Hungría

Guia de viaje de

Budapest

Bastión de los Pescadores

Muchas son las capitales europeas asentadas a orillas de ríos y cuyo ritmo de vida está, en mayor o menor medida, marcado por el curso de los mismos, por citar algunas de las más turísticas tenemos el Sena en París, columna vertebral de la metrópoli; el Tajo, en su desembocadura en el Océano Atlántico, rodeando la ciudad de Lisboa o el río Tíber en Roma.

Vista aérea del Bastión de los Pescadores en Budapest

Pero quizás sea la capital húngara la ciudad cuyo pulso este más claramente marcado por el paso del río que la divide, el Danubio (Duna en húngaro) ,ya que es el propio río el nexo de unión entre las dos partes de la ciudad que la configuran tal y como la conocemos en la actualidad y son las aguas del propio río las que la bautizan con el nombre de Budapest, resultado de la unión de las ciudades de Buda y Óbuda , en la orilla derecha, con Pest , ubicada en la orilla izquierda del río. Así el título del libro de Dickens “Historia de dos ciudades”, bien podría ser el título para la historia de Budapest que fue, originalmente, no una ciudad, sino dos unidas y separadas a la vez por el río Danubio.

Fue el Puente de las Cadenas, símbolo de la ciudad desde su construcción en 1849, el que constituyó el primer paso para la unificación en 1873 de dos ciudades que siendo una, no podrían ser más diferentes. Buda la zona alta, la histórica, épica, con sus edificios medievales y barrocos, y el castillo dominando la ciudad; con Pest, la zona baja, joven, corazón económico y comercial de la ciudad.

Así pues durante vuestros días en la ciudad de Budapest Buendía Tours os aconseja, para contemplar el Danubio en todo su esplendor, asomaros a uno de los mejores miradores de la ciudad el Bastión de los Pescadores, situado en la colina de Buda, al oeste del río, que nos permitirá desde cualquiera de sus terrazas ver la grandeza del Danubioel Parlamento de Hungría, el Puente de las Cadenas… En definitiva, tener una vista panorámica de Pest, que será difícil olvidar. 

El monumento en cuestión es uno de los sitios imprescindibles que visitar en Budapest y se trata de un precioso balcón amurallado sobre la ciudad, construido en piedra blanca y formado por siete torres que, si has estado alguna vez en Disneyland, probablemente te recordará al mítico castillo de la Bella Durmiente por su estética romántica.

Para empezar, hay que decir que en la abundante señalización turística que os encontraréis, aparece con el impronunciable, para nosotros, nombre de Halászbástya

Historia del Bastión de los Pescadores

Vamos a acercarnos al lugar conociendo un poco de la historia del pueblo húngaro.

La tradición sostiene que Hungría fue fundada por siete tribus  magiares, pertenecientes a la raza mongoloide, que llegaron desde los montes Urales  en el siglo IX (año 896 de nuestra era): Nyék, Megyer, Kürt-gyarmat, Tarján, Jenő, Kér y Keszi, guiadas por sus 7 líderes: Álmos, Elod, Kond, Tas,  Huba, Töhötöm y Ond.

Álmos, hijo de Ügyek, después de la muerte de su padre se convirtió en el nuevo líder supremo de los magiares húngaros luego de un juramento llevado a cabo bajo lo que se conoce como el Pacto de Sangre y llevó a los húngaros hasta Europa. 

Antes de llegar a Hungría, los magiares fueron a los montes Cárpatos donde Álmos, le entregó voluntariamente durante una ceremonia religiosa el mandato a su hijo, Árpád, quien guiaría a los magiares hasta Hungría. Así comenzó la historia de la nación húngara y la dinastía de los Árpád.

A estas siete tribus se le rinde un silencioso homenaje en cada una de las siete torres cónicas dedicadas a ellas del Bastión de los Pescadores, uno de los iconos de la ciudad y que ha sido declarado Patrimonio Mundial por la Unesco dentro del conjunto histórico formado por las orillas del Danubio, el barrio del Castillo de  Buda y la Avenida Andrássy.

Construcción del Bastión de los Pescadores

Se trata de un monumento histórico construido en el cambio de siglo, para conmemorar los primeros mil años de una Hungría unida, cuando se llevaron a cabo unos planes de remodelación de la colina de Buda.

La construcción, de estilo  neogótico y neo-románico (con inspiración medieval), se llevó a cabo entre los años 1895 y 1902, según el diseño de Frigyes Schulek, arquitecto húngaro, su fachada principal que corre paralela al Danubio, tiene aproximadamente 140 metros de largo y aunque se llame «bastión» (nombre que se le da a una construcción defensiva), se construyó con una función puramente ornamental. Como complemento a la gran Iglesia de Matías que está justo al lado, cuya reconstrucción también corrió a cargo del mismo arquitecto.

Durante su construcción se reveló la Capilla subterránea medieval de San Miguel y parte de ella se incorporó al Bastión.

El área ha conservado este diseño y estructura desde su construcción, sin embargo, durante la Segunda Guerra Mundial sufrió graves daños y la restauración de la torre de visión neo románica fue realizada por el hijo de Frigyes Schulek, Janos.

Hay varias teorías en torno al nombre “Bastión de los pescadores”. Una de ellas cuenta que cerca de la Iglesia de Matías existía un mercado de pescado y que fue quien dio el nombre al lugar. Otra, cuenta que el gremio de los Pescadores que vivía calles abajo del Bastión durante la Edad Media se encargó de defender esta parte de la muralla defensiva medieval y en su honor, el recinto lleva su nombre. Sea como fuere, el lugar os encantará y desde Buendía Tours os recomendamos la visita como ineludible.

Además de las torres, llama la atención la enorme explanada que ocupa el Bastión, y a la que se accede a través de escaleras monumentales y distintos pasadizos, dando acceso a terrazas y arcos por los que poder perderse. Y en esta explanada atrae las miradas la estatua ecuestre erigida en 1906 de Esteban I de Hungría, primer rey de Hungría del año 1.000 al 1.038, considerado el padre de la nación Húngara y uno de los gobernantes más benéficos de la historia de ese país, en cuyo pedestal se relatan los episodios más importantes de su vida.

Bastión de los Pescadores a día de hoy

En cualquier guía, en cualquier web o en cualquier programa de televisión sobre Budapest siempre hay una imagen recurrente: la vista desde lo alto del Parlamento húngaro frente al Danubio. Pues bien, esa imagen está tomada desde el Bastión de los Pescadores. Por lo tanto, es este un lugar de visita obligada para todos los turistas que, recorriendo las calles de Budapest, desean sacar la foto más emblemática de la capital de Hungría.

Bastión de los Pescadores y la Iglesia Matías en Budapest

Desde la colina del castillo, y en particular desde el Bastión de los Pescadores, las vistas quedarán para siempre en vuestra memoria. Cualquier hora del día tiene su encanto para realizar la visita. Si accedes al Bastión de Pescadores al caer la noche contemplarás la estampa iluminada del Parlamento y del Puente de Margarita. Si te acercas a la balaustrada del Bastión a media tarde, podrás ver cómo el ocaso se refleja en las fachadas de la orilla opuesta, y si eres de los que te gusta madrugar para descubrir la ciudad antes que nadie, la contemplar el  amanecer de Budapest, surgiendo más allá de la inmensa planicie de Pest recompensará con creces el madrugón.

En el interior del Bastión de Pescadores podemos disfrutar además de un lujoso restaurante con vistas espectaculares.

Igualmente recomendable es la vista en la dirección contraria, es decir la vista del Bastión de los Pescadores desde Pest. Ya que el bastión se encuentra en lo alto de Buda, se puede ver con facilidad desde el otro lado del Danubio. Si nos situamos a la altura del Monumento de los Zapatos o desde el Parlamento, podremos ver el Bastión justo delante, estampa que desde Buendía Tours os aconsejamos no perderos especialmente de noche para admirar la iluminación de esta zona de la ciudad.

Y si el final del día os encuentra en este lado del Danubio, que mejor colofón que ir a tomar unas cervezas al  «Ruin Bar» más famoso de Budapest, el Szimpla Kert.

Ubicación del Bastión de los Pescadores

  • Horario Torres

    • 9:00 a 20:00 h - Todos los días
  • Precio

    Invierno

    • Gratis

    16 Marzo a 15 Octubre

    • General: 1000 HUF (3,25 €)
    • Entre 6 y 14 años, Estudiantes y Jubilados: 500 HUF (1,60 €)
    • Menores de 6 años y Discapacitados: Gratis
  • Lugares cercanos

    • Iglesia de Matías (53 m)
    • Laberinto del Castillo de Buda (246 m)
    • Conjunto Folclórico Nacional de Hungría (269 m)
    • Iglesia de Santa Ana (460 m)
    • Puente de las Cadenas (756 m)

Cómo llegar al Bastión de los Pescadores

  • Bus

    • Líneas 16, 16A y 116 -  Paradas "Szentháromság tér" y "Plaza de la Santísima Trinidad"