Marruecos

Guia de viaje de

Marrakech

Marrakech

¿Quieres un viaje diferente para descubrir nuevas culturas, paisajes increíbles y sabores exóticos? ¡Tienes el destino perfecto al lado de casa! Viajar a Marrakech es toda una experiencia, pero antes de planificarlo todo sabemos que quieres conocer hasta el último detalle de lo que hay que ver, hacer y tener en cuenta. En esta guía te lo contaremos todo para que seas ya un experto conocedor de la ciudad incluso antes de haber aterrizado. ¿Preparado? ¡Volamos al norte de África!

¿Cómo no va a ser Marrakech uno de los destinos favoritos de turistas de todo el mundo? Con sus zocos, palacios, jardines, desierto, ambiente y gastronomía, es el viaje ideal para descubrir una cultura a pocos kilómetros de distancia. Pero antes de disfrutar de sus encantos, necesitas conocer una serie de consejos y pautas para que no haya sobresaltos. Vamos a acompañarte antes, durante y después del viaje con el fin de que todo salga perfecto. ¡Te serán de gran ayuda!

Información práctica de Marrakech

Aeropuerto

Un viaje a Marrakech empieza mucho antes de despegar. Seguro que quieres empezar a ahorrar con los billetes del vuelo. No será un problema, puesto que en la actualidad son muchas las compañías low cost que te llevan al aeropuerto de Menara, a unos seis kilómetros al suroeste de la ciudad. Encontrarás vuelos desde 25€ en ciudades como Málaga, Madrid, Alicante, Barcelona, Las Palmas de Gran Canaria, Sevilla o Tenerife, entre otras.

Ten en cuenta que Marruecos no pertenece a la Unión Europea, ni está dentro de los tratados de la misma para la libre circulación de sus ciudadanos. Por eso, es muy importante que tengas en regla el pasaporte, con una validez mínima de seis meses. En lo referente a visados, los ciudadanos españoles no lo necesitan siempre y cuando viajen por turismo. Pese a ello, ten en cuenta que los tiempos de espera en el aeropuerto serán mucho mayores que si vas a otros destinos, puesto que Marrakech se encuentra fuera de la zona Schengen.

¿Qué quiere decir esto? Que tendrás que pasar por más controles y también completar varios procesos, así que procura ir con bastante tiempo de antelación al aeropuerto. También es muy importante que contrates un seguro de viajes, en Marruecos no te funcionará la tarjeta sanitaria. Entendemos que esto te pueda chocar, porque cuando viajas piensas que todo saldrá excelente, pero más vale prevenir e ir con un seguro de viajes por si ocurren imprevistos.

Las calles de La Medina son las mejores para pasear por Marrakech

Hay muchas empresas que te ofrecerán un seguro. Nosotros te recomendamos que lo abarque todo y que no te exija adelantar un solo euro para cualquier prueba que pueda llegar a tener que hacerse. En caso de aceptar algo así, luego vas a tener que hacer una gran cantidad de papeleo para que te lo devuelvan. Contrata también aquel cuyas coberturas sean lo más completas posible. Y por último, te recomendamos buscar uno que cuente con responsabilidad civil privada.

Con estos primeros consejos para el viaje -los de dinero te los contaremos más adelante-, vamos a despegar. Tras unas horas de vuelo aterrizaremos en Marrakech. ¿Qué toca ahora? Tener muy claro la forma de llegar al alojamiento. La mejor opción de recorrer los kilómetros que separan el aeropuerto y el centro de la ciudad es hacerlo mediante un traslado privado. Son todo comodidades, evitas el regatear con taxistas que intentarán cobrarte más de la cuenta y te llevará a las puertas de tu alojamiento.

Otra opción es el autobús, más económica, aunque algo más incómoda. En el Aeropuerto cuentas con una parada de Alsa cuyos vehículos salen con una frecuencia de veinte minutos. Hace varias paradas cuando llega a la ciudad, y el billete suele rondar los 30 Dírham (DH). Unos 2,71€. ¡Ojo con esta opción! Es posible que traten de engañaros diciendo que el bus se ha estropeado para que os subáis a un taxi y os cobren bastante dinero por unos minutos.

En el caso de querer elegir la opción del bus público, hay que cruzar el parking del aeropuerto y salir hasta la carretera. Es la línea 11, y pasa cada 20-30 minutos, con un precio de 6DH. Una opción económica, sí, pero nada fiable, sobre todo si lleváis mucho equipaje. Y por último cuentas con la opción del taxi, que te va a cobrar lo mismo que un traslado privado, aunque sin todas las comodidades que este ofrece. Os pedirán bastante dinero por el trayecto, así que va a tocaros regatear. El precio que os deberían cobrar ronda los 150DH, unos 15€. No paguéis más porque será un timo.

Muchos turistas optan por la calesa para moverse y dar un paseo por Marrakech

Moneda en Marrakech

Otro de los puntos más importantes del viaje es el relativo al dinero. Ojo con las comisiones por cambio de divisa en las tarjetas de bancos de toda la vida. Son bastante altas, en torno a un 3% o 4%, que a la larga acaba suponiendo bastante dinero que no tienes por qué pagar. ¿Cómo? Con tarjetas que te permiten viajar sin comisiones. Utilizarlas no es complicado. Te las descargas desde una App, son seguras, rápidas y suelen ser gratuitas. 

Una de las tarjetas más conocidas a la hora de viajar al extranjero es la Tarjeta N26. Es como tener un banco en tu propio móvil. En este sentido, existen varias clases: N26 Estándar, la que os recomendamos, N26 Smart, N26 You y N26 Metal. El envío a casa de la N26 Estándar tiene un coste de 10€. Tendrás un número de cuenta como en cualquier otro banco, por lo que lo único que debes hacer es una transferencia sin comisiones a tu N26. Siempre decimos que con algo más de dinero del que preveas gastar, por si acaso. En el caso de que te sobre, lo sacas y lo metes en tu cuenta principal sin gasto extra.

¡Explora lo mejor de Marrakech con Buendía!

Actividades en Marrakech

Pero claro, también está el caso opuesto, que gastes todo el dinero y necesites más para completar el viaje. ¡No pasa nada! Se metería en la tarjeta N26 y no tendrías que esperar las 24 horas que tardan en llegar la transferencia, por lo que es bastante cómodo. Eso sí, la N26. También cuentas con otras tarjetas como la Revolut, que tiene una comisión del 2%. 

Otra de las cosas que te preguntes antes de viajar es dónde cambiar los euros por Dírham, la moneda local. 1€ equivale aproximadamente a 11,05DH. En las aduanas y los aeropuertos existen oficinas de cambio que muchas veces dependen de bancos. El cambio es peor y puede que te cueste un extra, pero contarás con la ventaja de tener un justificante oficial por si decides cambiar una cantidad alta.

Si prefieres hacerlo en Marrakech, cuentas con varios negocios en los que lo hacen. Pero como ya podrás intuir, ten mucho cuidado e infórmate bien antes de hacerlo. ¡Muchos se aprovechan de este hecho para estafarte! En el mundo online, hay empresas especializadas en cambio de divisas. RIA es una de las más conocidas y utilizadas por los viajeros, aunque lo que te recomendamos, si puedes, es preferible que lo hagas en locales físicos. Los alrededores de la plaza de Jemaa el-Fna cuentan con varios establecimientos con muy buen cambio.

Dicho esto, seguro que lo que necesitas saber ahora es cuánto creemos que gastarás. Podemos adelantarte que la mayor parte del presupuesto irá destinado al vuelo y al alojamiento. Una vez estés en la ciudad, los gastos serán mucho menores. Los productos básicos, el comer fuera, tomar algo o visitar lugares icónicos es bastante más barato que en otras grandes ciudades, por ejemplo, de Europa.

Y dentro de este apartado de precios creemos que es importante que conozcas también las posibilidades con las que cuentas para mantenerte conectado a la Red. Nosotros siempre decimos que puedes comprarte una tarjeta SIM al llegar, opción barata una vez estés allí o comprar una SIM antes de salir a Marruecos, que es lo recomendable para aterrizar en el país con cobertura telefónica.

Pero como ocurre con muchas más cosas, en el tema viajes al extranjero se ha avanzado mucho, por lo que cuentas también con la opción de hacerte con una ESIM. ¿Qué es esto? La alternativa a las tarjetas SIM. La pones en el móvil y cuentas con internet en los destinos a los que viajes. Ojo, que actualmente también cuenta con algunos contras, ya que hay destinos donde no se cuenta todavía con datos ilimitados, no es el caso de Marrakech, y te pide tener un móvil compatible con ella. Además, la tarjeta te da solo Internet, es decir, que de momento no deja hacer llamadas.

El zoco de Marrakech está repleto de tiendas y objetos locales. ¡Aprende a regatear!

Temperaturas y temporadas para viajar a Marrakech

Solo esperamos que hasta el momento no te hayamos agobiado demasiado, porque te hemos dicho varias cosas, ¡y parece que aún no despegamos! Vamos a ello sin esperar un segundo. Pero, ¿en qué época? Nosotros te recomendamos el otoño y la primavera. No son meses de gran concentración turística, y las temperaturas son mucho más agradables que en otros momentos del añoSi puedes viajar en septiembre, octubre, abril o mayo perfecto. Lo verás todo con temperaturas de unos 30ºC (allí se aguantan bastante bien) por el día y unos 15ºC por la noche. Las lluvias suelen ocasionales, y el aumento de turistas en estas épocas se concentra, sobre todo, en los días de Semana Santa.

Pero si hay que hablar de bullicio y masificación turística, los meses de verano son los que se llevan la palma. Al margen de esto, suelen ser meses secos y bastante calurosos ¡con días en los que se alcanzan los 40ºC! Pese a ello, casi nadie renuncia a viajar en esta época, al igual que tampoco lo hacen en invierno si se da la oportunidad. Los meses de enero y febrero son los más fríos, así que si vas en esta época, que en la maleta no falte ropa de abrigo. Es verdad que el frío en Marrakech, o lo que allí se conoce como frío, puede ser un día agradable para un español, por ejemplo. Días que se llega a los 20ºC y noches que sí son frías, con temperaturas medias de entre 0ºC y 5ºC. Pese a ello, nada detiene a los que viajan en esta época. Puedes hacer cualquier actividad y divertirte como si vinieses en otra época diferente.

En verano busca una buena sombra, las temperaturas son altísimas

Alojamiento y transporte

¿Dónde alojarnos en Marrakech y cómo movernos por la ciudad? Dos preguntas clave justo antes de volar. Vamos a comenzar por el lugar en el que dormir. Ya te adelantamos que las opciones son variadas, que los precios cambian mucho dependiendo la zona y que, en definitiva, no suele ser sencillo. El mejor consejo que podemos darte es que cuanto antes reserves, mejor. Más barato y menos complicaciones.

Dependiendo de la zona en la que decidas alojarte, el precio subirá o bajará. Uno de los mejores sitios calidad-precio es La Medina. Cerca de la plaza de Jemaa el-Fa, con muchas ofertas de hoteles y alojamientos cerca de los principales monumentos y con una buena oferta de ocio en cualquier momento del día. Los precios suelen rondar los 50€ la noche, aunque también puedes encontrar algunas ofertas.

Cerca de allí te encontrarás con la zona de Mellah, que pese a estar más alejada del centro, muchos la consideran más exclusiva. De hecho, una noche suele costar de 50€ en adelante. Es el antiguo barrio judío y el lugar en el que ver el antiguo cementerio o las sinagogas. En Kasbah también encontrarás alojamientos que son ideales para pasar la noche. Los precios se asemejan a los de La Medina, aunque el barrio en sí es mucho más tranquilo.

Los alrededores de la plaza de Jemaa el-Fa son el mejor lugar para alojarse en Marrakech

La zona moderna de Marrakech, conocida como Gueliz, es la más cercana a las estaciones de bus y tren, pero también la más cara. A partir de 60€ oscilan los precios que te encontrarás. Además, pese a ser tranquila, está más alejada de las principales atracciones turísticas que las anteriormente mencionadas. Y por último, hay que hablar del Palmeral, zona de lujo y donde tocará rascarse el bolsillo, ya que los precios suelen estar de media en los 100€ noche. Te la recomendamos si buscas los mayores lujos, aunque vas a estar alejado de las principales atracciones de la ciudad.

Conocido el alojamiento, vamos a hablar ahora del transporte. ¿Cómo moverse por Marrakech? Siendo una ciudad tan agradable y bonita, te recomendamos que, en la medida de lo que puedas, lo hagas a pie. Un paseo por la Medina lo compensa todo. De hecho, aquí está prohibida la circulación del tráfico, aunque sí verás vehículos de dos ruedas (motos y bicis). En este sentido ¡vete siempre por la derecha! Es la forma de dejarles paseo y no chocar con nadie.

El bus urbano es la mejor opción para ir a lugares que estén algo más alejados de donde te encuentras. Cuando te subas tendrás suerte si encuentras un sitio porque siempre van abarrotados de gente, así que hazte a la idea de que te toque ir de pie. Se mueven por toda la ciudad. Un consejo: lleva siempre contigo un mapa y presta mucha atención a las paradas. Las que no son de sitios muy turísticos pueden confundirse fácilmente. Además, es típico que los turistas elijan moverse en una calesa por las calles de la ciudad.

En cuanto al transporte privado, una opción es el taxi. Viajas cómodo, te deja donde quieres y no tienes que esperar mucho por el servicio. Por contra, son más caros y te tocará regatear con muchos taxistas que querrán cobrarte más por el hecho de ser turista. Hay dos tipos: los petit taxi (para desplazarse por dentro de Marrakech) y los Grand Taxi (para viajar a zonas situadas en las afueras como el Palmeral). La segunda opción, la más cara, es alquilar tu propio coche.

Primera vez en Marrakech

Es probable que hayas venido en busca de esta guía porque va a ser tu primera vez en Marrakech. O también porque, aunque no lo sea, quieres refrescar la memoria para recordar los consejos que debes tener en cuenta. Muchos ya te los hemos dado, pero hay alguno más que consideramos necesario que sepas. La mejor manera de estrenarse en la ciudad es completar un free tour por Marrakech. Conocerás la ciudad junto a un experto y te irás quedando con las zonas por las que moverte.

Cuidado con quienes se ofrezcan a guiaros por Marrakech, normalmente es una estafa

Asegúrate siempre de que el guía sea oficial. Cuidado con quienes se ofrecen a guiarte, muchas veces te llevan por callejones hasta que hacen que te pierdas. Y después, para volver, te cobran bastante dinero. Y volvemos a repetirte, presta especial atención a los taxis y súbete solo a los que tengan licencia. Lleva siempre un mapa contigo para no perderte y sé muy cuidadoso con tus pertenencias, sobre todo con el teléfono móvil.

En el caso del móvil, ten en mente que esta es otra cultura. Hay sitios en los que no está bien visto el hacer fotos. ¡Asegúrate que nadie se va a enfadar! Otro consejo a tener cuenta, aprende a regatear. No solo en los taxis, también en los zocos, los negocios locales y los sitios a los que vayas. Vas a querer comprar mucho, cuidado con lo que te piden por cada cosa.

Hablamos ahora de algo tan cotidiano como el agua. Nadie te va a decir que el agua de Marrakech no sea potable, pero no te recomendamos que la bebas. Busca siempre agua embotellada para refrescarte. Y por supuesto, ojo con los puestos de zumo en la Plaza de Jemaa el-Fna. ¡Algunos tienen más agua que zumo! Al margen del dinero, las tarjetas de viaje, el alojamiento o el cómo moverte, que ya te lo hemos comentado, es muy importante que seas amable y agradable.

Los marroquíes valoran mucho esto, que te sacará de aprietos en situaciones en las que no quieras comprar algo. Por los zocos y la Medina te van a ofrecer cosas de forma constante. Vale más que tu respuesta sea con una sonrisa en la boca y una simple expresión como ‘no lo quiero, gracias’. Continuarás tu camino sin que te sigan insistiendo demasiado. De lo contrario es probable que te repitan lo mismo varias veces.

Un poco de historia

Hay que remontarse a la segunda mitad del siglo XI para descubrir los orígenes de Marrakech. Durante varias etapas de la historia, esta ciudad fue la capital del país, que extendía sus dominios hasta el sur de España. Conforme pasaron los siglos, los diferentes estamentos de poder hicieron a Marrakech crecer más y más, llegando a ser una de las ciudades más poderosas de África en el siglo XVI.

El poder y las luchas por el mismo marcan la historia de Marrakech

A lo largo del siglo XIX, Marrakech extendió su influencia con la comercialización de varios productos con Europa, sobre todo con Gran Bretaña. Era una época de máximo apogeo que se vio truncada a comienzos del siglo XX, cuando el ejército francés la conquistó y ocupó durante más de cuatro décadas. En concreto, hasta 1956, momento en el que Marruecos se independizó de Francia.

En la actualidad, Marrakech es la ciudad más abierta al turismo internacional de todo el país. Reconocida por la comunidad mundial, la Medina es, por ejemplo, Patrimonio de la Humanidad, miles de personas la eligen como principal destino para sus vacaciones. En ella se aprecia una multiculturalidad que la hace muy atractiva a ojos de todos. Desde hace varios años, todos saben que el turismo es el principal foco económico de Marrakech, por lo que no es de extrañar que todas sus apuestas vayan a este campo. Y lo mejor de todo, ¡es que tú te vas a aprovechar de ellas!