El Terremoto de 1755: el día que marcó para siempre a Lisboa

14 de julio de 2020

La mañana del 1 de noviembre de 1755 Lisboa vivió la peor catástrofe natural de su historia.

Ruinas de la Iglesia Gótica de Nuestra Señora del Carmelo tras el terremoto de 1755 en Lisboa, Portugal
Ruinas de la Iglesia Gótica de Nuestra Señora del Carmelo

El día de Todos los Santos de 1755 en Lisboa comenzaba como uno más, con las familias asistiendo al cementerio y a la iglesia para orar por sus fallecidos. Pero aproximadamente a las 9 de la mañana, un terremoto comenzó a azotar con fuerza la ciudad. En aquel momento, no existía la escala Richter, que mide la intensidad de los terremotos, pero más tarde se realizaría una estimación que lo colocaría en una intensidad de 8,7 puntos sobre 10. Además, fue uno de los más largos de la historia, durando unos tres minutos y teniendo dos réplicas similares a continuación.

Con este terremoto Lisboa quedó destruida, pero la tragedia no quedaría solo ahí. Muchas iglesias, iluminadas con velas, se quemaron, y en ese momento gran parte de ellas estaban repletas de gente por el día de los difuntos. Así que hubo muchas víctimas más a causa de este incendio. Los supervivientes, buscaron refugio cerca del río, en un espacio abierto, pero la pesadilla aún no habría terminado. Este terremoto tenía su epicentro en el Océano Atlántico, por lo tanto, unos minutos después un gran tsunami engulló la ciudad de Lisboa, dejando aún más víctimas. De 275.000 habitantes que tenía aproximadamente la ciudad de Lisboa en aquel momento, se estima que 90.000 perdieron la vida. Hubo que reconstruir prácticamente todo Lisboa, con lo cual las arcas públicas quedarían totalmente vacías.

Por eso se dice que el día del terremoto marcó un antes y un después en la ciudad de Lisboa. La recuperación fue lenta y costosa en aquella época. El rey, José I, quedó totalmente traumatizado con la tragedia, y se encargó de toda la gestión de la crisis el primer ministro, el Marqués de Pombal.

El Marqués obligó a todo el mundo a quedarse en Lisboa para arrimar el hombro y ayudar, y contrató a los mejores arquitectos de la corte para la reconstrucción. Uno de los barrios más devastados de la ciudad, la Baixa, se reinventaría de nuevo como uno de los primeros barrios antisísmicos de la historia. Muchas cosas cambiaron en la ciudad, pero si algo tuvo de positivo todo esto, es que el estudio de la sismología moderna nacería con el terremoto de Lisboa, pues se empezó a investigar mucho más este tipo de fenómenos, y a preparar las ciudades para ellos.

No obstante, ese 1 de noviembre Lisboa aún no estaba preparada para lo que se le venía encima, y tardaría mucho tiempo en resurgir de sus cenizas y curar heridas. Si quieres saber más sobre esta interesante historia no puedes perderte nuestro Free tour Lisboa, todos los días a las 10:30 y a las 16:00. Allí te hablaremos más del terremoto y de muchas otras historias de Lisboa... Te esperamos

Descubre la historia de la ciudad

Free Tour Lisboa

Artículo guardado en

Leer más Cerrar