Guia de viaje de

Frankfurt

Qué Comer en Frankfurt

Conoce las delicias de la gastronomía alemana en esta recorrida junto a buendiatours por los distintos platos que puedes disfrutar en la ciudad de Frankfurt

Tal vez lo primero que venga a la cabeza al pensar en gastronomía alemana sean las salchichas. Bienvenidos al lugar de origen de la salchicha más famosa: Frankfurt. Posiblemente el tiempo de sus vacaciones no sea suficiente para probar todos los tipos de salchichas que ofrece este país. Sin embargo, Frankfurt es mucho más que los frankfurters. A continuación algunas otras delicias típicas de la región de Hesse.

Apfelwein

Para beber cerveza, mejor vaya para Múnich. Cualquiera sea el plato de entrada y el plato principal, siempre deberá ir acompañado de la bebida típica de la región: el vino de manzana. Vino de manzana, que no es lo mismo que sidra, ya que este no es gasificado, es menos dulce, y tiene un sabor más agrio.

Con una graduación alcohólica de 5% y muchísimas menos calorías que el vino o la cerveza, esta bebida suele resultar muy refrescante una vez que nos acostumbramos al sabor.

El mejor lugar para beber vino de manzana artesanal es el barrio de Sachsenhausen, al sur de Frankfurt, donde se encuentran todos los bares y restaurantes tradicionales. Se sirve en un vaso con grabados. Se dice que esto permitía tomar el vaso con la mano sin que se resbalara de los dedos grasosos por comer salchichas con las manos.

Los frankfurters tienen varios sobrenombres para su bebida favorita, como ebbelwoi, Äppler, Stöffsche, Apfelmost… Así que atentos al menú porque podría pasar de largo.

Handkäss mit musik

Esta especialidad de queso de leche agria baja en grasa se sirve en casi todos los restaurantes típicos como un aperitivo, normalmente marinado en aceite y vinagre, sal, pimienta, cebollas y comino.

Literalmente traducido como “queso a mano con música”, el nombre se debe a que el pequeño trozo de queso en forma de disco es moldeado a mano, mientras que la segunda parte del nombre es una metáfora inspirada en la “música” que ocurre luego de la digestión, gracias a las cebollas crudas.

Grüne sosse

Siete hierbas mezcladas con mayonesa, yogurt, crema agria o queso: esos son los componentes de la salsa favorita de los residentes de Hesse. La Grüne Soße (salsa verde) se sirve fría con distintas comidas. Puede ser a modo de entrada con huevos duros y patatas, o al lado de algún corte de carne asada o filete empanado.

Lo más curioso de esta salsa es que tiene denominación de origen protegida por la Unión Europea, por lo cual las hierbas tienen que haber sido cultivadas en la región para que la salsa sea considerada auténtica.

Frankfurter rippchen

Normalmente servido con chucrut, puré de patatas y mostaza, este plato consiste en chuletas de cerdo gruesas, curadas y cocidas a fuego lento. Anteriormente considerado comida de pobres, el Frankfurter Rippchen es hoy en día un plato para todos los amantes de la carne con un gran apetito.

El color rosado puede causar un poco de impresión al principio, pero simplemente se debe al proceso de curación, ya sea en chucrut o caldo de carne.

Si no puede terminar la porción, es recomendable pedir que la empaquen para llevar: frías y simplemente con un trozo de pan es otra forma de aprovechar estas deliciosas chuletas.

Frankfurter kranz

¿Hora del postre? Frankfurt lo tiene pensado. El Frankfurter Kranz es un pastel esponjoso cortado en tres capas. Las dos primeras están untadas con crema de mantequilla y mermelada de fresa o cereza. Luego se cubre el pastel entero con aún más crema de mantequilla y es espolvoreado con trocitos de nueces, almendras o castañas caramelizadas.

Este es un pastel con historia: fue creado por un pastelero en 1735. Su nombre refiere a su forma: la de una corona (kranz), un símbolo de la posición que supo ocupar Frankfurt como el sitio de coronación de los reyes germánicos y del Imperio Romano.