Bélgica

De Koninck, la cerveza típica de Amberes

5 de mayo de 2020

Si le pidiéramos a un ciudadano de Amberes que nos destacara las cinco cosas más representativas de su ciudad, seguramente nos mencionaría el río Escalda, los diamantes, la moda, Rubens y la "Bolleke".

Cartel de un bar de De Koninck en Amberes

“Bolleke” es el apelativo popular por el que se conoce la cerveza más típica de Amberes, la cerveza De Koninck.

De Koninck y su fábrica de cerveza son dos instituciones de la ciudad del Escalda, ligadas íntimamente a la historia y la vida de Amberes. De hecho, la brasserie De Koninck es la única fábrica de cerveza que existe en la actualidad en la ciudad.

Los orígenes de la fábrica De Koninck se remontan hasta 1827, cuando Joseph Henricus De Koninck compra el albergue situado en el territorio limítrofe entre Amberes y Berchem, conocido como “De Plaisante Hof”. El albergue estaba situado junto a un mojón de piedra con una mano labrada en él. La mano, símbolo de la ciudad de Amberes, era una indicación para transeúntes y comerciantes de que estaban entrando en tierras de la ciudad de Amberes.

A la muerte de Joseph Henricus De Koninck, su viuda volverá a contraer matrimonio con Johannes Vervliet, quien decidirá transformar el albergue en una fábrica de cerveza que llevará el nombre de Brouwerij De Hand, en relación a la indicación labrada en piedra que marcaba la entrada a la ciudad. De esta forma, el símbolo de la mano, además de ser el símbolo de Amberes, pasará también a formar parte de la iconografía de la brasserie y, por lo tanto, de su cerveza.

En 1845, el hijastro de Johannes Vervliet, Carolus De Koninck, empezará a dirigir la fábrica. Nombre que, años después, en 1912, pasará a adoptar la fábrica, rebautizándose como Brouwerij Carolus De Koninck.

A partir de 1918, con nuevos apellidos a la cabeza del negocio, el dúo Van Bauwel-Van den Bogaert, la brasserie comenzará una espectacular expansión, alcanzando gran popularidad, no sólo en Amberes, sino en todo Bélgica y a nivel internacional.

La cerveza De Koninck es el producto estrella de la brasserie. Se caracteriza por un sabor malteado, apreciado por cualquier amante de la cerveza. Esta cerveza de color ámbar y de alta fermentación (de 25º a 27º), suave y con bajo nivel de alcohol, se sigue fabricando de manera tradicional, usando agua, levadura, malta y lúpulo. Su ligero toque amargo se debe a la utilización de un lúpulo Saaz bio checo, a la cebada natural y a la ausencia de maíz y otros azúcares de malta.

Con un contenido del 5,2% de alcohol, la manera de servir una De Koninck es también una parte imprescindible del proceso que le da cuerpo. Debe de hacerse a una temperatura entre los 4 y los 6 grados, con una cabeza espumosa y, por supuesto, en su distintivo vaso esférico, “bolleke”.

Es por este motivo, por la forma redondeada de su vaso, por lo que se le ha dado el apelativo de “bolleke”, ya que esta palabra en neerlandés significa “bolita”.

Aunque la De Koninck o Bolleke es su cerveza emblemática, la brasserie ha extendido su producción a otras cervezas como la De Koninck Triple d’Anvers. Tanto en el nombre de esta cerveza, como en el logotipo de la fábrica y de su famosa “Bolleke” , con el castillo Het Steen y la mano, se deduce el vínculo tan estrecho de este negocio con la ciudad de Amberes.

Ubicación de la fábrica De Koninck

  • Mechelsesteenweg 291,
    • 2018 Amberes
Leer más Cerrar

Quizás te interese

Delirium Village, un paraíso de la cerveza con más de 3.000 variedades

5 de mayo de 2020

A dos pasos de la Grand Place de Bruselas, en un estrecho callejón, se encuentra escondido un paraíso para los cerveceros y el lugar donde se erige la pequeña estatua hermanada con el Manneken-Pis, su versión femenina llamada Jeanneke-Pis.

Brugse Zot - La cerveza de Brujas

5 de mayo de 2020

La Brugse Zot es una cerveza artesanal elaborada por De Halve Maan, cuya fabrica está ubicada en el corazón de la ciudad, y que solamente encontrarás en Brujas.

Bélgica

10 Mejores Cervecerías de Bruselas

6 de mayo de 2020

Es imposible pensar una visita a la capital de uno de los países cerveceros por excelencia sin llevar en la cabeza la idea de disfrutar y degustar el oro amarillo belga. Son varias las cervecerías en las que podréis disfrutar de esta ciudad desde detrás de un vaso característico de cerveza. Unas hay que visitarlas porque están alcanzado, o han alcanzado ya fama internacional, y eso no podemos dejarlo pasar, y otras porque conservan el encanto de la ciudad que aún vive bajo la ciudad que bulle de turistas y ajetreados ejecutivos. Esto es solo una humilde selección, ni son todas las que están, ni están todas las que son. Esperamos que disfrutéis de estos locales o de aquellos que encontréis a lo largo de la visita….organizando el tiempo hay tiempo para parar en más de uno, y os prometemos que no os defraudarán, si quieres profundizar más échale un vistazo al artículo de nuestra guía sobre las mejores cervezas Belgas.