Bélgica

Guia de viaje de

Brujas

Procesión de la Santa Sangre

Uno de los acontecimientos más importantes de Brujas es la Procesión de la Santa
Sangre. Os damos la información más relevante para que no os perdáis nada.

Procesión de la Santa Sangre

La Procesión de la Santa Sangre tiene lugar en Brujas cada año el día de la Ascensión.
Aunque han tenido lugar muchos cambios a lo largo de los siglos, la parte principal del evento
es la recreación de la Pasión y Resurrección de Jesucristo. Es un oficio religioso al que asisten
más de cuarenta mil personas y que se celebró por primera vez en el año 1291. Por su
tradición e historia ha sido nombrada por la Unesco Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

La Basílica de la Santa Sangre, es una pequeña capilla construida sobre una antigua
iglesia románica que data del siglo XII. Tras su pequeña fachada, decorada con esculturas
doradas de caballeros custodios, se esconden dos bellísimas capillas. Es en una de ellas, en su
altar de plata, donde se conserva la reliquia sagrada de la Santa Sangre, unas gotas de la
Sangre de Cristo
, venerada en todo el mundo, en un antiquísimo frasco de cristal de roca que
data del siglo XI y que nunca ha llegado a abrirse. Una de las leyendas que no os podéis perder
si estáis de visita en Brujas.

La procesión de la Santa Sangre, las reliquias de Brujas

Fue en el año 1150, cuando un ciudadano de Brujas, Thierry de Alsacia, conde de Flandes, trajo la reliquia de la Santa Sangre de Jesús de vuelta de Jerusalén para ser colocada en la basílica de la Plaza Burg. Esto es lo que cuenta la leyenda porque es cierto que la historia fecha la llegada de esta reliquia en torno al año 1210 procedente de la antigua Constantinopla, de donde llegó tras el asedio al que ésta fue sometida.

La Basílica de la Santa Sangre es una de las paradas que hacemos en nuestro Free Tour, en castellano, por Brujas para acercarnos a la historia de este lugar. Una de las cosas que tenéis que hacer en Brujas, si os coincide, es acercaros a la procesión, porque es una de las cosas más respetadas y veneradas de la ciudad.

La procesión de la Santa Sangre en Brujas

La Procesión de la Santa Sangre se celebró por primera vez en 1291, aunque entonces el desfile transcurría alrededor de las murallas. En el siglo XIV ésta ganó en importancia al hacerla coincidir con el mercado anual que congregaba a multitudes en Brujas.

Si tenéis la suerte de ver la procesión veréis que recrea el ambiente medieval de aquella época en un desfile en el que se representan diferentes escenas bíblicas. Con el paso de la procesión se va avanzando por el Antiguo y Nuevo Testamento, para llegar al momento de los desfiles medievales, con los participantes ataviados con trajes de la época. La última
etapa es el mundo de las cruzadas.

Encabezados por 30 personalidades de la ciudad, cofrades de la Noble Hermandad de la Santa Sangre, y acompañados por bandas de música, los vecinos del municipio desfilan a pie, a caballo y en carruajes, representando escenas del Antiguo Testamento, de la vida de Jesús y de la historia de Brujas. Luego, los diferentes grupos de ciudadanos van a venerar la reliquia, y la procesión finaliza con un oficio religioso en varios idiomas para que puedan participar en él los espectadores venidos de otros países.

¿Cuál es el itinerario de la Procesión de la Santa Sangre?

La céntrica Grote Markt es el punto de partida y pasa por las principales calles y canales de Brujas. Hará parada frente a la iglesia de Nuestra Señora, en Mariastraat, y en la Catedral de San Salvador, además de pasar por el precioso paseo Dijvers. A lo largo de la ruta hay dispuestos bancos y tribunas para contemplar el desfile.

La Procesión de la Santa Sangre ha desempeñado durante siglos un papel importante en la expresión de la identidad de los habitantes de Brujas, así como en su contacto con gentes forasteras. Los participantes en esta festividad son representativos de todos los grupos de edad, familias y comunidades de la población. Algunos vecinos participan en la procesión desde hace cuarenta o cincuenta años, y muchos de los que dejaron la ciudad vuelven a menudo a ella para revivir el “día más hermoso de Brujas”. La Procesión de la Santa Sangre es un vivo ejemplo de cómo una ceremonia colectiva, puede unir a una ciudad gracias a una representación ritual de su historia y sus creencias.