Bélgica

Guia de viaje de

Bruselas

Estatuas en Bruselas

Cuando desde Buendía os decimos (una y otra vez, una y otra vez...) que vengáis a Bruselas que repetiréis y que hay una ciudad por descubrir, os lo decimos por muchas razones. Os lo decimos por su arte, por sus monumentos, por su gastronomía, evidentemente por su cerveza, por sus entornos... os lo decimos porque creemos y trabajamos por acercaros y enseñaros que una Bruselas que son muchas Bruselas y todas suman, todas forman este corazón de Europa que estamos empeñados en enseñaros. Pues bien, una de esas Bruselas que hoy os queremos contar, es la Bruselas de sus rincones, la Bruselas de las esquinas que te encuentras al doblar la calle y sorprenden o hacen sonreír o cuentan una historia o tiene a punto una lección del ayer que podemos usar en el hoy. La Bruselas de las estatuas. Esta es una pequeña recopilación, que no está ordenada ni tiene preferencia alguna, pero que esperamos que os sirvan para caminar por la calle disfrutando de todo lo que esta capital puede ofrecer. Estos son algunos de los personajes que, inmóviles, miran el transcurrir de los días, la vida de sus habitantes y las visitas de los turistas.

¡Ah! ya sabéis eso que tatas veces os decimos: "ni están todas las que son, ni son todas las que están".

Everard't Serclaes

Estatua de Everard't Serclaes en Bruselas

La estatua de este ciudadano de Bruselas puede verse en la calle Charles Buls, calle céntrica de la ciudad que desemboca en la Grand Place. Julien Dillens fue su autor.

Pero, ¿quién era Everard't Serclaes?. Pues fue, ni más ni menos un héroe belga que recuperó el poder de la ciudad y os derechos de sus ciudadanos. Cuando Juan III de Brabant muere, Louis de Male recama para sí el trono. Pero la intención de la ciudad era otra bien distinta, pues el pueblo a quien reconoce es  la hija del fallecido monarca, Joanna y al esposo de ésta, Wenceslao. El 24 de Octubre de 1356, Everard't Serclaes y varios patriotas más toman la ciudad y expulsan de ella a los flamencos. Cinco veces fue concejal de Bruselas.

Este palmarés justifica de sobra el eterno recuerdo que la ciudad le brinda.

Hay además una historia sobre una estatua. Pero es una historia que más que se contaba tiene que ser vivida, así que es muchísimo mejor que nuestros guías os la cuenten y que seáis vosotros quienes la viváis.

El Pensador de Rodin

Estatua de El Pensador de Rodin en Bruselas

El Cementerio de Notre Damme de Laeken, concretametne el Pateón real, es otro de los rincones de Bruselas que hoy vamos persiguiendo.

Y es que, las paredes de este cementerio de la Antigua Comuna de Laeken encierra un gran patrimonio funerario y dentro de este patrimonio está un notable ejemplar del Pensador de Rodin. En este cementerio, uno de los más antiguos de Bruselas y uno de los más enigmáticos y misteriosos, descansa eternamente este pensador en la Tumba del Crítico Josef Dillon.

Esta figura es la de un hombre sentado, pensativo, casi aterrado, que tiene que afrontar un mundo dificil de vivir (la temática no puede ser más actual...). Esta es, evidentemente, una réplica de la original que se encuentra en el museo Rodin de París.

Y si os veis ante ella y por si acaso no lo sabéis, de esta estatua dicen los historiadores que es muy parecida al propio Rodin que en un momento de su vida tuvo que elegir entre continuar en la tradición o revolucionar las artes escénicas.

Homenaje a las palomas mensajeras

Estatua homenajeando a las palomas mensajeras en Bruselas

Todas las ciudades, especialmente que sufrieron los embistes crueles de una guerra, que en Europa son muchas, guardan rincones y lugares emblemáticos que recuerdan grandes victorias, ensalzan héroes o mantiene la llama de los caídos. La magnanimidad del vencedor hace que, en algunos casos el recuerdo se extienda a los caídos del bando enemigo. Pues bien, Bruselas, nuestra Bruselas, esta que hoy mostramos, levanta entre sus recuerdos uno muy especial: recuerdo a las palomas mensajeras. Durante la Primera Guerra Mundial, las comunicaciones eran a través de estos "soldados", evitar que las informaciones que portaban llegasen a su destino era esencial para el curso de la batalla por lo que tenían la consideración de objetivo a batir. Miles de palomas cayeron e estas circunstancias. De esto hace ya muchos años, pero igual que entonces surcaban el cielo, hoy mantienen su lugar en Square des Blindes.

Vaartkapoen

Estatua del Vaartkapoen en Bruselas

Si un artista tuvo un acierto gracioso y lo supo plasmar ese fue Tom Frantzen. Esta es la estatua que representa un policía que tropieza, o más bien que se va irremediablemente al suelo, porque un ladrón le agarra un pie desde el interior de una alcantarilla. Esta es una de las estatuas más graciosas que adornan la ciudad. No son pocas las visiones que ven en esta estatua un homenaje a la anarquía de Bruselas, lo que el joven pretende saliendo de la alcantarilla y forzando la caída del policía es acabar con la autoridad del país.

El hombre que sale de la alcantarilla de llama Vaartkapoen "chico malo" y, si os fijáis el policía luce el número 15, homenaje al cómic "Quick et Flupke", dos pillos bruselenses que andan siempre metidos en líos con sus padres o con el agente número 15.

Desde el año 1999 esta pareja "tropieza" en la Place Sainc-Telette.

Peter Pan

Estatua de Peter Pan en Bruselas

Segunda a la derecha y todo recto hasta el amanecer" . Os suena, ¿verdad?. Por si acaso tuvierais alguna duda podemos pronunciar nuestro partículas abracadabra y seguro que no queda ninguna: Nunca Jamás. Ahora si...es Peter Pan.

Peter Pan está en Bruselas, el niño que no quería crecer también congeló su infancia en la capital de Europa, concretamente en los Jardines de Egmont. Así que, si queréis reencontraros con este entrañable personaje no dejéis de entrar en estos jardines. A los más pequeños y a vosotros mismos os gustará contemplarlo, a fin de cuentas, ¿quién no quiso no crecer alguna vez?

La estatua que representa a Peter tocando una flauta en lo alto de un árbol mientras los animales del bosque y las hadas lo observan, es una de las siete copias del original de George Frampton , este original está e los jardines de Kensington.

Pasionaria

Escultura de Pasionaria en Bruselas

"Pasionaria" se llama la obra de Emilio López Menchero que podemos ver en Bruselas, en la Avenue Stalingrand. La Pasionaria es una obra muy conocida en la ciudad y es un altavoz gigante que homenajea a la inmigración marroquí y española. Su propia localización, en la estación de Midi, ya nos recuerda que a esta estación de tren llegaban por primera vez los inmigrantes. El nombre de la escultura sale de la referencia al altavoz que aparece en un documenta de la guerra civil española Spaause aarde. Bordeando cuestiones que, ni queremos ni debemos abordar desde estas letras, nos gustaría añadir que el artista no llamó a su obra La Pasionaria, sino Pasionaria a secas, de manera que, quitando el artículo, se convierte el nombre en un adjetivo bajo el que caben todas aquellas mujeres que se comprometen con una causa social o política.

Si subís las escaleras de la obra, no olvidéis gritar al mundo vuestras buenas ideas, vuestras denuncias y vuestros deseos, seguro que son bien recibidos y seguro, seguro que son muy necesarios.

Don Quijote y Sancho

Estatuas de Don Quijote y Sancho en Bruselas

Desde aquel "lugar de la Mancha" y a lomos de Rocinante y Rucio, llegaron nuestros personajes a Bruselas. Esta pareja de bendita locura y santa coherencia, reinan en la Plaza de España.

Este conjunto es obra del escultor Lorenzo Coullant Valera y es una réplica exacta de las obra de Lorenzo y Frederico Cillayt Valra y se levantó en el año 1989 durante la presidencia de España de la antigua Comunidad Económica Europea. Si visitáis o pasáis por esta plaza, llamada también Marsupilami siguiendo la costumbre de añadir al nombre oficial otro de cómic, no dejéis de contemplar a esta pareja tan nuestra que son más que un homenaje a las letras españolas, son un trocito de nuestra España aquí, en el corazón de Europa.

Madame Chapeau

Estatua de Madame Chapeau en Bruselas

El "zwanze", el famoso humor bruselense, lo plasmó Tom Frantzen también en esta estatua. En Rue de Midi "pasea" esta escultura que es, en realidad, la representación de Amélie Van Beneden. Madame Chapeau es uno de los personajes más conocidos de una comedia de Paul van Stalle. En esta escultura, de bronce y a tamaño natural, la burla se dirige contra los carteristas. En las calles Rue Midi y Rue de Moineaux, unas calles de actividad habitual de estos carteristas, una anciana cuenta el dinero a plena luz del día sin miedo ninguno. Aparte del humor, la estatua tenía el sentido de afianzar la campaña de lucha contra estos carteristas.

Fijaos bien en la estatua cuando estéis cerca y veréis que es un hombre disfrazado de mujer.

Pitufo

Estatua de un Pitufo en Bruselas

Es casi imposible que no resulten entrañables, que no levanten envidia por vivir en esa aldea de setas que son esas acogedoras y cálidas cabañas y que no nos hagan sentir enfado ante ese gato que sólo se levanta para intentar cazar a alguno de ellos. ¡Sí!, son ellos, son los pitufos. Tanto si os gustan los pitufos, como si sólo recordáis cuando os gustaban de niños (seguro que os gustaron)no podréis dejar de haceros una foto con esta gigante estatua de cinco metros y 900 kilos. La estatua del pitufo está a la salida de la Galeria Horta (en el extremo que une Gare Centrale con Grand Place), y aparte de mostrar parte importante del noveno arte de esta ciudad es también parte del "universo pitufo", con la Smurf Store y el Moof Museum.

Esta estatua es de la artista Maryline Garbe. Buscando el homenaje perfecto a Peyo, su creador, la escultura se levantó bajo la supervisión del propio estudio de Peyo. Ellos fueron quienes decidieron que la estatua fuera de color blanco y fuero ellos también quienes dirigieron los trabajos para que fuera lo más parecido a los personajes de los cómics y no de las películas. Adorable.