Italia

Guia de viaje de

Verona

Porta Borsari de Verona

Desde Buendía os damos la bienvenida a la gran Verona, ciudad de los enamorados Romeo y Julieta.

En esta ocasión caminamos hasta la Porta Borsari, gran puerta romana, que durante la época imperial constituyó la puerta principal de la ciudad. ¿Quieres acompañarnos? Puedes hacerlo con nuestro Free Tour de Verona imprescindible.

Porta Borsari de Verona

Historia de la Porta Borsari

Para hablar de la Porta Borsari de Verona, debemos retroceder en el tiempo, concretamente hasta el siglo I d.C., gracias a una inscripción colocada por el emperador Galieno, aunque se cree que ya en el siglo I a.C. había una puerta que la predecía.
En tiempos romanos, Verona era el punto de encuentro de cuatro vías consulares: Vía Gallica, Vía Claudia Augusta, Vicus Veronensium y por último Vía Postumia, la cual accedía a Verona por la Porta Borsari, entrada principal para acceder a la ciudad.

Su nombre ha cambiado a lo largo de la historia, inicialmente se llamó “Porta Iovia”, dada su proximidad al Templo de Júpiter, más tarde, concretamente durante la Edad Media, pasó a llamarse “Porta San Zero” y, por último, como la conocemos actualmente “Porta Borsari”, ya que los oficiales de aduanas, llamados Bursarii, eran los encargados de cobrar los impuestos sobre las mercancías.

Arquitectura de la Porta Borsari

La fachada de la Porta Borsari, está realizada con caliza blanca local, tiene dos arcos, enmarcado cada uno de ellos por dos semicolumnas con capiteles corintios que sostienen un entablamento y frontón.

La parte superior de la fachada tiene dos plantas, y cada una de ellas tiene un entablamento con entrantes y salientes, además, cada planta tiene seis ventanas arqueadas.

Porta Borsari de Verona estaba constituida por dos fachadas, una “a foro”, hacia el interior de las murallas, y otra “ad agro”, hacia el exterior de las murallas. Entre las dos fachadas había un patio, el cual, desgraciadamente, a día de hoy no lo podemos disfrutar, aunque sus cimientos los podemos encontrar en el Palazzo Serenelli-Benciolini.

Tampoco podemos disfrutar de las paredes que unían los dos frentes, ya que no queda nada de la puerta republicana, y se cree que las dos torres de vigilancia se encontraban a los lados de Porta Borsari.

Ubicación del Porta Borsari