Todos los destinos

¿Y si nos enamoramos de un destino?

31 de enero de 2024

El amor puede verse reflejado en los primeros rayos de sol, en un cielo rosáceo, o en un ocaso entre montañas. Puede darse de manera natural o precisar una carrera de fondo. Pero, especialmente, el amor no es quién; es cómo.

Partiendo de lo difícil que es describir el amor, tenemos claro que es una sensación que atrapa y escapa a las explicaciones de lo conocido. Dicho esto, cualquiera que haya viajado sabe de lo que hablamos.

Porque es posible enamorarse de un destino y, especialmente, caer rendidos ante aquellos que nos hacen coleccionar momentos de vida, instantáneas únicas y recuerdos irrepetibles. Y eso sólo es posible cuando un lugar se descubre en profundidad.

Para que así sea, nosotros nos encargamos de acercarte los mejores lugares a través de actividades y experiencias únicas en el destino. Ahora, con la excusa de la celebración del Día de los Enamorados el 14 de febrero, hemos querido darle una vuelta de tuerca a la tradición romántica.

Te presentamos nuestra selección de ciudades en Europa y España, más o menos mediáticas, más o menos conocidas, de las que te aseguramos que puedes quedar prendado si las descubres al máximo.

Venecia

Un paseo en góndola; jugar a lo cierto, vivir con acierto.

Cuando el gondolero afina una barcarola, Venecia se convierte en una ciudad de ensueño.  Y en ella, cuando un plan es tan famoso como un paseo en góndola por los canales venecianos, no es necesario complicarse.

Más allá de relajarse y disfrutar de las fachadas de los edificios, palacios y puentes desde la preciosa y tradicional embarcación, son muchas las cosas que ver en Venecia.

La capital del Véneto cuenta con su indispensable basílica, la amplia plaza de San Marcos y su Palacio Ducal, que junto con una tradición y gastronomía únicas, la catapultan a lo alto de los destinos estrella de nuestro continente.

Roma

Degustar una pizza en las escaleras de la Plaza España; la Roma más pura.

Disfrutar un rato del aire único que se respira en este rincón de la capital italiana combina a la perfección con una visita guiada para conocer sus tesoros o descubrir el Vaticano

Perderse entre sus calles al atardecer, disfrutar de un típico aperitivi en una terraza y cerrar un día de descubrimiento en “la Ciudad Eterna” con un helado artesanal son sólo algunas de las experiencias más recomendadas para vivir en Roma.

El cine ha representado, desde antaño, Roma como un destino imperdible en el que l’amore contrasta a la perfección con el día a día de locales y visitantes. Tanto es así que no hay quien abandone el Coliseo, el Foro y el Palatino sin el corazón bombeando con fuerza.

París

Una panorámica desde el Sacre Coeur; una imagen para la posteridad.

París es una de las grandes capitales europeas, y como tal, requiere de varios días para conocerla en detalle. Aterrizar en uno de sus tres aeropuertos es cada vez más fácil desde las ciudades españolas, convirtiéndola en un destino muy accesible para los visitantes.

Una vez en ella, no hay nada mejor que callejear para maravillarse con sus fachadas, puentes y monumentos. Paseando a orillas del Sena o salvando escalones -de la Torre Eiffel, el Arco del Triunfo o el Sacre Coeur-, hay un París para cada persona.

Descúbrelo con tiempo: experimenta un free tour por Montmartre, su barrio más especial, en primera persona; sonríe a La Gioconda y al resto de retratos del Museo del Louvre; o acércate a uno de los mejores palacios del continente con una excursión a Versalles. De una forma u otra, ¡París enamora!

Budapest

Navegar el Danubio hasta Isla Margarita; un plan único.

La Perla del Danubio nos espera con opciones increíbles para vivir unos días de ensueño. Una ciudad irresistible que, si de normal enamora, al presentar su cara más cotidiana, atrapa todos los corazones.

En lugares clave como el barrio del Castillo de Buda o la avenida Andrássy, las opciones para conocer la historia de Budapest al detalle se multiplican.

Bañarse en las termas, navegar en un crucero por el Danubio o sacarse una foto en el Bastión de los pescadores, son oportunidades que sólo podrás vivir en la capital húngara. Con todas ellas, el flechazo está asegurado.

Praga

Un paseo al atardecer en el Castillo de Praga; la postal más bonita.

Si existe un destino para escaparse y disfrutar sin pretensiones, ese es Praga. La extensión de la ciudad, su centro histórico Patrimonio de la Humanidad, las opciones para todos los bolsillos y su tradición hacen que varias horas en la ciudad merezcan la pena.

Si vas por varios días, es indispensable disfrutar de la cerveza praguense o descubrir el Castillo de Praga al completo. Su historia y sus monumentos combinan a la perfección con el día a día praguense, en el que los locales se congregan a orillas del río Moldava para pasar la tarde o disfrutan del alternativo Manifesto Market.
Otra forma de descubrir esta ciudad es a través del paladar; por eso te animamos a que apuntes este plan: degustar un trdlo mientras ves la plaza del Reloj, sus puestos callejeros y los espectáculos a pie de calle. Is this love that I’m feeling? ¡Nos lo agradecerás!

Brujas

Ver los cisnes al salir del beguinario; amor animal.

Si existe una ciudad medieval y especial como ninguna otra, tenemos claro que se encuentra en Bélgica. Y aunque en el país, el famoso triángulo mágico de Flandes ofrece una opción ideal para completar tres días únicos, “la Venecia del Norte” es la única que ostenta el título de Patrimonio Mundial.

También lo hace su beguinario, un lugar histórico que se remonta al siglo XIII en el que las beguinas vivían y consagraban su vida al servicio de Dios, siguiendo con su vida habitual en este recinto abierto.

Paseando por Brujas con un tour a pie al completo, no faltará una parada en este emplazamiento único. Darle un toque único es posible al salir del mismo, donde te espera el Lago del Amor, o Minnewater, un canal repleto de cisnes que convierte la imagen en postal.

Toledo

La vista desde los jardines del Paseo del Tránsito; un recuerdo inolvidable.

La panorámica perfecta; eso te espera a tu paso por una de las principales capitales de provincia en Castilla-La Mancha. A pocos kilómetros de Madrid y con un paisaje totalmente diferente, “la Ciudad de las Tres Culturas” no pasa desapercibida a nadie.

Si puedes, no dudes en dedicarle varios días; pero si por cuestión de tiempo te fuese imposible, puedes acercarte cómodamente desde Madrid en una excursión organizada. Descansar en vacaciones es también un gesto de amor propio.

Conocer sus imprescindibles en un free tour, acercarse a sus muchos miradores para observar la ciudad enclavada en la colina, recorrer la plaza Zocodover o, incluso, salirse de lo habitual sobrevolando la ciudad, son algunos de los planes que la ciudad ofrece y que podrías añadir a tu plan de viaje.

Salamanca

Los reflejos de La Ciudad Dorada al ponerse el sol; simplemente indescriptible.

De verdad que no sabemos dónde experimentar sensación igual a la que se vive al pasear por el Puente Romano de Salamanca al atardecer… Es única, inigualable y, sobre todo, irresistible. ¡Pura atracción!

Déjate empapar por la historia de los monumentos del Casco Antiguo salmantino, catalogado Patrimonio Mundial de la UNESCO. Contar conchas, buscar la minúscula rana o reconocer a los monarcas de la Plaza Mayor son algunos de los pasatiempos que ofrece la ciudad.

Pero más allá de la diversión -no ignoremos que Salamanca es la ciudad universitaria más famosa del país-, es un destino histórico, artístico y cultural único en nuestro país. Cualquier tour por sus calles hará que te seduzca.

Granada

Los pies colgando del muro en el mirador de San Nicolás; pura paz.

Ya sea con una visita guiada por la Alhambra o disfrutando de la ciudad más allá del increíble monumento histórico, Granada es sinónimo de diversión.

Su ritmo festivo y sosegado al mismo tiempo, barrios tradicionales como el Albaicín y el Sacromonte con sus mágicas casas cueva, los bares de tapas y los miradores que sonríen a la Alhambra, añaden el toque perfecto a cualquier escapada.

Súmale un punto relajándose en el Hamman Al Ándalus de Granada y deja que las aguas termales, las sales y los baños fríos y calientes le den a tu cuerpo la paz que se merece.

León

Tapas en una terraza del Barrio Húmedo; acierto seguro.

León es una de esas ciudades humildes que se mantienen impasibles al paso de los siglos y que, sin pretensiones, consigue estar en boca de muchos por sus atractivos. Si te gusta disfrutar de un ambiente festivo y divertido, León ofrece grandes posibilidades.

Con numerosos bares en los que no faltará una tapa, música en directo y un ambiente universitario único, se posiciona como una de las mejores opciones en la zona norte de España para acercarse en un fin de semana.

Sus edificios monumentales y su ritmo tranquilo convierten León en un destino juguetón y original que, desde la catedral de Santa María de Regla hasta el Paseo de La Condesa, te hará suspirar.

Segovia

Descubrir joyas Patrimonio de la Humanidad; eso sí que es suerte.

Un paseo por la piedra segoviana, con el acueducto romano protagonizando imponente el paisaje, con tonos dorados reflejados por doquier. ¿Suena bien? ¡Segovia te lo brinda!

Si quieres conocer esta ciudad castellana, nuestro catálogo de actividades te pone la ciudad en bandeja de plata. Con ellas, podrás trasladarte a su pasado, disfrutar de su presente y soñar con su futuro.

Recorrer la ciudad vieja y el acueducto, ambos Patrimonio de la Humanidad, degustar un cochinillo en algún restaurante local y poner la guinda al pastel con un ponche segoviano en un banco frente a la catedral, son opciones de diez a tu paso por la ciudad. ¡Caerás rendido ante Segovia!

Leer más Cerrar