Francia
Guía de viaje de

Paris

Île de la Cité

Pensar en París alejandonos de las estampas mas conocidas del mismo París, es difícil. Sabemos que el complicado poner la mente en blanco cuando, al menos cuando de París se trate, las estampas son tan nítidas y las expectativas tan reales. No obstante, en Buendía Tours creemos que es precisamente esa mente en blanco la que siempre nos sitúa al inicio de una nueva aventura. La visita a Îa Ile de la Cité es ese camino surcado del París más original...del primer París!!!, sembrado por lo tanto de recuerdos, de historias, de historias...No será el París del brillo de otras ocasiones, lo que no quiere decir que no refulja igual, quizá no el más internacional, aunque eso no significa que no sea precisamente aquí donde habitan algunos de los estandartes del la capital francesa, pudieramos decir que no es el París que uno busca cuando busca París y paradójicamente es aquí, en Ile de la Cite, donde tenemos que dirigirnos para descubrir París.

  • Île de la Cité en París de noche
  • Île de la Cité en París de noche
  • Mapa de la Île de la Cité en París
  • Île de la Cité en París
Mostrando imagen 1 de

El valor de la Île de la Cité es inmenso: la Île de la Cité, es al fin y también al principio, el mismo París. Si es cierto que “principios requieren las cosas”, Île de la Cité es el sitio en el que todo surgió, desde donde partió el París que disfrutamos.

¡Qué difícil es a veces poner al mente en blanco!pero si por un momento la ponemos y decidimos encaminar nuestros pasos a la referida isla, si invertimos un poco de nuestra escapada a París aquí, veremos que desde ella podremos trazar un pasado que hoy es un presente hermoso y desde Île de la Cité y desde los trazos de ese pasado entenderemos como los futuros, en muchas ocasiones, se construyen a partir de lo que un día fuimos.

Bienvenidos, por lo tanto al primer París, al París que aún no soñaba, al que se defendía y al que un día creyó que si, que podía ser...

Historia de la Île de la Cité de París

Vale la pena el viaje a la Île de la Cité de París siempre, siquiera por lo bello de la historia. El bella por el resultado, por las leyendas y, y permitidnos que aquí nos entusiasmemos, por la maravillosa conexión con el mundo de los cómics. Ahora veréis por qué.

El esta Île de la Cité de París,  se asentaron en torno al lejano, lejanísimo año 300 AC, la tribu de los parisii y esta tribu de pescadores celtas será quien de origen a París y será su propio nombre, “los parisii o parisios” el que bautice a la ciudad de la luz. Los parisii subsistían de lo que trabajaban en este entorno natural y también era este entorno el que los ayudaba a defenderse y a resistir, fundamentalmente, de las agresiones normandas.

La importancia de este asentamiento era tal, tanto por ser clave en el viaje al norte como por articular el comercio de estaño,que no se le iba a pasar por alto al general romano Cayo Julio César. Sus andanzas por la Galia son conocidas, entre otras muchísimas fuentes, por los cómics de Astérix y Obélix. Los parisii resisten las embestidas romanas alineándose y nutriendo las filas del galo Vercingertórix, pero al final sucumben (como el resto de tribus) lo que da pie al asentamiento de los romanos en Lutecia (aún no existía París). De nuevo andanzas de Astérix y Obélix!!!. Los rastros de la ocupación romana aún perviven como muestra de la importancia del momento, a ellas nos referiremos enseguida, por si acaso tuvieráis un interés especial.

Île de la Cité en París, va creciendo y va viendo monarcas, guerras, invasiones y remodelaciones que la dirigen a ser el París que el mundo hoy admira. Tanto creció que llegó a contar, repartidas por sus 26 hectáreas, veinte iglesias, capillas, el palacio del arzobispo de París, una biblioteca, dos hospitales y aquí llegaron a habitar alrededor de 15000 personas.

Lo que nos gusta en Buendía Tours una leyenda.....

Leyenda de Santa Genoveva en la Île de la Cité de París

Una leyenda vive pareja a la Île de la Cité y Buendía está firmemente empeñado en contribuir a la supervivencia de las leyendas. Esta es la leyenda de Santa Genoveva.

En el año 451 los asaltantes de París eran los temidos y temibles hunos de Atila. Contenerlos era imposible. Una mujer, sin embargo, mantenía no sólo la posición si no la calma y la convicción, y así iba y venía informando el desánimo y animando a unos y a otros. Eran las mujeres quienes resistían a su lado, manteniendo Lutecia. Pese a todo se creían perdidos. Pero en el camino de los hunos se va a cruzar Santa Genoveva y la santa arenga: “Atila avanza, es cierto, pero no atacará nuestra ciudad. Os lo aseguro en nombre de Dios”. Metz, Reims, Camb, Laugres, Auxerre...todas estas poblaciones no solo habían sucumbido al atroz paso del invasor sino que habían quedado reducidas a cenizas, y ahora la fiera avanzaba hacia Lutecia. Creeis en los milagros?...pues sin que sepamos bien porqué, Atila viró, se dirigió a Orleans.

Por esta oración se creyó en el milagro y por esta salvación Santa Genoveva fue declarada años más tarde patrona de París.

La Santa está enterrada en la Iglesia de San Pedro y San Pablo sobre la montaña que lleva su nombre.

Rastros romanos en la Île de la Cité de París

Aprovechando el encuentro y, sobre todo, la visita a Île de la Cité, tuvimos la maravillosa ocasión de poder contaros que hubo un día en que París fue romana. Y ahora no gustaría dejar unas pinceladas en las que contar que aún perviven en la ciudad restos fidedignos de esta convivencia. Son elementos de una historia que en ellos se mantiene viva, elementos a observar y sobre los que hacer volar la imaginación. Están por aquí y alguno de ellos son:

Reserva ahora con Buendía Tours

Ver actividades

  • Las termas galo – romanas que podemos ver en el Museo Cluny
  • Bajo la Catedral de Notre Dame está la cripta arqueológica en la que se conservan los descubrimientos arqueológicos que salieron a la luz entre los años 1965 y 1972.
  • El Louvre no iba a ser ajeno a esto y aquí hay muchos recuerdos de Lutecia, en concreto las podéis ver en las alas Denon y Sully
  • El anfiteatro romano, la arena de Lutecia, que está en el Barrio Latino.
  • El Museo Carnavalet ,es otro de los encargados de cobijar objetos de este mundo galo-romano del que os venímos hablando.
  • Saliendo, eso sí, de la capital, a unos 25 kilómetros , está en Museo de Arqueología Nacional, en St Germain-en-Laye que contienen numerosos objetos tanto de la vida cotidiana como de su cultura.
  • Una de las estatuas de París es la de Rómulo y Remo siendo amamantados por la loba.Esta estatua de Rómulo y Remo la podemos ver en el nº19 de la Rue de la Sorbonne.

¿Qué ver en la Île de la Cité de París?

Pero, ¿qué podemos ver en la Île de la Cité?. Pues sin duda el día será de lo más aprovechable desde el principio y hasta el fin pues son numerosas y magníficas sus paradas, alguna de estas paradas, imprescindible en el viaje a París, en algunas una sola visita será solo el inicio. En Île de la Cité nos están esperando, entre otras:
 

  • Square du Vert-Galan, la plaza del verde galán, en referencia a los escarceos amorosos de un maduro Enrique IV. Hay en esta plaza una roca con una historia por descubrir.
  • La Conciergerie.
  • La Sainte Chapelle, una de las joyas del gótico francés
  • El Mercado de las Flores
  • La Catedral de Notre Dame y no olvidemos la Plaza de Notre Dame, en la que se encuentra el punto cero de la ciudad.
  • La cripta arqueológica, en la que podemos conocer más sobre la vida de los parisii
  • En Square de Île de la Cité está el Memorial de la Deportación, detrás de la catedral. Levantado en el año 1962, en sus galerías hay tierra y también cenizas de los campos de concentración en los que la barbarie encerró a más de 70000 judíos, muchos de ellos franceses.

Cómo llegar a la Île de la Cité de París

La maravilla de la  visita a la Île de la Cité de París, comienza, en este caso, en el viaje mismo, pues para llegar a la isla debemos cruzar uno de los puentes de París. Hay 37 y son ocho los que comunican París y la isla a la que vamos:

  • En Pont Neuf, el más antiguo de París.
  • El Pont au Change.
  • EL Pont Notre Dame.
  • El Pont d'Arcole.
  • El Pont Saint-Michel.
  • El Petit Pont.
  • El Pont au Double.
  • El Pont de l'Archereche.