Bélgica

Guia de viaje de

Brujas

Liga Hanseática

La ciudad de Brujas estaba durante los últimos siglos de la Edad Media tan unida al comercio como lo está ahora al turismo. Esta es una ciudad perfecta para descubrirla a pie o pedalearla en bicicleta y, desde luego, ideal para navegarla en barca descubriendo los mejores rincones de su importante red de canales. Fueron estos canales los que la convirtieron en una gran potencia comercial y facilitaron su adhesión a la Liga Hanseática.

Jan van Eyckplein en el Barrio Hanseático de Brujas, Bélgica

La historia de Brujas no se puede separar de esta Liga Hanseática y hoy desde Buendía Tours, queremos trazaros un pequeño mapa de las huellas que quedan de esta realidad en la ciudad.

La Liga Hanseática en Brujas

¿Qué era la Liga Hanseática? Este es el principio, claro está. Se trataba de una poderosa red comercial que operó durante cientos de años, y se extendió desde el este de Inglaterra hasta el corazón de Rusia. Una de las alianzas comerciales más exitosas de la historia que durante su período de mayor apogeo llegó a contar con la lealtad de más de 150 ciudades en todo el norte de Europa.

Una vez que tenemos la idea en la cabeza, vamos a ver que hay que la Liga Hanseática en Brujas y que hubo de Brujas en la Liga Hanseática.

Cómo empezó la Liga Hanseática

La Hansa, nombre por el que se la conoce, tiene origen  en el siglo XII y su  objetivo fue estimular el comercio marítimo por el mar Báltico. Con la ciudad de Lübeck como punto de referencia, los gremios (Hansa, en alemán de la época) promovieron el comercio de diversos productos con otras zonas del Báltico. En este contexto, diversas ciudades, comenzaron a crear alianzas para defender sus intereses comunes y protegerse de los ataques de otros estados y de incursiones piratas, frecuentes por aquel entonces.

Los hanseáticos establecieron puestos comerciales en casi todo el norte de Europa, en los que almacenaban sus mercancías en espera de la ocasión más favorable para su venta. Las ciudades  más importantes de esta Liga Hanseática fueron Brujas, Londres, Bergen (Noruega), Visby (Suecia) y Novgorod (Rusia). En muchos de estos lugares se llegaron incluso a establecer barrios propios, llamados Kontor, que alojaban a los comerciantes asociados y donde se encontraban los almacenes para las mercancías e incluso un  mercado propio  para sus transacciones. La mayoría de estos Kontor se regulaban por las llamadas leyes hanseáticas.

Pese al poder acumulado en el siglo XV la sociedad empezó a decaer. Se perdieron muchos privilegios y se cerraron muchas factorías como la de Nóvgorod y Londres. Finalmente hacia el año 1630  solo las ciudades de Lübeck, Bremen y Hamburgo seguían integrando la Liga Hanseática.

Brujas en la Liga Hanseática

En el siglo XIV Brujas, se convirtió en almacén de la Liga Hanseática y, en poco tiempo, en uno de los pilares fundamentales porque era enlace comercial entre las ciudades hanseáticas del norte de Europa, Inglaterra y Alemania, con las principales plazas comerciales de Francia, España e Italia.

Muchos de estos países tuvieron su propia representación en la ciudad, convirtiéndose en un centro verdaderamente europeo donde diariamente se oían diferentes idiomas y donde se podían encontrar todo tipo de productos. En la Liga Hanseática Brujas llegó a acumular un gran poder. En este período la ciudad llegó a tener 200.000 habitantes, el doble que el Londres de la época.

Pero el declive alcanzó a Brujas. Dos son las causas principales: la ciudad perdió el acceso al mar porque su principal canal se encenagó y  la subida de impuestos a los comerciantes. Esto provocó que finalmente la Liga Hanseática se trasladase a Amberes. Este fue el primer paso de la andadura de “Brujas la Muerta”

Dónde están la Sede de la Liga Hanseática en la ciudad

El centro urbano de Brujas ha cambiado tanto que apenas quedan huellas del período hanseático. Pero sí que podemos, es encontrar un barrio conocido como el Barrio Hanseático donde aún podemos ver algunas de las casas utilizadas por los comerciantes de la época.

Este barrio está en el Muelle de los Españoles, donde llegaban las lanas de Castilla, el hierro vizcaíno, el azúcar de Canarias o el arroz y alumbre de Aragón y Cataluña. También podremos recorrer la calle de los Españoles, donde se establecieron los comerciantes españoles y en la que encontraréis algunas de las viviendas mejor conservadas de esa época. Son viviendas más sencillas, sin duda, que las que podemos encontrar en la Oosterlingenplein donde, se instalaron los conocidos comerciantes de las ciudades “orientales” y es donde estaba  la sede de la Liga Hanseática de Brujas. 

Otro de los lugares importantes de esta Liga Hanseática en Brujas es el puerto Jan van Eyck, que era el puerto más activo de Brujas por aquella época y que pertenecía a esta Liga.