Bélgica

Guia de viaje de

Brujas

Museo San Juan de Brujas

Un museo que alberga a Memling, a Picasso, a Miró….es, por si mismo un maravilloso reclamo para los amantes del arte y para todos aquellos que, sin ser unos grandes aficionados, valoran la genialidad de aquellos artistas que son ya inmortales. Si a esto sumamos un museo que se ubica en el hospital más antiguo no de Brujas, ni de Bélgica, sino de Europa, la curiosidad y la inquietud por esta visita, está servida.

Mostrando imagen 1 de

Historia del Hospital de San Juan de Brujas

La decisión de mantener el edifico del hospital cuando en el siglo XIX se decidió la construcción de otro, fue un acierto absoluto (acierto que debemos al arquitecto Isidoor Alderweirett). Fue un acierto porque antes de la visita al museo ya podemos recrearnos en este medieval complejo. Es cierto que a lo largo de los siglos XIII y XIV se llevaron a cabo las primeras ampliaciones sobre el edificio original, también en el siglo XIX se construyó un nuevo edificio en torno al edificio central con ocho pabellones para enfermos, pero sobre estas ampliaciones el espíritu de aquel primer edificio gestionado por los hermanos y las hermanas que allí residían se mantuvo intacto.

Visita al Museo del Hospital de Brujas

Visitar el Museo San Juan nos permite una vuelta por el arte y una vuelta al pasado, pues en estas paredes que vamos a recorrer aún cuelga el sentido de la medicina de aquellas épocas... tan diferente al que tenemos hoy!. En los años medievales, en los que el valor de la vida era infinitamente menor, estos edificios eran auténticas tablas de salvación, eran lugares donde los enfermos podían encontrar cobijo, cuidado y alimento, pues de otra manera el fin de sus vidas probablemente lo encontraran en la calle. Adentrarse en el Museo y acceder, por tanto, al Hospital, es adentrarse en los caminos que los peregrinos que llegaban a Brujas y los enfermos recorrían, es por tanto un camino sobre las baldosas de años pasados, y como tantas otras oportunidades que nos brinda la ciudad de Brujas, la mejor manera de andar por estas baldosas es dejando que los pies nos lleven hacia delante y nuestra mente nos lleve hacia atrás……..buen viaje!!!

Hospital de San Juan, Brujas

Lo primero que se puede apreciar al entrar en el Museo, son sus salas típicamente medievales, de techos altos y sobrias. Al hospital de San Juan se accede a través de un tímpano románico decorado con los temas del Sepulcro y la Coronación de la Vírgen y el Cristo del Juicio Final. Pero sin duda, lo que más os va a llamar la atención y lo que más os va a gustar son sus diferentes salas. Salas estas en las que están expuestos multitud de objetos, tanto médicos como quirúrgicos, que os acercarán a las prácticas médicas de la época (si, algún instrumento es probable que os horrorice……). Realmente es este museo lo que podréis será ver como era la vida del hospital en el pasado y como eran las salas de los hospitales porque, de hecho, podréis acceder a una sala de enfermos tal y como funcionaba antaño.

Las monjas tenían tesoros artísticos que en 1839 fueron expuestos por primera vez. Al margen del material médico que ofrece el Museo, en la visita al hospital de San Juan, los cuadros, esculturas, muebles, objetos de plata, objetos de estaño….valdrán también para que os vayáis de la visita a Brujas con una idea de la realidad médica del momento. Si algo defiende Brujas por encima de todas las cosas es su esencia de Medievo y su capacidad de trasmitirla en todos sus rincones.

Claustro y Botica del Hospital, una maravilla en Brujas

Farmacia del Hospital de San Juan de Brujas

Del hospital no podemos irnos, bueno, si podemos pero es muy aconsejable que no lo hagamos, sin pararnos un momento en su botica y en su claustro. El primer caso, la farmacia, es una auténtica botica del siglo XVII, tal como la usaban los monjes. Los matraces, los botes, los mazos, las probetas, los morteros….todo el conjunto os permitirá reproducir el trabajo de los hermanos en aquellos momentos. El Museo pone el instrumental, de vuestra imaginación depende ver al monje realizando las fórmulas magistrales!. Enfrente a la farmacia está el claustro, lugar igualmente mágico, donde se cultivaban las plantas con las que se trabaja en la farmacia y en el hospital. En aquellos momentos las plantas medicinales eran la principal fuente de remedios, y sin duda la medicina giraba en torno a estos lugares, por lo que los monjes dedicaban gran parte de su tiempo y de su esfuerzo en conseguir claustros abundantes. En el centro del claustro quizá os sorprenda las estatuas de dos monjes que se abrazan. Bien, sabed que antes de ser claustro, ahí se ubicaba el cementerio y los monjes probablemente se reconforten más que se abracen.

Una cosa es el complejo hospitalario, el viejo Hospital San Juan, y otra las exposiciones que podemos ver dentro de él. Por eso, de aquí en adelante, vamos a desprendernos un poco de las antiguas prácticas médicas y vamos a centrarnos en el arte que podemos ver en su interior. Como podéis ver, el antiguo complejo hospitalario ofrece una oferta de lo más interesante, aunando retazos de la vida de antaño y arte tanto de la época como mucho más contemporáneo.

Museo de Memling en Brujas

Interior del Museo Memling en Brujas

La antigua capilla del hospital, con una sillería a ver del siglo XVII, recoge a día de hoy el Museo de Memling.

De la vida de Hans Memling no se sabe demasiado y junto a datos objetivos de lo que fue su trayectoria, también se ha ido construyendo una leyenda para explicar se presencia en la ciudad de Brujas, ya que Memling no era belgasino alemán. Pues bien, se dice que el artista pudo haber sido un soldado del ejército de Carlos el Temerarioduque de Borgoñay que herido de gravedad en Brujas los hermanos y hermanas del Hospital de San Juanle ofrecieron los cuidados que le salvaron la vida. Esta leyenda explica que en agradecimiento Memling les regalara las obras que hoy podemos ver. Sea este el motivo de su permanencia en Brujas o no, lo cierto es que llegó a amasar una importante fortuna y llegó a ser un burgés, además no solo limitó su obra a Bélgica, de hecho fue uno de los pintores preferidos de la reina Isabel I de Castilla.

El tríptico de San Juan Bautista y San Juan Evangelista”, “El lamento de Cristo”, “Sibila Sambetha”, “Díptico con la Santísima Vírgen y San Martín van Nieuwenhoven”, “Tríptico de las bodas de Santa Catalina” y la “Caja de las reliquias de Santa Úrsula y de las Once Mil Vírgenes”, son las obras expuestas en el Museo. La última, la reliquia de Santa Úrsula es la más renombrada, una de sus obras más famosas y en ella se nos cuenta la leyenda de esta Santa: Úrsula era una princesa cristiana a la que su padre promete con un pagano. Como ella no está de acuerdo con esta unión consigue permiso para viajar a Roma en compañía, cuenta la leyenda, de once mil vírgenes (once mil no serían….pero así pasó a la historia). Las recibe el Papa en Roma y a su regreso son atrapadas por el ejército huno, como no ceden a sus pretensiones todas ellas son martirizadas.

La oferta del complejo medieval de San Juan no termina en su Museo, ni con la maravillosa visión de las obras de Hans Memling, ni siquiera en la historia de su edificio y sus aledaños. Por si fuera poco todo esto, en este “entramado” de edificios, se alberga de manera permanente una exposición de Pablo Picasso y algún afamado pintor más, y de manera temporal la exposición llamada “Las Brujas de Bruegel”.

Expo de Picasso en Brujas

En su centro de arte moderno, lo que se llama el Out Sint-Jan Congress Centre, hay expuestas sobre 120 obras originales de Pablo Picasso. Se trata en este caso de hacer un repaso de la trayectoria del artista malagueño: su período español, el cubismo, el surrealismo, la influencia de África y el compromiso y la voluntad que Pablo Picasso sentía con y por la paz. La colección no está sola y se hace acompañar de obras de Dora Maar y de Françoise Gilot, dos compañeras del maestro.

Igualmente en esta exposición podréis disfrutar de obras de varios compañeros del pintor como Matisse o Miró. La expo termina con la reproducción de pinturas y esculturas de Auguste Rodin.

Las Brujas de Bruegel

A Bruegel (apodado el Viejo) le debemos la imagen de mujeres feas, volando y elaborando malignas pócimas en torno a calderos. Hasta el 26 de Junio del 2016, en el Museo San Juan, podemos ver una exposición sobre todo esto, incluyendo los grabados que perpetuaron la estampa maligna de las Brujas. David Tenniers el JovenHans Balding, Johan Jakob Wick, también trabajaron sobre la maldad de estas mujeres y también por ello están presentes en la exposición.

Toda la exposición gira en torno al poder que en aquel momento se creía que estas adoradoras de Satán tenían. El frío que asoló el país desde 1560 hasta 1630, la guerra de los 80 años en los Países Bajos, el hambre, las pestes, la muerte que todo esto trajo quedan retratadas en las obras de esta exposición y todo ello, desde el frío hasta la peste, tienen un denominador común: las brujas. La necesidad de culpar a alguien, la muerte y la penuria constante y la absoluta falta de formación de la mayoría de la diezmada población, explican por si solas la persecución a que miles de mujeres fueron sometidas ( y algún hombre también…..pero muchísimos menos) y la muerte de muchas de ellas. Hoy culpar a nadie del frío o pensar que una guerra es producto de los tratos de una mujer con el demonio pues no tiene lógica, pero los hechos hay que juzgarlos a la luz de los tiempos que los alumbran, y en aquel momento la acusación de brujería era una muerte segura, justificada y aplaudida.

Ubicación del Museo del Hospital de San Juan

Su dirección exacta es: Mariastraat 38, 8000 Brugge

  • Horario Museo del Hospital de San Juan

    • 9:30 a 17:00 h - Martes a Domingo
  • Precio Museo del Hospital de San Juan

    • General: 8 €
    • Menores de 25 y Mayores de 65 años: 6 €
    • Menores de 11 años: Gratis
    • Brugge City Card: Gratis
  • Horario Museo Memling

    • 9:30 a 17:00 h - Martes a Sábado.
  • Precio Museo Memling

    • General: 12 €
    • Entre 17 -25 años  y Mayores de 65 años: 10 €
    • Hasta 17 años : Gratis
    • Brugge City Card o Musseum Pass: Gratis
  • Horario Expo Picasso

    • 10:00 a 17:00 h - Todos los días
  • Precio Expo Picasso

    • General: 10 €
    • Menores de 18 y Mayores de 65 años: 8 €
    • Menores de 6 años: Gratis
    • Brugge City Card: Gratis