España

Guia de viaje de

Ribadesella

Qué ver en Ribadesella

Planes para hacer con amigos, visitas y lugares para todos los públicos y con encanto especial para los más pequeños, escapadas románticas… las posibilidades de este lugar son infinitas. Os contamos desde Buendía Tours Asturias cuáles son las mejores visitas que podemos hacer  y qué ver si estamos en Ribadesella.

Casco histórico

Calle del casco histórico de Ribadesella

Antes de plantearnos cualquier otra cosa, debemos dedicar un poco de tiempo a “callejear” por esta villa marinera y disfrutar de su casco antiguo, declarado Conjunto Histórico Artístico desde 1973. El paseo nos deja joyas arquitectónicas tales como el Palacio de Prieto Cutre, la Casa de Ardiles, o el conjunto porticado de la plaza de la Iglesia. Como buena villa marinera, tiene un lugar privilegiado dedicado a la patrona de los marineros, la Ermita de Nuestra Señora de la Guía. El camino hasta la ermita lo traza “El Paseo” que nos permitirá, además, disfrutar de unas maravillosas vistas de Ribadesella y de su inigualable entorno natural. Y nuestro recorrido no puede olvidarse de las casas tradicionales y de una de las construcciones más típicas de Asturias, el hórreo.

Cuevas de Ribadesella

Si por una cosa es conocida Ribadesella es, precisamente, por una de sus cuevas, la Cueva de Tito Bustillo, Patrimonio de la Humanidad desde 2008. Es uno de los lugares más importantes del mundo para admirar el arte rupestre y ni que decir tiene que es además una visita muy recomendable para todos los públicos. No está abierta todo el año, en concreto este 2020 se podrá visitar hasta el 1 de noviembre y es absolutamente indispensable comprar las entradas con antelación. Compra tu entrada a la Cueva de Tito Bustillo con Buendía Tours.

Cuevona de Ribadesella con luces de coches

Otra de las cuevas, única en su orografía, es la Cuevona de las Cuevas, el único acceso posible a la aldea de Cuevas y un viaje en toda regla a los primeros siglos del mundo.

La Cueva del Tinganón, en la localidad de Llovio, es otra de las experiencias únicas que nos deja nuestra visita por Ribadesella. Si estáis pensando en hacer una ruta con los niños, aprovechad a hacerla en verano, en épocas de lluvias algunos tramos no están pensado para los más pequeños. Atravesando la naturaleza más exuberante de Asturias, llegamos a la cueva, una formación impresionante, muy recomendable si sois amantes de la espeleología.

Murales de San Salvador de Moru

En el mundo de las obras y la conservación del arte rupestre, Ribadesella es, sin duda alguna, pionera. Y lo es no solo por los murales prehistóricos de Tito Bustillo, lo es también por una de sus últimas restauraciones: los murales renacentistas de San Salvador de Moru. Los murales de la iglesia de Moru, un templo solitario y rodeado de paz, son del siglo XII y si hoy están a la vista y los podemos disfrutar es gracias a la tenacidad de la Asociación Cultural Iglesia de Moru, que no solo luchó por devolver el brillo a este lugar, también trabajo mucho y de manera muy solvente para financiar la restauración. Es una de las cosas más interesantes que ver en la villa, eso si, por su valor y su cuidado, es imprescindible concertar cita previa para su visita.

Obra de Antonio Mingote

Prehistoria, obra de Antonio Mingote en Ribadesella

La obra del genial artista Antonio Mingote, es una visita obligada en Ribadesella. En el Paseo de la Grúa encontramos los famosos “paneles de Mingote”, seis paneles en las que, al más puro estilo Mingote, están caricaturizadas diferentes personajes de épocas diferentes. Nos muestra la historia de Ribadesella en cerámica y es, sobre todo, muy divertida. Estos paneles se conocen como “La Ruta Histórica del Puerto”.

Mercado

Si vuestra ruta por Ribadesella es un miércoles, dejadnos decir que no podíais haber elegido mejor día. Los miércoles se celebra el mercado de Ribadesella, y ésta pasa por ser uno de los más animados y curiosos del Principado. Además de todo aquello que conforma un mercado semanal: diversos utensilios, flores, libros, ropa y calzado…los productos estrella los traen los agricultores y artesanos de la zona. Son ellos quienes llenan el espacio de las más típicas delicias de la cultura asturiana: huevos caseros, los exquisitos quesos asturianos, embutidos propios, panes artesanos, dulces hechos en casa… Un placer para todos los sentidos, y en todos los sentidos, deambular por este mercado semanal tan conocido, visitado y apreciado por los habitantes de la zona y por sus visitantes.