España

Guia de viaje de

Granada

Bañuelo de Granada

Al igual que para los romanos, los baños eran parte fundamental de la cultura árabe, y esta cultura árabe dejó en España muchas huellas. Antes de que la Reconquista y el regreso del cristianismo a Al-Ándalus los destruyera, los baños fueron uno de los puntos de encuentro social más relevantes para los musulmanes.

Entrada a los Baños árabes "Bañuelos" de Granada

Casi por acción de la fortuna, ha sobrevivido uno que además de “contarnos” como era la costumbre social y la importancia de este lugar, está en un estado de conservación casi increíble habida cuenta que ya no cumple años, ni décadas, ¡cumple siglos! Hoy en Buendía Tours os animamos a visitar “El Bañuelo”, una de los lugares que hay que visitar en Granada.

El Bañugo: los baños árabes de Granada

¿Cómo eran los baños árabes?, ¿cómo se organizaba la vida en torno a ellos? Todos sabemos que estas construcciones, casi las predecesoras de nuestras saunas, eran lugares en los que no sólo se cumplían con las costumbres higiénicas de la época, si no que eran los lugares en los que cerrar todo tipo de acuerdo.

La gente importante iba a los baños y nuestra suerte, si estamos pasando unos días en Granada, es que en la ciudad hay una muestra, excelentemente conservada, que nos permite poner escenario a todo lo que sabemos o imaginamos de estos lugares. Vamos a conocer “El Bañuelo” y vamos a aprender un poquito más, como eran las cosas.

Historia de "El Bañuelo" de Granada

El Bañuelo es uno de los Baños Árabes del siglo XI más completos, antiguos y mejor conservados de Andalucía y España. Al Bañuelo se le conoció también como Baños del Nogal y  Baño de Palacios, de los Axares y de la Puerta de Guadix. Se conoce desde finales del siglo XIX con este diminutivo por ser más pequeño que los baños reales de la Alhambra.

Se construyó por orden del visir judío Ibn Nagrela, en época del rey zirí Badis y fue declarado monumento Nacional en 1918.

Tras la reconquista cristiana y el impulso de los Reyes Católicos empezó la decadencia de los baños árabes en Al-Ándalus, y  ya se dejaron de usaren la  época de Felipe III. El motivo es que  entre los cristianos, los baños árabes tenían una reputación comparable a la de los burdeles por eso la mayoría fueron destruidos o modificados.

Por qué "El Bañuelo" se conserva tan bién

Interior de los Baños árabes "Bañuelos" de Granada

Al contrario que otros baños, el Bañuelo no fue derruido tras la Toma de Granada y la Reconquista. Lo que lo salvó fue que se construyera una vivienda por encima del recinto a tiempo para evitar su desaparición. Así, se encuentran en el interior de una casa particular, de construcción cristiana, con una fachada que dificulta saber que están ahí. A su interior se accede por una pequeña puerta que da a la calle y, una vez atravesado el zaguán, se entra a un patio con alberca y de aquí a las salas de baños. 

De ruta por Granada

Este hammām, entre los más antiguos de España, es uno más de esos imprescindibles de Granada que nos encontramos a lo largo del recorrido por la ciudad nazarí, siguiendo la ruta de la Dobla de Oro. No en vano está situada en la Carrera del Darro, una de las calles más visitadas y elemental punto turístico de Granada junto a la Alhambra, el Mirador de San Nicolás y el barrio que se eleva a su espalda: nada más y nada menos que el Albaicín.

Pasear por la Ribera del Darro, desde la Iglesia de Santa Ana hasta el Paseo de los Tristes, es un recorrido obligado en toda visita a Granada. Y el Bañuelo nos llega como uno de los lugares más cautivadores por lo que representa, testimonio como es de los más de 20 baños que existieron en la capital del reino nazarí.

Cómo es El Bañuelo

Desde la calle apenas se llega a apreciar la puerta de estos majestuosos y muy bien conservados baños árabes. Un estado óptimo diez siglos después que nos permite imaginar cómo era la vida en la Granada musulmana y su arquitectura singular.

Su planta es rectangular y sus muros de hormigón y argamasa. Los distintos aposentos están cubiertos de bóvedas de ladrillo con unos impresionantes tragaluces octogonales y en forma de estrella que los iluminan. Son estas claraboyas, sin duda, la parte que más llama la atención y más destaca del lugar, con su luz cenital tan especial.

Así, su belleza emana de sus columnas y capiteles originales, de sus suelos de mármol, y de los restos de pintura en los zócalos. Estos baños árabes reciben el agua de su vecino río Darro.

El Bañuelo es similar a  las termas romanas, es decir un patio de ingreso con una pequeña alberca, vestíbulo, baños individuales y caldera bajo el esquema de sus tres áreas termales: la sala de refresco, sala central o templada y la sala caliente.

Para qué se usaban estos baños árabes

Los baños árabes del Bañuelo dan testimonio del rico pasado del reino nazarí, y nos permite rememorar cómo se desarrollaría la vida en estos centros de reunión de la cultura andalusí.

Los árabes no solo los usaban para su ritual de limpieza física y espiritual: asearse, curarse o cumplir con su deber religioso. Allí se cortaban el pelo, les masajeaban, y servían como ágora donde los intelectuales de la época debatían sobre filosofía, cultura, religión, etc. Y claro, había un horario distinto para los hombres y para las mujeres.

Ubicación del Bañuelo de Granada

Se encuentra frente al Puente del Cadí, a los pies del Albaicín y cerca de la Plaza Nueva.

Su dirección exacta es: Carrera del Darro, 31, 18010 Granada

  • Horario

    • 10:00 a 17:00 h - Todos los días
    • 9:00 a 14:30 / 17:00 a 20:30 h - Todos los días - Verano
  • Precio

    • General: 5 €
    • Domingo: Gratis

    Incluye entrada a Palacio de Dar-Al-Horra, Casa Árabe del Horno de Oro y Corral del Carbón 

Cómo llegar al Bañuelo

  • Bus

    • Líneas C31, C32 y C34