5 Mejores Puestos de Patatas Fritas de Bruselas

Top 5
Comer
Gastronomía
Bruselas
Bélgica

Miércoles, 05/06/2020 - 13:06

Si es tu primera vez en Bruselas, te sorprenderá la cantidad de gente por la calle comiendo patatas fritas o como las llaman aquí “frites” (francés) o “frietjes” (flamenco). Crujientes y doradas por fuera y tiernas en su interior. Así son las patatas fritas perfectas de las que todos los belgas se sienten orgullosos.

Con este post te queremos ayudar a que disfrutes de unas deliciosas “frites” durante tu visita de la ciudad.

A continuación te mostramos nuestro TOP 5 de “friteries” de la capital belga:

1. Frit'Flagey

Toda una institución en el mundo de las « friteries » bruselenses. Se sitúa en el medio de la plaza Flagey, corazón del barrio de Ixelles. Su receta tradicional y secreta hace que tengan una cocción perfecta y se sirven en unos conos de papel. No hay nadie que se resista a sus “frites”, estudiantes, trabajadores, familias enteras o los periodistas de BRUZZ…una clientela variada que muestra claramente su éxito.

Eso sí, ir en hora punta puede significar una larga fila de espera antes de degustar las deliciosas patatas fritas.

Puesto de las mejores patatas fritas de Bruselas Frit Flagey

2. Maison Antoine

Se considera la « friterie » más antigua de Bruselas, fundada en 1948 por Antoine Desmet en un antiguo cobertizo abandonado por el ejército alemán. Muchos dicen que son las “mejores frites” de Bruselas y su popularidad es tal que la espera puede ser de alrededor de media hora. A día de hoy, se están llevando a cabo trabajos de renovación en su “friterie” por lo que tienen un establecimiento provisional a escasos metros, situado también en la place Jourdan.

Los cafés de los alrededores permiten que se degusten las patatas fritas en su interior o en las terrazas con tal de consumir una bebida.

La mismísima Angela Merkel las ha degustado en varias ocasiones durante sus visitas a las Instituciones europeas.

 

3. Friterie Saint-Josse

Durante un tiempo se pensó que esta emblemática friterie de la plaza de Saint-Josse iba a cerrar sus puertas con la jubilación de su propietario, Monsieur Martin. Afortunadamente esto no ha ocurrido y Zoila Palma, mujer de origen ecuatoriano, ha continuado haciendo sus riquísimas patatas fritas manteniendo la receta tradicional.

 

4. Fiterie de la Chapelle

Se sitúa en la place de la Chapelle, justo al lado de la Iglesia de Notre-Dame de la Chapelle, en el tradicional barrio de les Marolles. Su clientela es muy ecléctica, desde estudiantes de los colegios de La zona hasta coleccionistas de antigüedades que tienen sus anticuarios en el elegante Sablon. Su precio es muy económico, pero no por ello de menor calidad.

Si te ves con fuerza, te animamos a que pruebes aquí otra de las especialidades belgas de las friteries, la “mitraillete” o “metralleta”. Un bocadillo relleno con su carne frita preferida, lechuga, tomate, cebolla, salsa al gusto y por supuesto una buena porción de patatas fritas en su interior.

 

5. Le Tram de Boitsfort

La friterie se encuentra en un antiguo vagón de tranvía de los años 50 que lo han reconvertido y se puede comer en su interior. La afección de los bruselenses por los tranvías y las patatas fritas ha creado este nuevo concepto de “friterie chic”.

Además de sus irresistibles frites, te recomendamos que pruebes sus maravillosas hamburguesas gastronómicas.