapest encontramos dos nombres: el inglés William Tierney Clark y el escocés Adam Clark.

Desde el punto de vista estructural el Puente de las Cadenas de Budapest es un puente colgante, en el que los cables principales han sido sustituidos por eslabones de una cadena, de ahí el nombre por el que se le conoce. Construido en piedra y hierro forjado, el Puente de las Cadenas de Budapest tiene unas dimensiones de  375 m de longuitud, casi 16 m de ancho  y su vano central es de 202 metros, convirtiéndolo en uno de los puentes  más largos del mundo cuando fue inaugurado. Dos pilares de piedra abovedados sostienen la robusta estructura de casi 5.200 toneladas.

En el momento de su construcción se le consideró como una de las maravillas de la ingeniería del mundo moderno. A lo que habría que añadir su gran importancia en la vida económica, social y cultural del país.

Los detalles arquitectónicos que presenta el Puente de las Cadenas de Budapest, son de estilo neoclasicista con el escudo húngaro en sus portadas y cuatro leones en los extremos del puente, tallados en piedra por el escultor János Marschalkó. Sobre esos leones corren muchas leyendas que os contamos más adelante.

En el lado de Pest una placa reza que el Puente de las Cadenas y el puente sobre el Támesis en Marlow son los dos únicos puentes aún en pie diseñados por William Tierney Clarke.

Cruzando el Puente de las Cadenas

El Puente de las Cadenas sobre el Danubio es una de las imágenes más famosas de Budapest, está claro que se trata de un gran atractivo turístico de Budapest, en sus extremos dos plazas: la de Széchenyi István y la de Adam Clark, dedicadas a los dos personajes más importantes de su construcción. En el centro encontramos una estatua del propio Széchenyi István.  

Desde el mismo puente se tiene una bonita vista de ambos lados de Budapest, con algunos de los demás puentes al fondo; el más próximo, río abajo, el Puente Elisabeth y río arriba el Puente Margarita. El grandioso Parlamento domina la zona de Pest, mientras que el Castillo de Buda se eleva en la otra orilla. Desde la plaza de Adam Clark se puede coger el funicular para ascender hasta él. Allí podemos admirar también la entrada al túnel del Danubio que cruza por debajo de la colina de Buda y al fondo la Isla Margarita.

Puente de las Cadenas de Budapest

Es por la noche cuando la iluminación del Puente de las Cadenas de Budapest, lo hace aún más espectacular. Tanto desde el propio puente, admirando el reflejo de la ciudad en las aguas del río, como si contemplas el puente desde lo alto, para lo cual una buena opción es el Bastión de los Pescadores, ni que decir tiene que las vistas de Budapest, desde el Puente de las Cadenas, tanto de día como de noche, es una de las cosas que hay que hacer si estamos de visita en Budapest.

En la vida hay muchos puentes por cruzar y el Puente de las Cadenas en Budapest hay que cruzarlo, al menos, una vez en la vida. Eso debió pensar en 2001 el piloto húngaro Peter Besenyei, pionero de la Red Bull Air Race, aunque quiso ser más original volando por debajo del puente, una maniobra que se ha convertido en habitual en las carreras del aire de Red Bull. Nosotros nos conformaremos con cruzarlo paseando y admirar sus maravillosas vistas de Budapest.

El puente está abierto al tráfico excepto los fines de semana de Julio y Agosto, entonces se cierra y se instalan en él los artistas callejeros.

Leyendas del Puente de las Cadenas de Budapest

Son varias las leyendas que rodean este puente, desde Buendía Tours queremos contaros las tres más conocidas, dos de ellas versan sobre los leones que lo custodian, los leones más famosos de Budapest. (Ya sabéis cómo nos gustan en Buendía Tours las leyendas…)

La primera leyenda sobre el Puente de las Cadenas de Budapest, cuenta que su creador, el escultor János Marschalko, se suicidó tirándose desde él el mismo el día de su inauguración. El motivo no fue otro que durante la ceremonia de inauguración, un zapatero llamado Jakub Frick, descubrió que los animales no tenían lenguas, esto hizo que los asistentes empezaran a reírse y burlarse del escultor que no pudiendo soportarlo saltó desde el puente a las aguas del Danubio. Otras versiones dicen que no fue el zapatero sino un niño el que anunció que  los leones carecían de lenguas, siendo el desenlace el mismo.

La segunda leyenda sobre los leones del Puente de las Cadenas dice que son los guardianes de Hungría, defensores del país contra el invasor, y que cobrarán vida cuando su patria se encuentre en peligro.

Por último, os hablaremos de la leyenda del túnel que se encuentra justo a la entrada del Puente de las Cadenas de Budapest, bajo la colina del castillo, que también es obra de Adam Clark. Se dice, que durante los años de construcción del puente, se edificó este túnel para protegerlo del agua en caso de que lloviera y evitar así su deterioro. Tanto el puente como el túnel coinciden en longitud, siendo esta curiosidad la que dio origen a la leyenda.

Según una anécdota popular, cuando llueve, el puente se puede empujar hacia el túnel para evitar que se moje.

Ubicación del Puente de las Cadenas

Cómo llegar al Puente de las Cadenas

  • Metro

    • Línea M1 - Parada "Vörösmarty tér"
  • Tranvía

    • Línea 2
  • Lugares cercanos

    • Academia húngara de las Ciencias (250 m)
    • Monumento de los zapatos (600 m)
    • Galería Nacional Húngara (600 m)
    • Basílica de San Esteban (700 m)
    • Puente Elizabeth (1 km río abajo)