Los Papas más importantes de la Historia

Historia
Roma
Italia

Martes, 05/05/2020 - 13:52

¿Alguna vez te has preguntado cuántos Papas ha tenido la Iglesia Católica desde su fundación? En este artículo hablaremos de los más representativos.

Basílica de San Pedro en el Vaticano, Roma
Basílica de San Pedro en el Vaticano, Roma

En los casi 2000 años que tiene la Iglesia Católica, se conocen un total de 266 Papas, figuras importantes que representan diferentes épocas y que han servido como inspiración para miles de católicos de todo el mundo. De todos ellos, 79 fueron nombrados santos, 30 son considerados mártires, 8 son beatos y 21 fueron asesinados o supuestamente asesinados.

En la Actualidad

El Papa es el obispo de Roma, considerado vicario de Jesucristo y sucesor del Príncipe de los Apóstoles. Se le suele llamar también Supremo Pontífice de la Iglesia Universal o Jefe Espiritual de la Iglesia Católica.

Al ser considerado Jefe Supremo de la Iglesia, el Papa desempeña las mismas funciones que cualquier Obispo y otras de mayor exclusividad (como el otorgar el poder de la santidad) debe nombrar cardenales y puede declarar dogmas o declarar ex cathedra, así mismo es Jefe de Estado del Vaticano.

San Pedro

Según la tradición católica el primer Papa de la historia fue San Pedro, el apóstol más importante de Jesús, a quien se le dio la responsabilidad de dirigir la Iglesia y se le otorgaron las llaves del Reino. Fue el primer Papa mártir de la historia. Es uno de los patrones de Roma, junto con San Pablo.

Comienzo del papado

Durante la Edad Media el papado enfrentó cismas y rebeliones, convocó concilios y cruzadas y se alió o se enfrentó a emperadores y reyes.

El apogeo de la institución llegó con León I Magno (440-461), a quien los historiadores consideran el primer gran Papa, porque imprimió a la Iglesia un carácter disciplinario y doctrinal. Evitó en el 452 el saqueo de Roma por parte de Atila, Rey de los Hunos, con quien se encontró en las afueras de la ciudad y le convenció de retirar su poderoso ejército.

Otro Pontífice de la antigüedad que dejó huella fue Gregorio I Magno (590-604), que convirtió a varios pueblos, reorganizó la liturgia de la Iglesia y repartió entre los más pobres la fortuna de su familia.

León III (795-816) dio un carácter político a la Cátedra de San Pedro al coronar como emperador a Carlomagno, su protector, en la antigua basílica de San Pedro, la noche de Navidad del año 800.

Inocencio III (1194 – 1216) promovió la Inquisición y las Cruzadas contra Valdenses y Cátaros. Y Bonifacio VIII (1294 – 1303) declaró oficialmente que la iglesia católica es la única y verdadera iglesia.

Renacimiento

Estatua del Papa Juan Pablo II - Buendía Tours Roma
Estatua del Papa Juan Pablo II

Edad media

En el Renacimiento el papado estuvo bajo el dominio de dos poderosas familias, los Borgia, de origen valenciano, conocidos por su falta de escrúpulos, y los Medici, oriundos de Florencia, que también destacaron como mecenas de las artes y la cultura.

Nicolás V gobernó entre el 1447 y 1455, inició la construcción de la actual Basílica de San Pedro y fundó la Biblioteca Vaticana, mientras que Sixto IV (1471-1484) mandó construir la monumental Capilla Sixtina, decorada por Miguel Angel.

Calixto III (1455-1458) fue el primer Papa Borgia, y años después fue elegido su sobrino Rodrigo Borgia, que adoptó el nombre de Alejandro VI (1492-1503).

León X, hijo de Lorenzo el Magnífico, fue el primer papa Médici de toda la historia de la Iglesia católica entre los años 1513 y 1521. Como cualquier miembro de su familia, recibió una gran formación erudita y artística, llevando a cabo un gran papel de mecenas en torno a grandes como Rafael o Bramante. Era un amante de las artes del momento, tales como la pintura, la música o la literatura.

Clemente VII, primo del papa León X, así como segundo papa Médici de Roma entre los años 1523 y 1534. Durante su papado se dieron una serie de problemas políticos en el marco continental como el saqueo de Roma, entre otros. Pero lo que de verdad destacamos de su reinado fue su mecenazgo como defensor de las artes. Bien conocida es la relación entre el papa y Miguel Ángel, el cual recibió los encargos del primero para la construcción de la Biblioteca Laurenciana en Florencia y la bóveda de la Capilla Sixtina en Roma.

Visita Guiada Vaticano: Museos Vaticanos, Capilla Sixtina y Basílica de San Pedro

Reserva ahora

Barroco

El siglo XVII constituyó una larga etapa histórica de dificultades para el Papado. Desde el punto de vista espiritual fueron, en general, más honestos y religiosos que los de la época renacentista. Pero los Papas tuvieron muchas dificultades en el ámbito internacional porque las relaciones entre los Estados estaban cambiando y se estaba comenzando a superar el conflicto religioso que tanto había enturbiado el panorama europeo desde el comienzo del siglo XVI.

Destacaron como estadistas Urbano VIII e Inocencio XI. El primero fue uno de los últimos grandes mecenas de la Iglesia, y durante su pontificado se produjo el proceso contra Galileo Galilei, que hasta entonces había tenido una estrecha relación con el Papa Barberini. El segundo, por su parte, se significó como reformador de la Iglesia y como un firme defensor de los derechos de la misma frente al absolutismo de Luis XIV y el galicanismo francés.

León XIII, el Papa de los obreros (1878 – 1903)

Inició su pontificado el 20 de febrero de 1878, en pleno auge del movimiento obrero: rechazaba la lucha de clases como medio para solucionar la pobreza y opresión; y resaltaba la dignidad de la persona cuyo trabajo debía ser correspondido por un salario justo. Durante su papado, reforzó los lazos con la Iglesia norteamericana, fomentando la expansión del catolicismo en Estados Unidos y contribuyó a dotar a la Iglesia de un nuevo protagonismo diplomático a escala mundial. También impulsó la acción misionera de la Iglesia especialmente en África.

Benedicto XV (1914 – 1922)

Su papado estuvo marcado por la Primera Guerra Mundial. Durante el conflicto proclamó la estricta neutralidad del Vaticano, lo que disgustó a todas las partes.

Pío XI, el Papa de los acuerdos (1922 – 1939)

Se le conoce así porque llegó a firmar 23 acuerdos con diversos países para mejorar las condiciones de la Iglesia Católica en el extranjero. El más destacado y polémico fue el que firmó con la Alemania nazi de Hitler. Durante su papado la Italia de Mussolini reconoció oficialmente al Vaticano con el Tratado de Letrán de 1929.

Juan XXIII, el Papa bueno (1958 – 1963)

Es, seguramente, una de las figuras más queridas y recordadas. Angelo Giuseppe Roncalli era respetado y escuchado, tanto dentro como fuera de la Iglesia por su cercanía y su carácter amable y dialogante. Su mediación entre la URSS y EE.UU., fue determinante para encontrar una solución a la Crisis de los Misiles, uno de los momentos más críticos de los últimos 100 años. En lo eclesiástico, su mayor aportación fue la convocatoria del Concilio Vaticano II, una revolución en las estrictas normas de la Iglesia destinada acercarla a los fieles y al nuevo mundo. Tan importante era para él que, dice la leyenda, el Papa no quiso dejarse operar del cáncer de estómago que padecía porque temía que eso variase los ritmos del Concilio.

Juan Pablo II, el Papa viajero (1978 – 2005)

Karol Józef Wojtyla, el papa polaco, fue el Papa más joven del siglo XX. Su pontificado duró 27 años, el tercero más largo de la historia. Jugó un papel decisivo en la caída del Comunismo y en la reconciliación de la Iglesia Católica con otras religiones. En 1986 se convirtió en el primer Pontífice en entrar en una Sinagoga judía. Conocido como "el papa viajero", visitó 129 países y fue el primero en pisar la Cuba castrista. Fue un papa popular y carismático, con una gran habilidad comunicativa.

Benedicto XVI, el Papa emérito (2005 – 2013)

Nació en Baviera (Alemania) en 1927 y fue nombrado Pontífice el 19 de abril de 2005. Dos años después de ser elegido, Benedicto XVI aprobó la beatificación de 498 españoles que pasarían a ser considerados los “mártires del siglo XXI”, es considerada la mayor beatificación de la historia de la Iglesia. Además, beatificó a su antecesor en una multitudinaria ceremonia en la Plaza de San Pedro en 2011.

Para sorpresa de todos, Benedicto XVI se abrió una cuenta en la red social Twitter cuyo primer tuit fue: “¿Qué nos pide el Señor para contribuir a la unidad de los cristianos? Orar constantemente, practicar la justicia, amar la bondad y seguirlo”.

Finalmente, en 2013, presentó su renuncia al Pontificado de la Iglesia Católica, convirtiéndose en el primer Papa en renunciar en más de 500 años.

Siglos XIX y XX

Franciscano I

Jorge Mario Bergoglio se convirtió en Papa en marzo del 2013, siendo el primer Papa americano e hispanoamericano y el primer Papa jesuita. En diciembre del mismo año, la revista Forbes lo nombró “Personaje del año”. Es reconocida su labor como mediador en el conflicto entre EE.UU. y Cuba. Desde el día de su elección, ha sido una figura incómoda para muchos estamentos, tanto eclesiásticos como políticos, dadas sus posturas atrevidas en temas tan polémicos como el aborto, el respeto por la naturaleza, el medio ambiente, el capitalismo, la inmigración o el matrimonio gay. Sin duda el Papa Francisco marcó fechas importantes dentro de la historia del catolicismo y seguro lo seguirá haciendo.